La FP dual andaluza debe reconducirse hacia el sector industrial y no tanto al de servicios

Adrián ArcosMartes, 25 de septiembre de 2018
0

“Los ciclos que están funcionando muy bien son los que están apoyando a los sectores industriales, ahí el nivel de empleabilidad es del 100%”. Así de tajante se mostraba Luisa Fernández, jefa del Servicio de FP Específica de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. El problema es que “tenemos un peso muy grande de determinadas familias relacionadas con los servicios, como son Administración y gestión, Comercio, Marketing y Servicios socioculturales”. Así lo advirtió durante el desa-yuno-coloquio celebrado el pasado día 14 en Sevilla y que organizó el periódico MAGISTERIO con motivo del IV Foro de la Alianza de la FP Dual, que se celebrará en Málaga los próximos días 2 y 3 de octubre. El acto estuvo moderado por Ignacio de Benito, responsable territorial en Andalucía de la Fundación Bertelsmann y José Mª de Moya, director general del Grupo Siena.
“Quizá en el futuro tengamos que reconducir aun más la FP dual hacia sectores que sean más industriales, porque vemos que ahí es donde verdaderamente se incrementa el porcentaje de empleabilidad de los jóvenes, apuntaba la representante de la Junta. De hecho, el responsable de Fundación Bertelsmann preguntó al resto de la mesa si realmente estamos “en riesgo de potenciar excesivamente el sector servicios en detrimento de otros sectores emergentes que tienen mayor empleabilidad, sobre todo si lo aterrizamos en un contexto como Andalucía, que a nivel industrial no somos la mayor de las potencias”.

Rafael Caamaño, secretario general de CECE Andalucía, considera que “existe una variedad muy amplia de especialidades, y no están centradas en un ámbito u otro”, aunque reconoce que “al principio sí que era así, pero ahora el mayor porcentaje de especialidades son muy técnicas”. Él cree que el hándicap no se encuentra tanto en las especialidades, que desde su punto de vista sí están bien repartidas entre el sector industrial y el de servicios, sino que la mayoría de empresas en Andalucía son pymes, con el trabajo a la hora de relacionarse que supone para los tutores y responsables de los centros de FP.

Empleabilidad temporal
A Miguel Vega, presidente de la Asociación de Centros de Enseñanza de la Economía Social (ACES Andalucía), le llamó la atención que “el mayor número de empleabilidad se consiga en el sector industrial, que precisamente es que el mayor déficit registra en Andalucía”. Aunque reconoció que la empleabilidad del sector servicios no es la más adecuada, no solo porque “sea baja, sino también por su carácter temporal”. En su opinión, “lo tendríamos que arreglar aumentado el sector industrial en Andalucía, pero eso no lo vamos a hacer mañana”.
“Tenemos 66 proyectos de Administración y finanzas. ¿Y de Mecatrónica cuantos proyectos tenemos? Pues muy poquitos”, manifestó Luisa Fernández. En respuesta a Caamaño, la representante de la Junta reconoció que “es verdad que todos los sectores están representados, pero el peso de las familias de Administración y servicios es muy alto”.

En la configuración de la FP en Andalucía, el 50% lo abarcan cuatro familias: Administración, Informática, Servicios socioculturales y Comercio. “La réplica de la oferta es la réplica de la dual, por eso nosotros queremos hacer un gran esfuerzo en lo que las empresas nos están demandando”, dijo Fernández, “porque es verdad que el tejido empresarial está compuesto por pequeñas empresas, pero estas son justamente las que más necesitan el apoyo de la dual, ya que les resulta más difícil encontrar ese personal formado”. Y propuso apoyar con la dual a este tipo de empresas a través de sus asociaciones. Aunque aseguró que “el problema de la dual no es el tejido empresarial ni la atomización que tenemos del sector empresarial, sino la falta de mentalidad de las empresas de lo que puede aportar la FP”.

Lejos del sector laboral
Según José A. Sancho, de Escuelas Católicas de Andalucía, “la configuración de la legislación en relación a los ciclos formativos, a veces está alejada del sector productivo, es decir, lo que se hace en un puesto de trabajo determinado en ocasiones está muy lejos de lo que la configuración del ciclo dicta, y los proyectos cuando se elaboran nos obligan a docentes y centros a cumplir la normativa”. Él advierte de que “la renovación de los ciclos es costosa para la Administración, pero cuando nos sentamos a configurar un proyecto, vemos que esa legislación está alejada de lo que debe realizar una persona que se encamina al desarrollo de esa profesión”.

