“Si no implicas a los profesores, no te van a ayudar con las reformas”

Andreas Schleicher, director de Educación y Competencias de la OCDE, cree que “si sientas a los líderes políticos, es muy difícil” alcanzar un pacto educativo; en cambio, “si sientas a los líderes de la profesión, tienes más posibilidades de cambio”.
Diego FranceschMartes, 19 de septiembre de 2017
0

Andreas Schleicher.

La semana pasada, el director de Educación y Competencias de la OCDE, Andreas Schleicher, pasó por Madrid para hablar de Educación, presentar el Panorama de la Educación 2017 y hablar sobre el pacto educativo y otros aspectos de la Educación española. Scheleicher es el responsable de PISA.

¿Por qué es PISA tan controvertido?
No estoy tan seguro de que lo sea. Lo que hace PISA es revelar los resultados de lo que hacemos. Cuando no conoces el resultado de lo que haces, cuando no tienes un espejo en el que mirarte, el mundo es fácil. En el momento en el que te miras al espejo, ves cosas que te gustan y otras que no y esto supone una confrontación con la realidad. De ahí vienen las discusiones, las polémicas. Pero creo que esto es sano, que es bueno. Deberíamos tener un debate abierto y proactivo sobre ello.

Como consecuencia de informes como PISA, la OCDE se ha convertido en la organización con más influencia educativa en el mundo, ¿cree que eso es positivo o existen riesgos de estandarizar las políticas educativas en función de los fines de su organización?
No creo que nuestro papel sea el de estandarizar la Educación. De hecho creo que estamos abiertos a las oportunidades que nos permiten ver el mundo más allá de las fronteras nacionales; la diversidad de los sistemas educativos, las alternativas a lo que hacemos… No se trata de que todo el mundo haga lo mismo, sino de que seamos conscientes. Ustedes podían pensar que las cosas en España eran normales antes de PISA. ¿Echaban un ojo a Finlandia, Shanghái o Portugal? PISA nos abre a otras maneras alternativas de pensar, nos muestra la diversidad educativa y esto es muy importante. Se trata de ser capaz de contrastar, de no dar las cosas por sentadas.

En España, y supongo que en otros países, se usa PISA para criticar los resultados de los alumnos y las políticas educativas. ¿Es justo hacer de PISA la medida de la Educación de un país?
Lo que vemos es que PISA es un cúmulo de resultados. No solo recoge lo que sucede en la escuela, sino también en las familias, en la sociedad, etc. Si quieres juzgar el impacto cualitativo, PISA es una buena medida, pero PISA analiza proyectos a largo plazo. Desde mi punto de vista esta es la manera en que deberíamos ver la política. Si critico algo en España es que la política es muy volátil: hoy hacemos esto, mañana otra cosa distinta. PISA trata de echar un vistazo al cuadro completo.

En todos estos años se ha dicho que estamos estancados y que no mejoramos. ¿Es así?
Los resultados en 2015 en muchos sentidos son muy similares a los de 2006, es la realidad, pero sí veo una mejoría importante, sabiendo que ha sido una época especialmente dura para España, con recortes, etc. Pero el discurso de la Educación no ha cambiado. Veo a mucha gente en España que ve el papel central de Educación en el desarrollo personal, que ve las recompensas de la inversión pública en Educación. Hace 10 o 15 años la Educación estaba en otro debate, mucha gente se cuestionaba su importancia.

He visto progresos en el papel que la Educación juega en la sociedad. También hemos visto, y es muy buena señal, que aquellos que han recibido una buena Educación han tenido cada vez mejores oportunidades. Ellos no han sufrido. La gente que ha sufrido la crisis es por la Educación. Es una buena muestra de cómo la Educación te da habilidades de empleabilidad, y la gente que ha recibido una buena Educación está ahora incluso mejor que antes.

¿Por qué cree que fracasan algunas políticas educativas? ¿Dónde está la clave de las reformas?
Muchas cosas que se han llevado a cabo en política en España no han funcionado. Si no implicas realmente a los profesores en el diseño, ellos no te van a ayudar a implementar tus medidas.

