La voz del móvil se convierte en tu inesperado profesor de inglés

Dolores Gómez es profesora en la Escuela Oficial de Idiomas de Santiago de Compostela. Acaba de recibir una beca, concedida a nivel internacional, de Cambridge Assessment English para asistir al encuentro mundial de profesores de inglés Iatefl.
Estrella MartínezMartes, 22 de mayo de 2018
0

Gómez ha sido distinguida con este reconocimiento gracias al original método para aprender a pronunciar el inglés que desarrolla en sus aulas.

¿Quién no se ha dirigido alguna vez a Siri, si tienes un móvil Apple, o a Bixby, si tienes un Samsung? A veces son conversaciones absurdas, otras de utilidad por las que estas inteligencias artificiales con funciones de asistente personal resuelven dudas que van desde buscar una dirección, al tiempo que va a hacer. Porque eso es lo que hacen, te hablan y te responden a lo que tú les preguntas. Una relación de diálogo que Dolores pronto comprendió que podría aprovechar para sus clases de inglés. Así, dice a sus alumnos que configuren la voz e idioma de su asistente personal en inglés. La tarea consiste en dirigirse a Siri, o a la aplicación que corresponda en cada teléfono o tablet, para tener una conversación con ella. Si no pronuncias bien, Siri no te entiende, y así te lo hará saber. Por este motivo, el alumno tendrá que pronunciar correctamente todo lo que diga o, si no, será imposible la comunicación con su asistente.

“Es algo que está en nuestras vidas y que se puede utilizar para aprender idiomas”, explica Dolores. Esta profesora tiene alumnos que van desde los 16 a los 65 años. Según dice, todos están muy contentos con este sistema, especialmente los más mayores. Dolores cuenta que muchos de los mayores tienen más complejos a la hora de hablar en inglés. Gracias al apoyo de Siri, los alumnos pueden practicar la pronunciación cuando están solos en su casa o en el coche, lo que permite “personalizar el aprendizaje y hacer que para el alumno resulte una experiencia menos dolorosa al no exponerse en clase”.

No quiere esto decir que los alumnos de Dolores no hablen en clase, sino que gracias a la aplicación pueden trabajar su pronunciación en sus ratos libres y llegar mejor preparados al aula, también preparan exposiciones que harán delante de sus compañeros, etc. “Me frustraba mucho ver a los alumnos mayores diciendo que los jóvenes eran mejores que ellos”, explica Dolores sobre cómo se le ocurrió emplear estas aplicaciones. Pensando en ellos fue como tuvo la idea, creyó que sería una buena manera de que pudieran practicar de forma eficaz por su cuenta la pronunciación y así ver avances en su aprendizaje. “Yo estudio otros idiomas y lo probé en mí misma, tengo a Siri puesta en francés”, continúa.

No es la primera vez que Dolores Gómez se sirve del móvil para mejorar la experiencia de enseñanza-aprendizaje de sus alumnos. Habitualmente emplea los teléfonos en sus clases para que los alumnos se graben, para jugar a distintos juegos, para hacer encuestas, etc. Desde que a estas actividades se han unido las aplicaciones de asistencia personal, Dolores nota “que en el aula los alumnos tienen más confianza en ellos mismos”. Esta manera de trabajar con Siri en sus ratos libres hace que “sientan el poder sobre lo que hacen, gestionan ellos su aprendizaje. Además, Siri cada vez te entiende mejor y eso te empodera”, concluye la profesora.

0