Experto explica en un libro cómo influye la neurociencia en toma decisiones

Acercar al público los trabajos sobre la toma de decisiones y las razones por las que cometemos errores a la hora de tomar decisiones es el objetivo del libro ¿Cómo tomamos decisiones? Los mecanismos neuronales de la elección (Ediciones El País, 2018), del doctor en Física Rubén Moreno.
RedacciónMartes, 10 de abril de 2018
0

Rubén Moreno es investigador del Centro Cognición y Cerebro del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), donde coordina el Grupo de Investigación en Neurociencia Teórica y Cognitiva (TCN), y acaba de publicar este libro de carácter divulgativo en el que recoge los últimos trabajos en neurociencia que estudian la toma de decisiones, ha informado la UPF. “Quería acercar al público general los trabajos más interesantes que se están desarrollando en neurociencia, que permiten entender cada vez mejor cómo tomamos decisiones, por qué cometemos errores y qué sesgos mostramos al elegir”, ha afirmado el investigador.

El libro se estructura en seis capítulos, contiene un epílogo y una bibliografía recomendada. En los primeros capítulos el autor expone vivencias y experiencias personales sobre cómo tomamos decisiones. “Quería mostrar ejemplos cercanos, que uno puede describir perfectamente porque es el sujeto activo, más que presentar ejemplos de decisiones de otras personas, donde uno tiende a especular sobre las razones que movieron al ejecutor”, ha explicado el autor.

Seguidamente la obra se adentra en dos tipos de decisiones que el autor define como “perceptuales y económicas”. Las primeras son decisiones sobre alguna característica de un determinado estímulo, como por ejemplo el color de un semáforo, mientras que las económicas tratan más bien sobre el valor que damos a los objetos que pueden ser consumidos. A modo de conclusión, el autor define una decisión como “una elección entre futuros simulados”, es decir, las simulaciones mentales permiten construir futuros, algo así como un escenario que nos permite saber si la elección tomada es la que realmente queremos”, ha afirmado.

El autor ha añadido que las decisiones novedosas e importantes “involucran a gran parte del cerebro y requieren un gran esfuerzo”. Si estas decisiones se repiten, “se convierten en hábitos, algo así como el piloto automático de nuestra conducta”, ha añadido. Aunque cada vez se está más próximo a entender cómo se toman las decisiones, todavía se requieren nuevas teorías que puedan dar cuenta de la participación de las múltiples áreas cerebrales involucradas en los procesos de decisión, ha afirmado.

0