Creer que se puede manejar el sistema educativo como una industria del siglo XIX o XX ya no funciona. El mejor ministro de Educación no puede resolver los problemas de cientos de profesores y millones de estudiantes, tiene que catalizar las mejores ideas del sector.

El sistema educativo sabrá lo que sepan los profesores, entonces tendrás un mejor sistema educativo. Para mí una de las razones por las que es tan difícil implementar políticas educativas es por la conexión entre las ideas y su implementación, y también por la asimetría entre los ganadores y los perdedores de las reformas. Todo el mundo se beneficia, pero puede haber gente que sienta que ha perdido y pueden ser muy disruptivos. Pienso que el pacto educativo es un buen instrumento, creo que es muy necesario en España.

Aunque difícil por nuestro grado de ideologización…
No se trata de un consenso político, sino social. Esto es lo que vemos en muchos sistemas educativos como el finlandés. Si sientas a los líderes políticos, es muy difícil. Si sientas a los líderes de la profesión, tienes más posibilidades de cambio real. Los profesionales saben lo que es bueno para los estudiantes, tienen experiencia.

En España tenemos un déficit de alumnos en FP y, a pesar de las campañas de los últimos años, no progresamos demasiado. ¿Qué error estamos cometiendo?
Creo que está en que ustedes hacen de la FP la segunda opción, cercana al fracaso. Mucha gente que hace FP es porque otra gente ha elegido por ellos, no es su elección. Tan pronto como haces eso, estás diciendo que la enseñanza académica es el único camino al éxito. Si no cambian esa forma de pensar, no harán que la FP sea atractiva. Le pongo un ejemplo. Si tú haces un examen y le dices a la gente que quien lo pase irá a la universidad y quien no a FP, estás arruinando tu sistema. Estás creando ganadores y perdedores. En mi país, Alemania, o en Suiza, ¿por qué la mayoría de los estudiantes prefieren ir a FP? Por la calidad de la enseñanza, que es muy alta. Porque los empleadores están comprometidos de verdad, aprendes con gente de verdad en sitios de verdad, así que no tiene nada que ver con que tú no seas bueno para la enseñanza académica.

Tienen que empezar a construir oportunidades de FP de calidad que sean atractivas para los estudiantes. Cuesta dinero, la buena FP siempre va a ser más cara que la vía académica y tiene que ser así porque estás lidiando con estudiantes más vulnerables. Tienes que ser cuidadoso para no hacer una división social. La privilegiada vía académica volvería a ser la receta para el fracaso. Así que evitarlo es muy importante. Pero necesitas empezar construyendo oportunidades de alta calidad.

En este sentido, ¿sistema educativo y empresas deben interrelacionarse más?
Creo que tienen que ser cuidadosos. El papel de la Educación no es llevar a la gente a lo que las empresas necesitan. El papel de la Educación es preparar a la gente para puestos que todavía no han sido creados. Formarlos para utilizar tecnologías que todavía no han sido inventadas, para resolver problemas sociales que hoy ni podemos imaginar. Tenemos que tener mucho cuidado y no llevar la Educación a las necesidades actuales, sino preparar a la gente para las necesidades de mañana.

¿Qué opina del modelo dual de FP? ¿Cree que es posible en España?
Creo que la dualidad de la Educación es importante. Creas oportunidades para aprender de gente de verdad en el lugar de trabajo. Este es el fin de la FP, crear experiencias educativas diferentes. Ya hay escuelas que hacen eso, como en Brasil donde en una escuela no aprendes biología del profesor, sino de una enfermera.

PISA, Piaac, Timms, Pirls,… ¿No hay demasiadas evaluaciones internaciones?
No creo. ¿Deberíamos diseñar un único coche que sea bueno en cada país y en cada situación? ¡No! Creo que es bueno tener distintas evaluaciones para medir el éxito. En España hay mucha controversia con la evaluación del profesorado. No estaría a favor de una sola medida para evaluar el éxito de los profesores. Hay que tener más perspectivas y triangularlas. Si te evalúan y no tienes buenos resultados y el director te dice qué hacer para mejorar y tú le escuchas, empezarás a creer en ello. Creo que las alternativas a PISA son buenas.

0