Expertos alertan de sobrediagnóstico de TDH en niños que son solo "movidos"

Las profesoras de Psicología y de Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Amalia Gordóvil y Noemí Guillamón han avisado de un "sobrediagnóstico" de los trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños "que en realidad solo son niños movidos".
RedacciónMiércoles, 12 de julio de 2017
0

Actualmente entre el 5 y el 7% de los niños y adolescentes sufren TDAH, un número que ha aumentado en los últimos años en España porque su diagnóstico se ha disparado, sobre todo la última década. Según los expertos, este aumento de la patología no solo se debe a que hay más conciencia del problema y más herramientas para detectarlo, sino también a un "sobrediagnóstico". "Muchas veces se coloca a un niño la etiqueta de TDAH, cuando en realidad solo es un niño movido", han señalado Gordóvil y Guillamón.

Dificultad de concentración, de seguir instrucciones y órdenes, de estar sentado más de diez minutos, muestras de impaciencia, o escasa tolerancia a la frustración, son algunos de los síntomas que se asocian a este trastorno. Según las dos profesoras, no basta con esta sintomatología ya que es necesario que estas conductas sean "muy repetitivas, intensas y que se manifiesten en más de un ámbito", ha dicho Guillamón, directora del Máster de Psicología Infantil y Juvenil de la UOC. "Si un niño es muy movido en la escuela pero en casa no, esto no es TDAH", añade Gordóvil, que también es psicóloga infantil, juvenil y familiar en el centro GRAT de Barcelona.

Según el Departamento de Salud de la Generalitat, en el año 2013 fueron atendidos en los centros de salud mental y juvenil (CSMIJ) un total de 13.738 niños con TDAH, un 23,46% del total de niños atendidos en estos centros. En cambio, en 2008 la cifra de niños tratados por TDAH representaba solo el 14% del total.

El porcentaje de personas atendidas en los centros de salud mental y juvenil con este diagnóstico creció un 192% en los niños y un 111% en las niñas durante el periodo 2008-2015, según un estudio del Observatorio del Sistema de salud de Cataluña. Y el gasto público en medicación para TDAH, para todas las edades, según este mismo informe, pasó de 2,7 a 7,9 millones de euros en el mismo periodo. Las expertas ven un sobrediagnóstico en estas cifras, que atribuyen "a intereses de la industria farmacéutica y a una mala interpretación de los profesionales, pero también a cambios sociales y al estilo de vida estresante y agitado que llevamos los adultos".

Guillamón constata que el umbral y la capacidad de los padres y de los maestros de soportar el comportamiento de un niño movido es más bajo que décadas atrás. "Los padres de las generaciones anteriores tendían a ser más autoritarios y ahora, en general, lo son menos. El hecho de no poner límites puede provocar problemas de comportamiento en los niños", ha afirmado la pedagoga, que advierte que el diagnóstico de TDAH en realidad podría enmascarar otros problemas, como un estado de ánimo bajo consecuencia de problemas en el contexto familiar.

Las dos profesionales insisten en que la evaluación del TDAH se debe afrontar de una manera interdisciplinaria y debe ser un psicólogo, un neurólogo o un neuropsiquiatra el profesional que llegue al diagnóstico tras hablar con los padres y hacer una batería de pruebas al niño.

Según Gordóvil, los niños tienen más posibilidades de sufrir hiperactividad que las niñas (la proporción es de cuatro a uno), mientras que en las féminas se detectan más casos de déficit de atención.

0