Recetas viejas para situaciones nuevas

28 de abril de 2020
0

“Estamos ante el mayor experimento educativo de la humanidad”, proclamaba el consejero de Educación de Navarra, Carlos Gimeno, hace unas semanas. No sabemos cómo será la desescalada en el sistema educativo, pero sí que serán necesarias medidas paliativas. Porque se sabe que un repunte del fracaso y el abandono escolar acecha a la vuelta de la esquina. Ante esto, realista o no, la Fundación Cotec plantea recurrir a viejos conocidos, como el programa PROA, en serio. Y en serio quiere decir 2.000 o 3.000 millones. Un PROA post Covid es también la mejor receta preventiva para la Unesco. Además se puede habilitar un verano educativo, necesario aunque no pueda con todo. Y se propone reformular el currículum y el calendario del próximo curso. La factura sigue subiendo, hasta casi 5.000 millones, sin contar con un plan de contingencia por si se volviera a producir un cierre de centros. Barato no saldrá.

0