¿Falta de trabajo o falta de contratación?: los becarios

El Informe de EAE sobre La Empleabilidad de la Población Cualificada 2017 plantea la cuestión de si la escasa creación de puestos de trabajo por parte de las empresas se debe a la falta de actividad o a su importante disminución o a la necesidad de reducir costes recurriendo a la acumulación de tareas por parte de un trabajador que absorbe las funciones de otro u otros, o si se tiende a la contratación de becarios o trabajadores en prácticas de forma recurrente.
Diego FranceschMartes, 18 de abril de 2017
0

Resultan significativos los últimos datos emitidos por la OCDE de los que se desprende que los becarios españoles son los peores pagados durante sus prácticas, de hecho, un 70% recibe una cantidad monetaria que no permite cubrir los costes de subsistencia.

Entidades como Jóvenes CCOO, UGT Juventud, Federación de Asociaciones de Estudiantes (Faest) o Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (Canae) consideran que esta explotación empresarial es la consecuencia de la sustitución de puestos de trabajo que se cubren con estudiantes o trabajadores en prácticas a los que se les priva de los derechos laborales en las empresas.

Otro planteamiento es si en las empresas se da la situación en la que un trabajador realiza el trabajo que harían dos o más, y si esto se debe a que en realidad las empresas tienen puestos vacantes sin cubrir porque no encuentran al candidato que se adapte a sus necesidades, lo que lleva a analizar si el problema está en la transferencia del conocimiento de los centros formativos a la empresa.

El Real Decreto 55/2005 de 21 de enero, por el que se establece la estructura de las enseñanzas universitarias y se regulan los estudios universitarios oficiales de Grado señala que el objetivo de estas enseñanzas es “propiciar la consecución por los estudiantes de una formación universitaria que aúne conocimientos generales básicos y conocimientos transversales relacionados con su formación integral, junto con los conocimientos y capacidades específicos orientados a su incorporación al ámbito laboral”, pero la realidad es que los empleadores no consideran que los recién graduados tangan la cualificación necesaria para desempeñar las tareas requeridas por el puesto.

0