“Debe haber una inquietud personal del profesor para enseñar al alumno”

Analizamos con María Zabala, experta en comunicación y tecnología, la importancia que las TIC juegan en la enseñanza de los más pequeños, además del papel de los padres y profesores en la integración de los nuevos dispositivos como parte de su Educación.
Cristina ArenasMartes, 18 de septiembre de 2018
0

María Zabala se describe a sí misma como una madre de tres hijos conectada a las nuevas tecnologías o lo que es lo mismo, una iWomanish. Tiene una página web que lleva ese mismo nombre donde habla y da consejos, no solo a los padres, sino también a los profesores sobre cómo controlar el tiempo que pasan los más pequeños navegando en internet y que lo hagan de una manera segura y responsable. Además, a través de su página web trata, de diferentes maneras, de sumar cultura digital a los propios adultos, que son los auténticos transmisores de un conocimiento tecnológico cada vez más demandado.

¿Cómo surgió iWomanish?
Hace cuatro años vi la manera de juntar lo que más me gusta, que es comunicar, con todo lo tecnológico, la familia y la relación de adultos y niños, para darme una oportunidad profesional y emprender mi propio proyecto. Así nació como blog en el que contar cosas que yo creía que podían ser importantes y poco a poco ha ido evolucionando. Al fin y al cabo, iWomanish es un proyecto para concienciar sobre la época en la que estamos viviendo en lo que tiene que ver, sobre todo, con menores y su relación con la tecnología y el papel de los adultos para ayudarles a que construyan una relación positiva con esa tecnología.

¿Cree que es importante introducir la tecnología en los niños como método pedagógico o solo como entretenimiento?
Los niños nacen y crecen en el mundo de la tecnología y van a querer pasarlo bien y aprender utilizando esas pantallas como utilizan el resto de recursos que tienem a su alrededor. Hay que reconocer que la tecnología forma parte de nuestra vida y lo normal es que los niños interactúen con esa tecnología. Ahí es donde entra la labor de los adultos, para potenciar que ese aprendizaje y entretenimiento sean lo que toca en cada momento de la vida del niño.

¿A qué edad cree que es bueno que los niños naveguen solos por internet?
Este es un gran problema y una batalla muy difícil de librar porque es un discurso que no engancha con ninguno de los mensajes virales. No es lo mismo que dejes navegar solo por internet a un niño de 8 años si antes has hecho mucho trabajo de campo navegando. Yo creo que no hay una edad como tal pero antes de los 9 años no veo bien que los niños naveguen solos por internet.

¿Es adecuado prohibir a un niño utilizar un dispositivo hasta que no llegue a una determinada edad?
No, porque cogen las cosas con mayor ímpetu. Además, cada niño es un mundo y tienen diferentes edades para tener más o menos capacidad de raciocinio para tomar buenas decisiones.

Existen familias que, por sus recursos, no tienen un dispositivo en casa, ¿esos niños se quedan fuera de la sociedad, tecnológicamente hablando?
Yo creo que no hay un camino sin retorno mientras el niño está en crecimiento, pero sí es verdad que un niño que no tiene acceso a ningún tipo de tecnología pierde oportunidades, no porque se quede fuera, sino por sus propias oportunidades de entretenerse o aprender. El hecho de que una familia tenga menor poder adquisitivo impacta en la relación de los niños con la tecnología, no solo en la parte en la que puedan acceder a un dispositivo en cuestión, sino en la parte de la relación con esa tecnología, porque los padres tendrán menos conocimientos sobre los riesgos.

¿Se puede hablar de brecha digital?
Sí, y no solo en términos de los niños que pueden acceder o no a esas tecnologías por sus posibilidades económicas, sino que los niños que ya acceden a ella, reciben una Educación cualitativa respecto a cómo utilizar la tecnología que están usando.

¿Ha cambiado la forma de enseñar en el aula?
Sí, ha cambiado porque el hecho de que exista la tecnología permite un aprendizaje mucho más interactivo y más autónomo por parte del niño. Es cierto que en España nos quedamos cortos si hablamos de tecnología como herramienta, porque se trata de seguir enseñando cosas que tienen que ver, fundamentalmente, con el razonamiento humano, aunque estemos utilizando recursos tecnológicos.

¿Al docente le supone un mayor esfuerzo?
Sí, porque además haría falta mucha más inversión y más reconocimiento. Aspirar a que todos los profesores estén capacitados para hacerlo todo es una ilusión casi imposible de conseguir. Debe haber una inquietud personal respecto a cómo aprovechar lo que se mueve a su alrededor para llevarlo a la clase y enseñar al alumno.

¿Es más complicado educar ahora en tiempos de internet?
Ahora es un reto educar a los niños más pequeños, no solamente por el tiempo de pantalla o los peligros de internet, sino por la interacción entre personas, porque ha cambiado mucho la dinámica y la vida familiar. Tenemos que estar preparados porque no se le pueden poner puertas al bosque y hay que enseñar a los niños a pensar, como se ha hecho siempre, pero ahora es más necesario porque están expuestos a muchas más opiniones que no solo dependen de la opinión de los padres.

¿Considera que la tecnología puede repercutir en la vida social de los niños?
No se puede hablar de medias porque hay de todo: existen niños que están pendientes todo el día y luego hay otros que no le hacen caso. También hay algunos niños que utilizan la tecnología como medio para relacionarse con otros. Lo que perjudica a un adolescente es que se le dé mucha autonomía, porque acaba haciendo lo que quiere o que se le tenga tan controlado que no tiene capacidad de expresarse. Tienen la ventaja de que con las tecnologías pueden llegar a gente como ellos que no está en el barrio y que les hace sentirse iguales, valorados e integrados.

¿Cree que la tecnología está bien integrada con otros sectores como el del arte, por ejemplo?
Yo creo que el sector del arte es uno de los que más se está esforzando por hacer este cambio. Los museos, por poner un ejemplo, tienen desde hace bastante tiempo guías interactivas que ayudan a entender la escultura que tienes delante; y además existen aplicaciones que dejan elegir lo que ver o escuchar en cada momento.

0