Los sindicatos catalanes denuncian que se contrate “a dedo” en la Pública

Los sindicatos Ustec-STEs y Esquerda CGT denunciaron, ante la entrada de la Conselleria de Educación, que el sistema que se está usando supone “la legalización del nepotismo” y “el enchufe de toda la vida”, puesto que, así, las direcciones eligen “a dedo” a los docentes.
Beatriz Gámez JareñoMartes, 19 de junio de 2018
0

Ambos sindicatos criticaron el Decreto de Provisión y Perfiles que permite esta práctica y que, este año, hará que las entrevistas se lleven a cabo desde el 12 de junio hasta el día 18 del mismo mes.

El 12 de junio comenzaron las entrevistas para contratar a 2.132 profesores en centros públicos. Según indicó Ustec-STEs, estas entrevistas personalizadas tienen base jurídica en la Ley de Educación de Cataluña (LEC), que fue aprobada en 2009 y desarrollada a través del decreto 38/2014. Esta norma ha sido completada por las resoluciones de adjudicaciones provisionales de los últimos dos cursos académicos.

Este sindicato señaló, en un comunicado, que la aprobación de dicho decreto supuso abrir la puerta al modelo de gestión privada para definir, catalogar y contratar a trabajadores públicos por parte de los equipos directivos ,vulnerando así los principios de objetividad, transparencia y publicidad que regula contratación en la función pública.

Rechazo al procedimiento
Uno de los portavoces del sindicato Ustec-STEs, Xavier Diez, explicó que este es un instrumento del Departamento de Educación, cuyo fin no es para la excelencia académica, sino para logar la sumisión a las direcciones.

Los sindicalistas colocaron diversos enchufes a la entrada del edificio de la Conselleria de Educación a modo de protesta y portaron una pancarta en la que se podía leer: Gestión democrática de los centros. No a este modelo de autonomía.

Ustec-STEs lamentó que el Departamento no haya hecho ningún informe que justifique que la implementación de este tipo de contrataciones supone una mejora para los centros. El portavoz del sindicato aseguró que este sistema facilita que se contrate a “gente afín” y que se pueda discriminar a los trabajadores por su perfil; es decir, la selección “a dedo” del personal docente abre la puerta a una discriminación por criterios pedagógicos o relativa a otro tipo de criterios.

Por todos estos motivos, este sindicato criticó que tanto las mujeres que puedan quedarse embarazadas como los docentes que superen los 50 años de edad se verían perjudicados por un sistema en el que la dirección del centro apenas debe justificar sus decisiones más allá de seguir los “criterios difusos” que marcan las normas legislativas.

Asimismo, en una nota de prensa, el sindicato Esquerda CGT lamentó que depender de la voluntad de una persona supone mucha más inestabilidad que tener un derecho adquirido por razones de antigüedad. También aseguró que este mecanismo genera rivalidad entre los compañeros y que, incluso, esta rivalidad puede ser aprovechada por el Departamento o la dirección. Además de que decidan escoger a quien haga más horas, a quien se queje menos, a quien renuncie a más permisos, etc.

El sindicato explicó que es un sistema de confección de plantillas que se usa para silenciar el espíritu crítico, tanto en los claustros como en las aulas. También insistió en que la selección “a dedo” del personal y la pérdida de democracia en los centros educativos son otras formas de imponer el silencio.

Finalmente, en un comunicado, este sindicato declaró que los proyectos educativos deberían contar con la complicidad y participación de quien los desarrolla. Sin embargo, actualmente, esto choca con los proyectos impuestos desde arriba. Defienden que para ser estables deben ir más allá de personas y cargos concretos y, por tanto, deben estar diseñados, evaluados y actualizados colectivamente. De esta forma, quieren recuperar la democracia en los centros educativos.

0