Una oportunidad que no debe desaprovecharse

19 de noviembre de 2019
0

Cuando hablamos de inclusión educativa no solo nos referimos a la integración de todos los alumnos, sino que tenemos que ir más allá. Supone pasar de un modelo individual a uno social, donde la metodología y actividades que pongamos en marcha tiene que ir dirigida a toda la clase y no a unos alumnos concretos, y la forma de conseguirlo a día de hoy pasa por la utilización de las nuevas tecnologías. Buena prueba de ello es el proyecto Háptic 3D que detallamos en la página 26, y que ha sido premiado en SIMO. Consiste en realizar maquetas en 3D de los cuadros que se estudian en Arte. De esa forma, los alumnos invidentes pueden reconocer la escena, la distribución de las figuras y la postura de los personajes, pero también los alumnos videntes pueden organizar la escena e interactuar con las figuras. Es un claro ejemplo de cómo la tecnología supone una gran oportunidad para la inclusión de todos los alumnos de nuestra clase, y tenemos que aprovecharla lo máximo posible.

0
Comentarios