Celaá plantea nuevos requisitos de acceso a Magisterio y al máster de Secundaria

Emma NogueiroMartes, 13 de noviembre de 2018
0

El Círculo de Bellas Artes de Madrid acogió, el pasado 6 de noviembre, el foro Educar para el siglo XXI. Desafíos y propuestas sobre la profesión docente. Grandes expertos en la materia se dieron cita en este espacio para atender a lo que, según indican desde el Ministerio de Educación, es “el inicio de la reforma de la profesión docente que se pretende impulsar”.

La ministra Isabel Celaá inauguró la jornada y dio a los asistentes algunas pistas sobre los objetivos del Gobierno en materia educativa. Celáa inició su intervención explicando a todos los asistentes que “el tema del Estatuto Docente será tratado pronto” ya que, en su opinión, “contamos con una sólida base de partida para elaborar la propuesta educativa”. A pesar de eso, la ministra de Educación no ofreció muchas más claves sobre las medidas que, desde esta cartera ministerial, se tomarán en los próximos meses. A cambio, dio datos cualitativos sobre el estado de la profesión docente.

Uno de los objetivos principales es, según explicó Celaá, “conseguir que los jóvenes consideren una buena opción dedicarse a la docencia”. En este sentido, la portavoz del Gobierno explicó que “existe un amplio consenso en que los docentes son la pieza básica de la calidad de la Educación”.

Consenso educativo
Y a pesar de ello, la titular de Educación reconoció que “este convencimiento no siempre se ha traducido en las actuaciones que deberían garantizar las condiciones necesarias para que los profesores puedan llevar a cabo su compleja labor con éxito”, declaró.

A pesar de hacer referencia, en los primeros minutos de su intervención al consenso sobre los docentes, Celaá también reconoció que “somos conscientes de que no es fácil establecer consensos en Educación, pero, en el caso de la política de profesorado, es tan evidente la necesidad de avanzar, que confiamos en encontrar una preocupación compartida y un deseo común entre las fuerzas políticas y los representantes de la comunidad educativa que nos permita alcanzar este acuerdo que consideramos tan necesario”. En este sentido, Isabel Celáa entiende que tenemos un elemento a favor y es “el conocimiento acumulado”. “Si compartimos el conocimiento acumulado habremos dado un paso importante”, explicó. Durante la jornada de la mañana también abordó el tema de la formación inicial. En una de las primeras reflexiones compartidas, la ministra consideró que una de las claves para avanzar es que “los jóvenes, cuando van a elegir los estudios universitarios, consideren una opción atractiva dedicarse a la docencia”. En este sentido, y teniendo en cuenta la importancia de la vocación en esta profesión, la ministra planteó un interrogante a todos los presentes.

Formación inicial
Celáa cuestionó, a modo de pregunta y reflexión, si convendría establecer algún tipo de prueba o requisito para acceder a los estudios de Magisterio y de máster para acceder a una plaza de profesor de Secundaria.

Con esta cuestión, la ministra dio paso a la primera mesa redonda de la jornada. Compuesta por el catedrático de Filosofía y pedagogo, José Antonio Marina; el profesor de la Universidad de Barcelona, Miquel Martínez Martín; la presidenta de la Conferencia de Decanos de Educación, Carmen Fernández Morante y la profesora de Matemáticas de la Universidad Politécnica de Cataluña, Mireia López Beltrán, el grupo analizó con detalle la necesidad de formación inicial que tiene la profesión.

José Antonio Marina aprovechó la ocasión para declarar que “la docencia es una profesión que se aprende con el tiempo, pero también conviene aprender antes de empezar”. Del mismo modo, quiso replicar algunas de las declaraciones de Isabel Celaá y, en este sentido, Marina se dirigió a los responsables educativos para destacar que es importante que no se equivoquen a la hora de legislar en Educación. “No piensen que por cambiar una ley cambia la Educación. La Educación se cambia desde las aulas, así que acérquense a ellas”, sentenció. El filófoso también recomendó a la ministra que, si en materia educativa, “va a hacer lo que han hecho el resto de ministros, más vale que no empiece”. Por su parte, Miquel Martínez, subrayó que “hay que optimizar lo que tenemos con cambios drásticos”. Y a su vez, Carmen Fernandez Morante denunció que “somos responsables de la formación inicial, pero no tenemos mucho margen de acción con los planes de estudio del Ministerio”. En este sentido, Fernández Morante ofreció a los asistentes una serie de medidas para mejorar el panorama educativo. “Seleccionar a los más idóneos, apostar por las pruebas de acceso, garantizar el carácter formativo del prácticum y revisión de las especialidades docentes y planes de estudio”, fueron algunas de ellas.

Amplio debate
El resto de la jornada se dividió en otras dos mesas redondas. La primera de ellas, centrada en la idea de la inducción a la profesión docente, contó con la presencia de los expertos Francisco López Rupérez, Miguel Soler, Mariano Fernández Enguita y Marta Águeda Maroñas. Sobre la idea planteada en esta mesa redonda, la ministra reflexionó, en su intervención inicial, sobre si es conveniente o no “establecer una fase de inducción a la práctica en la que el nuevo docente esté arropado y apoyado por expertos en esta tarea de acompañamiento, de forma que pueda consolidar sus competencias antes de asumir de forma autónoma su trabajo”.

En la opinión de la ministra, para lograr esta idea, hace falta fortalecer las estructuras de colaboración dentro de los centros escolares, lo que implica garantizar en el horario laboral tiempos de reflexión conjunta “tan importantes como las horas lectivas”, explicó.

Para cerrar la jornada, los especialistas Álvaro Marchesi, José Moya, Aurora Ruiz González y Carmen Rodríguez Martínez, debatieron sobre el sistema de evalución. “No podemos dejar de establecer un sistema de evaluciación riguroso y confiable que permita a todos aquellos que lo deseen recibir una información sobre su quehacer docente y que les ayude así a seguir avanzando en su práctica y mejorar también sus condiciones laborales”, concluyó la ministra Isabel Celaá.

0