Una escuela menos ruidosa es mejor

4 de junio de 2019
0

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, y puede ser una buena ocasión para tomar conciencia de esa otra contaminación, invisible pero con importantes efectos en la salud: la contaminación acústica. De ella no se libran los centros educativos, importantes receptores y focos de ruido. A los problemas que este suele provocar en la población general (estrés, ansiedad, insomnio, dolencias cardiovasculares, alteraciones del sistema respiratorio y endocrino) se añaden, en los docentes que lo sufren, los trastornos de la voz, y en el alumnado, problemas de inteligibilidad, de atención y memoria o dificultad para aprender a leer. Los 40 dB que recomienda la OMS para un ambiente escolar más habitable constituyen todo un reto. Con una mayor toma de conciencia por parte de todos y las reformas pertinentes se puede acabar con las clases en las que los alumnos se quedan tan solo con la mitad de lo que les cuenta el profesor.

0