Apostar por la Educación Infantil es apostar por el éxito de los alumnos

El 87% del cerebro humano se desarrolla en la etapa comprendida entre los 0 y los 3 años, según los últimos estudios que cita un informe de Save the Children. A esta edad es donde las interacciones socioeducativas son más importantes.
Dolores Sánchez JaimeMartes, 22 de octubre de 2019
0

La escuela infantil de 0 a 3 años puede compensar desventajas sociales en los niños. SAVE THE CHILDREN

La Educación Infantil de 0 a 3 años se ha convertido en uno de los temas importantes en la agenda política de los partidos que se presentan a las próximas elecciones del 10 de noviembre. Una medida que, no solo es un derecho tal y como recoge el Artículo 28 de la Convención sobre Derechos del Niño, sino que también Naciones Unidas ha fijado como reto dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 para conseguir una infancia de calidad.

En España, la Educación Infantil comprende desde los 0 a los 6 años y se divide en dos ciclos. Los dos tienen carácter voluntario, pero el segundo ciclo (3-6) es gratuito y universal, mientras que el primer ciclo (0-3) no lo es.  Por este motivo, la situación no es buena. Según Save The Children, ONG a favor de la infancia, el porcentaje actual de niños escolarizados en Educación Infantil de primer ciclo es del 36,4%, es decir, 6 de cada 10 niños y niñas españolas de 0 a 3 años no están escolarizados. Esto se traduce en 461.391 escolarizados y 806.167 sin escolarizar.

Desde la ONG alertan de la gran desigualdad y la falta de equidad que se produce en la oportunidad de acceso a la Educación Infantil de primer ciclo, ya que tan solo un 26,3% del quintil más pobre escolariza a sus hijos, mientras que el quintil más rico lo hace en un 62,5%. La neurociencia ha mostrado que el desarrollo cerebral entre los 0 y los 3 años tiene una dependencia clara con la cantidad y la calidad de los estímulos que los niños y niñas reciben y esos estímulos son muy distintos en función de los niveles económicos y la vulnerabilidad del entorno familiar.

Esta idea se recoge en The learning brain: lessons for education y deja claro algo muy simple: el entorno social condiciona el desarrollo personal. Desde Save the Children avisan de que es en ese período comprendido entre los 0 y los 3 años donde las interacciones socioeducativas tienen más importancia, pero muchas familias no pueden permitirse este ciclo educativo.

Donde todo empieza

En la presentación del Informe Donde todo empieza de Save the Children, Andrés Conde, director general de la ONG, explicó que, en contextos de desventaja social, los niños no reciben de sus pares los estímulos necesarios para el desarrollo cognitivo y social suficiente, pero la escuela infantil de 0 a 3 años puede compensar esas desventajas sociales.

Los déficits educativos en esta etapa “nunca más se pueden llegar a compensar. Se convierten en un lastre, en una mochila que acompaña al niño o a la niña durante el resto de su trayectoria educativa”, señaló Conde, pero además, “la etapa de 0 a 3 años tiene la capacidad de favorecer la conciliación, el empleo de las mujeres y, por lo tanto, tener un impacto fortísimo sobre la pobreza y el incremento de la natalidad”, continuó.

Los datos lo avalan. Con la universalización de la Educación de 3 a 6 años en España al implantarse la Logse en los años 90, se produjo un aumento del 8% en el acceso de las mujeres al empleo. De igual modo, existen evidencias y estudios de que aumentos en el porcentaje de la tasa de escolarización de 0 a 3 años, conllevarían a un crecimiento de un 5% en la fertilidad, un hecho positivo teniendo en cuenta el invierno demográfico existente en España.

La Educación Infantil de 0 a 3 años puede suplir las carencias sociales derivadas de contextos frágiles, pero también ayuda a mejorar las condiciones de entornos vulnerables en los que niños y niñas crecen. Desde una perspectiva más educativa, también existen múltiples ventajas de la escolarización infantil de primer ciclo.

Inversión socioeducativa

En España, el fracaso y el abandono escolar temprano son el principal problema educativo. Un 17,9% de los alumnos no terminan los estudios obligatorios, lo que supone un coste de 17.000 millones de euros para el Estado. La repetición de curso es otra de las materias pendientes. España tiene la tasa de repetición más elevada de la Unión Europea, un problema que cuesta 2.700 millones de euros.

Cuando se universalizó la Educación Infantil de segundo ciclo en España con la Logse, la tasa de repetición de curso en la enseñanza primaria se redujo en un 50%. Por este motivo, Save the Children considera que la Educación Infantil de 0 a 3 años es “la inversión educativa y social más rentable”, ya que no solo tendría un impacto inmediato en el descenso de la tasa de repetición y reduciría los costes asociados, sino que también combatiría el fracaso y el abandono escolar temprano.

En la presentación del Informe Donde todo empieza, también estuvo presente Carmela del Moral, analista jurídica de Derechos de Infancia Save the Children, que propuso una serie de medidas concretas a nivel estatal para que el sistema escolar se adapte a las realidades familiares. Además, hizo hincapié en la necesidad de que las medidas se lleven a cabo gobierne quien gobierne tras las próximas elecciones.

Save the Children estima que la universalización de la Educación Infantil de 0 a 3 años supondría un coste de 2.190 millones de euros, de los cuales las familias podrían asumir hasta un 25%, por lo que el incremento del gasto para las administraciones sería de 1.640 millones de euros. No obstante, “invertir cuesta mucho menos dinero de lo que nos está costando el problema”, recalcó la analista Carmela del Moral y, tal y como considera Andrés Conde, “apostar por la Educación Infantil es apostar por el éxito de nuestros niños y niñas”.

Barreras de acceso a la Educación

  • Barreras económicas y de oferta: plazas escasas, ayudas insuficientes y costes inasumibles. 1/3 de los niñas y niñas de 0 a 2 en España residen en familias que manifiestan una necesidad no cubierta de servicios de cuidado infantil. De ellos, el 52,4% no la cubre por una cuestión económica.
  • Barreras burocráticas, de información y comunicativas: procesos y plazos complejos sin acompañamiento. La complejidad en los trámites y los requisitos administrativos se convierten en una desventaja para aquellas familias que carecen de una red social y apoyos. A ello, se le añade el miedo al estigma social.
  • Barreras político-organizativas: un modelo rígido no diseñado para todas las familias. La actual Educación Infantil de 0 a 3 años favorece los horarios de trabajo convencionales. Además de ser un modelo rígido, el sistema prioriza a aquellas familias en la que los padres tienen un trabajo.
  • Barreras ideológico-culturales: creencias,preferencias y costumbres. La escolarización infantil de 0 a 3 años está infravalorada. En muchos casos, las familias suelen preferir cuidar a los hijos en el hogar, incluso cuando las condiciones de crianza en casa no son las más adecuadas para el correcto desarrollo del niño.
0
Comentarios