¿La muerte del bolígrafo?

¿Qué aporta la caligrafía a un universo tan completo y repleto de recursos?
Martes, 26 de junio de 2018
0

En uno de los discursos más sonados del magnate y empresario Steve Jobs en la Universidad de Stanford, el emprendedor americano argumenta los motivos por los que decidió no estudiar una carrera en la universidad para derivar sus intereses hacia otros campos que le atrajeron en ese momento. Uno de los ámbitos que más le llamó la atención fue la caligrafía, de la que dijo textualmente: “Era sutilmente bella, histórica y artísticamente, de una forma que la ciencia no puede capturar, y la encontré fascinante”.

Si una de las personas más influyentes de nuestro siglo dedicó tanto esfuerzo en conservar la belleza y la estética de la letra en sus innovaciones tecnológicas y triunfó con su propuesta, quizá pueda ser un punto de partida en el debate que hoy se da en múltiples centros educativos: uso de tablets, libros, cuadernos…
Un debate que impulsó la decisión del gobierno finlandés de suprimir la caligrafía ligada del currículo educativo, sustituyéndola por mecanografía con teclado y escritura de palo a mano el curso anterior. Para despejar algunas de las incógnitas que surgen respecto a dicha resolución, y para comprender algo más la esencia de la escritura amanuense, conversamos con la calígrafa, iconógrafa y teóloga Mª Dolores López: “La letra se conocerá y utilizará mejor conociendo ambos mundos. No se trata de una superación ni una supresión de lo anterior; sería una formulación errónea. La clave está en que el mundo de la caligrafía queda enriquecido por el mundo de las tecnologías”. Es innegable que el mundo de las TIC aporta fluidez, economiza el tiempo, permite realizar diseños con mayor facilidad e incluso añade más variedad de elementos para entrar al servicio de la creatividad.

Sin embargo, ¿qué aporta la caligrafía a un universo tan completo y repleto de recursos? La caligrafía tiene una proyección superior de la persona. Tiene esa parte de expresión de los estados de ánimo, de ejecución con los dedos de la mano, permite entrar en el silencio o en el control del pulso y la paciencia. De hecho, existe toda una técnica que estudia las características psicológicas de las personas a través de los rasgos y la forma de su escritura: la grafología. Desde luego no existen dos grafías iguales al escribir a mano.

Sin embargo, mientras que la escritura caligráfica parte de una base más estética y permite evolucionar hacia una caligrafía más personal, la escritura de palo es estándar, igual para todos, no evoluciona. Es innegable la enorme diferencia que existe entre la escritura de una carta a mano con una caligrafía propia, a otra escrita con letra de palo o en formato digital. Son conceptos distintos.

No hay duda de que en el debate entre ambos estilos, la escritura de palo y a ordenador gana por goleada a la amanuense en pragmatismo. A pesar de ello, el universo tecnológico se ve imbuido en una revolución estética: las marcas cuidan cada vez más el tipo de letra, el tamaño y la forma que usan para sus logotipos y sus webs. De hecho, desde el diseño gráfico (una de las profesiones que crece con mayor rapidez en los últimos años por su relevancia en el mundo del márketing), uno de los aspectos que más se valora es la tipografía. “La tipografía actúa como imagen, comenta Ignacio Tuset (diseñador gráfico), es la forma en que nuestras palabras llegan a nuestro cerebro. Si cuidamos el lenguaje, las palabras y su significado, debemos cuidar de igual manera la forma en la que las percibimos cuando leemos”. Las diferentes tipologías de letras son estudiadas para conocer aquellas que resultan más atractivas al público en distintos ámbitos, incluyendo aspectos como la forma, el tamaño, el espacio entre letras y palabras, el grosor, el color… Toda una variedad de factores que inciden en nuestro cerebro de diversas formas.

Por tanto, el estudio y el interés por lo bello y estético no debería ser minimizado por lo que se presupone más pragmático. La caligrafía a mano encierra en su proceso no únicamente pinceladas propias de la persona que escribe, sino que además añade la posibilidad de experimentar el placer de escribir de una manera similar a como lo hacían generaciones pasadas. Se trata, pues, también, de una riqueza cultural e histórica.

Además, existe una circunstancia única en el modelo de escritura amanuense: hay que asumir y educar en el error. No existe la letra perfecta, es más humana.

Dos modelos de escritura, comunicación y enseñanza a mi juicio necesarios, compatibles y que se enriquecen mutuamente. Los educadores deberíamos aprovechar las virtudes de ambas para mantener viva la esencia de la estética al tiempo que nos beneficiamos de los avances tecnológicos de nuestro tiempo.

Jorge Burgueño es maestro de Primaria

http://maestrodelsigloxxi.blogspot.com.es
@jorgeburgue

0