Cs pide reprobar a Celaá por permitir el adoctrinamiento y ella dice que es acoso político

El Ministerio de Educación considera que la petición de Ciudadanos para que la ministra Isabel Celaá sea reprobada, después de acusarla de no atender a sus responsabilidades legales respecto al adoctrinamiento en escuelas de Baleares y Cataluña, es "un acoso político carente de fundamento".
RedacciónMartes, 22 de enero de 2019
0

El departamento que dirige Isabel Celaá ha respondido así en un comunicado a la proposición no de ley presentada este martes por el grupo parlamentario de Ciudadanos para su reprobación “por inactividad en el cumplimiento de sus responsabilidades constitucionales y legales”.

“Con actuaciones de este tipo se contravienen, incluso, los principios fundadores de Ciudadanos como un partido liberal y europeo respetuoso con la verdad, la transparencia y las virtudes cívicas”, sigue diciendo el Ministerio en su nota, donde ha señalado que la deriva de esta formación “hacia planteamientos fundamentalistas en el ámbito educativo, los aleja del debate razonado”. Solo están sirviendo “a los intereses del extremismo más populista y demagógico en detrimento de la verdad y de las reglas éticas del parlamentarismo”, añade el comunicado.

El Ministerio ha asegurado que la ministra, desde su nombramiento, “está realizando una intensa actividad en el ejercicio de sus responsabilidades constitucionales y legales de cara a favorecer el cumplimiento del derecho fundamental a la Educación que asiste a todos los españoles”.

Considera que instar a todos los miembros del Ejecutivo a que atiendan sus responsabilidades constitucionales y legales como si no lo estuviesen haciendo “supone no solo un ataque político exagerado e hiperbólico sino un acto de propaganda antidemocrática que busca desatar la sospecha, la desconfianza y la ilegitimidad de un Gobierno constitucional como es el de Pedro Sánchez”.

"Instar a los miembros del Ejecutivo a que atiendan sus responsabilidades constitucionales supone no solo un ataque político exagerado e hiperbólico sino un acto de propaganda antidemocrática"

Asimismo, ha calificado la comisión de ilegalidades en las escuelas de Cataluña y de Baleares de “acusación falsa y muy grave”, que Ciudadanos no realizó ni con anteriores ministros de Educación ni tampoco en su pacto con el PP en 2016, que facilitó la investidura de Mariano Rajoy.

La acusación de Cs es “una sesgada visión” tanto de la Constitución como de la Educación que “encrespa de forma innecesaria y electoralista el debate educativo”, ha aseverado. El Gobierno “trabaja por la cohesión territorial y la desinflamación de la polarización política en aras de preservar la buena convivencia de todos los ciudadanos”, según el Ministerio, que cree que “no se merecen actos exagerados y dramatizados de oportunismo electoralista”.

“Se trata de un ataque meramente político de Ciudadanos al Gobierno que nada tiene que ver con la Educación y que no se sostiene”, ha comentado el Ministerio, que ha recordado que no se puede acusar a Celaá de hechos de octubre de 2017 cuando no era ministra ni de estudios encargados por su antecesor.

Por todo ello, el departamento que dirige Celaá ha hecho una llamada a la reflexión de toda la comunidad educativa para que “el debate siga siendo riguroso”.

0