Desde la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA), su presidente, Javier Puerto, puso como ejemplo la zona en la que él vive y trabaja, el Bajo Guadalquivir, donde “efectivamente hay un tejido muy rico de empresas relacionadas con el sector primario, el agroalimentario, empresas industriales, comarcas vitivinícolas, salazones, atún de almadraba, pero que la gente joven entre a trabajar en esas industrias, eso es ya más difícil”. Por eso manifestó que “esta FP dual tiene que ser la herramienta para exista esa conexión, porque desgraciadamente en las zonas rurales, hasta el momento, parece que no ha habido una conexión entre FP y lo que ofrece esa comarca desde el punto de vista laboral”.

Cambios de profesiones
También intervino Juan Carlos Torres, director pedagógico de ciclos formativos de las Escuelas Salesianas María Auxiliadora de Nervión. Para él, “algunos módulos están configurados en relación a unas salidas profesionales que, por la propia dinámica de esas profesiones, a día de hoy han cambiado y han transformado su actividad”. Por eso Torres denunció que “nos encontramos grandes dificultades para el desarrollo de algunos módulos”.

Mª del Carmen Santiago, de la Junta Directiva de Escuelas Católicas de Sevilla, se mostró de acuerdo con la idea de Luisa Fernández sobre “asociaciones que se formen en las propias empresas para poder llegar a los centros y los centros a ellas”. Aunque se mostró preocupada, sobre todo, por el papel del tutor laboral: “En las empresas grandes sí que hay personal preparado, pero en las pequeñas encontramos una gran desinformación, y este es un tema vital para los centros y para las empresas”.

SOLO UN 1,1% DEL TOTAL DE ALUMNOS ESTÁ EN FP DUAL

  • Según un estudio de la Confederación de Empresarios de Andalucía de hace dos años, la FP dual en Andalucía ha evolucionado mucho en cuanto a números absolutos ya que empezó por 10 centros y ahora mismo hay 200. Así lo apuntó Rafael Caamaño, secretario general de CECE Andalucía. Sin embargo, “aunque ese crecimiento exponencial es muy alto, en Andalucía solo supone el 1,1% del alumnado de FP, lo cual quiere decir que es minoritario y residual en números absolutos, y aunque el ritmo de crecimiento sea alto, es complicado que llegue a tener un peso sobre el resto de la FP”, explicó Caamaño. “Dentro de unos años, podemos volver a reunirnos y ver que el porcentaje ha aumentado del 1 al 3%, lo que podemos considerar un éxito, pero realmente no será algo significativo en el sistema empresarial formativo de Andalucía”, manifestó.
  • Javier Puerto, de APIA, también señaló un problema de los alumnos de FP: “Al menos en grados medios de ciclos formativos, existe una tasa de fracaso muy elevada, de forma que los alumnos solo un 50% de alumnos de 1º de Grado Medio pasan al siguiente curso”. Y lamentó que “aunque la FP en su planteamiento legal ha cambiado, desgraciadamente persiste la idea de que el alumno bueno va a Bachillerato y el que no es tan bueno va a FP, y los propios profesores a veces lo asumimos así, y eso se nota, porque ese alumno luego se encuentra con dificultades enormes al hacer un ciclo formativo, porque en el ciclo no le regalan nada”.
  • José A. Sancho, de Escuelas Católicas de Andalucía, se mostró dudoso sobre cuál debe ser el porcentaje ideal de alumnos en FP dual, pero sí que está seguro de que “nunca puede llegar al 50%, ya que no todos los alumnos van a servir para dual”. “Yo tengo alumnos que prefiero que vayan a Erasmus y otros que prefiero que se queden en el centro porque tienen ritmos de aprendizaje más lentos”, explicó, “por lo que no todos deben ir a FP dual, entre otras cosas porque la en las pymes hacen falta alumnos con cierta autonomía, ya que sabemos que los tutores van a estar hasta arriba en determinados momentos”.
0