Inmersión lingüística en Cataluña: freno al rendimiento

La inmersión lingüística afecta al rendimiento del alumnado masculino castellanoparlante, según las cifras de un estudio publicado por la Fundación Europea Sociedad y Educación.
Emma Prieto LópezMartes, 19 de febrero de 2019
0

El consejero de Educación de la Generalitat, Josep Bargalló, durante una visita a un colegio.

El alumnado de Cataluña que tiene el castellano como lengua principal en sus hogares, obtiene menos puntuación en competencias de Ciencias o Lectura frente a los estudiantes que hablan catalán en sus casas. La realidad es que sólo afecta al alumnado masculino, pero las diferencias entre las estudiantes castellanoparlantes y catalanoparlantes no son significativas, según el estudio Efectos de la inmersión lingüística sobre el alumnado castellano parlante en Cataluña.

Así lo reflejan las cifras del citado estudio elaborado por los economistas de la Universidad de Barcelona, Jorge Calero y Álvaro Choi, que se basa en los resultados catalanes del Informe PISA 2015, elaborado por la OCDE.

En concreto, la publicación se basa en los datos de 1.347 alumnos de Cataluña de 15 años escolarizados en 44 centros públicos y privados-concertados. Con todo ello, los alumnos en cuyos hogares se habla castellano, obtienen 10,85 puntos menos en la evaluación de la competencia de Ciencias que el alumnado de hogares donde se habla catalán.

10,85
Castellanohablantes

Los alumnos en cuyos hogares se habla castellano, obtienen 10,85 puntos menos en la evaluación de la competencia de Ciencias que el alumnado de hogares donde se habla catalán

El resultado también es de 10,3 puntos menos en el caso de la competencia de Lectura. Sin embargo, no se aprecian diferencias significativas en la competencia de Matemáticas, algo que se debe, según los responsables del estudio publicado por la Fundación Europea Sociedad y Educación, a “la utilización en Matemáticas de un lenguaje formalizado específico”. En ese sentido, Jorge Calero defendió que “los resultados expuestos apuntan claramente a la existencia de un problema de equidad que genera perdedores claros de la política de inmersión lingüística en Cataluña” y reclamó un “debate racional” sobre el modelo educativo catalán y calificó su estudio como “pionero”. De igual modo, cuestionó la defensa del modelo de inmersión lingüística catalán, que atribuye al “relato” de posiciones políticas “radicales”.

Cataluña supera la media
Los resultados del Informe PISA 2015 en los que se basa el estudio, situaron a Cataluña por encima de la media española, europea y de los países de la OCDE en las competencias educativas básicas de tipo científico, Comprensión Lectora y Matemáticas. En concreto, los estudiantes catalanes obtuvieron en Competencia Científica 504 puntos (12 puntos más con respecto a 2012); 500 en Comprensión Lectora, (un punto menos que en 2012) y 500 también en Matemáticas (siete puntos más). En la media española, la competencia científica alcanzó los 493 puntos, la Comprensión Lectora 496, y la Competencia Matemática los 486, mientras que en la Unión Europea la media fue de 495, 494 y 493, respectivamente. Y en la OCDE, por su parte, de 493, 493 y 490. De esta forma, Cataluña se situaba en la línea de países como Suecia, Alemania, Polonia, Austria, Bélgica, Irlanda, Estados Unidos, Reino Unido, Noruega, Dinamarca, Suiza, Francia, Australia, Países Bajos y Polonia.

Jorge Calero "

Los resultados apuntan claramente a la existencia de un problema de equidad que genera perdedores claros de la política de inmersión lingüística en Cataluña

"

“Situación de injusticia”
Con motivo de la presentación del estudio Efectos de la inmersión lingüística sobre el alumnado castellano parlante en Cataluña, MAGISTERIO habló con la hispanista y pedagoga sueca Inger Enkvist que consideró que los resultados ofrecidos fueron “bastante normales, lo que se esperaba”. Pero a pesar de ello, Enkvist explicó que hay un problema añadido a las cifras finales: “Los alumnos tienen que aprender algo que es nuevo para su cerebro. Tienen que captarlo por primera vez. En la ESO se estudia Matemáticas, Ciencias Naturales o Comprensión Lectora, que son parámetros abstractos para los alumnos. Si, además de la novedad y el esfuerzo que requiere el aprendizaje, se le añade el hecho de estudiarlo a través de un idioma extranjero, todo se convierte en un proceso muy complejo”.

Sobre la inmersión lingüística explicó que “es sólo para la mitad de los alumnos”. Por ello consideró que “es injusto comparar los resultados”. Todo es, en su opinión, “algo impuesto que va más allá de la escuela”.

En definitiva, la inmersión es, para Enkvist, “un propósito ideológico, una ingeniería social que tiene algo de totalitario ya que no se consulta a los padres o alumnos en qué lengua quieren aprender. La pedagoga también ofreció una alternativa para frenar este proceso: “Que los padres puedan elegir si quieren catalán o castellano”.

0