Profesores responden a Celaá por permitir dar clase sin formación docente

El anuncio de que el Gobierno eliminará el requisito del Máster de profesorado para dar clases en institutos durante la epidemia no ha sentado del todo bien dentro de la comunidad educativa. A pesar de que el Ministerio ha explicado que es una medida “excepcional y limitada”, los docentes han llenado la red de opiniones de desacuerdo. Hablamos con diez de ellos para que nos cuenten su versión.
Fernando BoillosViernes, 25 de septiembre de 2020
0

ADOBE STOCK

Miguel Ángel Azorín

Maestro especialista de Educación Física. Imparte clases en el Colegio “Padre Dehon” en Alicante. Es uno de los referentes en cuanto a gamificación y flipped classroom en nuestro país, además de creador de una app que utilizan miles de docentes en todo el mundo: Flipped Primary.

Para Azorín, dar clases es mucho más que unos estudios: “Entiendo que pueda haber falta de profesorado en ESO y Bachillerato, también sabemos que el máster de profesorado no es significativo de que sirva para dar clases, pero de ahí a que ya cualquier persona licenciada pueda ser apta para dar clases y estar con adolescentes, hacer programaciones, atender a alumnado con dificultades… va un mundo. Poniendo un ejemplo,  es como si yo ahora o cualquier persona por tener una titulación universitaria, pudiéramos trabajar de repente en un trabajo para el que no estamos preparados. Para mí la enseñanza es algo muy serio e importante y si de lo que se trata es de educar para formar a los mejores ciudadanos posibles, para la enseñanza deben estar quienes estén preparados para ello, quienes amen esta profesión, no quienes busquen un trabajo porque está remunerado y es una nueva opción que se ha abierto debido a esta situación, que esperemos pase pronto para poder seguir trabajando en las aulas con la normalidad que había antes del Covid-19. Quizá lo que debe plantearse el Ministerio de Educación es hacer bien las cosas y planificar cómo se merece la Educación del país”.

Iñaki Ibargoyen Vergara

Maestro especialista en Inglés. Es de Canarias y trabaja como profesor en Cataluña en la Escola “Sant Julià”. Enseña principalmente Inglés y Ciencias a través de juegos y con gamificación. Trata de promover el trabajo autónomo en su alumnado y forma parte del equipo “Docentes Gamificando”.

Ibargoyen explica: “Soy original de Canarias y precisamente por los sistemas precarios de contratación de docentes debí cambiar de comunidad autónoma para poder trabajar. Yo entiendo que estamos en una situación excepcional y me parece razonable rebajar los criterios de acceso con la condición de en un periodo razonable obtener la titulación. En Cataluña ahora mismo también existen bastantes problemas por estar las listas vacías tanto aquí como en Valencia. Tal vez rebajar la exigencia del catalán también sería una opción bajo los mismos criterios. Pero una vez intervenido el problema, igual deberíamos intentar fijarnos en el problema mayor que siempre ha estado ahí y que aún así funciona gracias a la vocación de los docentes: altos porcentajes de interinaje, oposiciones anticuadas y opacas, sustituciones precarias y tarde… Este es el problema que se debe trabajar con pensamiento de futuro, no sólo fijarse en el ahora.

Rosa María Villalba

Profesora de Secundaria de Visual, Plástica y Tecnología del Colegio “Sant Josep Carmelites Missioneres” de Barcelona es una amante de la docencia, el visual thinking y el arte. Además, es jefa de Estudios de su centro y una apasionada de la innovación educativa.

Para esta comprometida docente catalana es necesario cuidar la Educación y para ello hay que tener los mejores profesionales: “Para afrontar con éxito la función docente y poder ejercer dignamente la docencia necesitamos a los profesores mejor capacitados, aquellos que ejercen por vocación y tienen una muy buena formación.

La situación de pandemia no debe ser una excusa para bajar los estándares profesionales de los docentes hecho que repercutirá sin duda sobre la calidad de la enseñanza y la futura capacitación de los alumnos”.

Cristina Usón

Profesora de Secundaria con titulación en Traducción e Interpretación con más de 10 años de experiencia en experiencia reglada como en no reglada en formación para el desempleo. Actualmente trabaja en el IES “Gaya Nuño” de Soria.

Usón: “Creo que las declaraciones de Celaá y las decisiones de su Gobierno ponen en riesgo la educación de nuestro país, ya que no se puede meter en una clase de 25 alumnos a una persona que no posea una certificación académica para impartir clase o haya tenido una experiencia docente previa acreditadle de alguna forma. Si el CAP o el Máster ahora no son necesarios por que si otro tipo de formaciones y/o acreditaciones o para poder presentarte a oposiciones de FP… Pienso que es un sin sentido no acreditar formación ni experiencia laboral para poder dar clases, ya que es un insulto a los docentes que nos hemos formado y hemos tenido que acreditar experiencia. También es un insulto para los alumnos que esperan tener al frente de sus aulas a unas personas formadas en didáctica que les ayuden a adquirir los conocimientos de la mejor manera posible”.

Roberto Busquiel

Maestro de Primaria en el Colegio “Padre Dehon” de Alicante e integrante y fundador del entorno de aprendizaje en red Maestros Innovadores, Alumnos Competentes (MIAC). Apasionado por las nuevas metodologías y el aprendizaje cooperativo. Es coordinador pedagógico de su centro y todo un referente a nivel educativo en nuestro país.

Para Busquiel, la carrera educativa de un docente empieza pronto después de mucho esfuerzo y si hablamos por la parte vocacional seguramente desde la infancia, esa infancia-juventud que parece que ha quedado en el olvido: “La Educación sabemos que no está reconocida como el pilar fundamental de nuestra sociedad, puesto que los docentes formamos a los niños, las niñas y los adolescentes que son parte de ella, que son nuestro presente y nuestro futuro. En estos momentos pienso en esos docentes de corazón, que durante un año han cursado un Máster para obtener una aptitud pedagógica y poder desarrollar su función de educar, que después de 4 años de especialización en una materia, se han querido capacitar para ello. Meter al aula a una persona con una media de 25-30 adolescentes de entre 13 y 18 años de edad sin ningún tipo de formación ni conciencia pedagógica para enfrentarse a la gran labor de educar y que además, lo hacen en el curso más complicado al que nos hemos enfrentado hasta ahora todos los docentes”.

Rosa Prats

Profesora en Formación profesional y colaboradora de proyectos educativos  con Espiral, Edcamp, TedEd… Docente comprometida con la Educación y luchadora incansable. Trabaja en Instituto “Torre Vicens” y en el IOC.

Prats expone: “Es necesario poner en valor la función de los docentes y por tanto poder asegurar su mayor capacitación profesional, para ello se articuló el CAP que más tarde fue el Máster de Educación. Creo que es necesaria una formación: sí, sin duda…Mi duda es el formato. Pienso que indicar que no pedir formación específica “sea en el formato que sea”, es una forma más de minusvalidar la Educación. Ahora algunas administraciones educativas se encuentran con ”falta de especialidades”, pero esa información no es nueva.  Y ahora,  de nuevo… vuelta a improvisar. No tener una planificación estratégica educativa, a largo plazo (mucho mucho más de 4 años) pasa factura”.

Irene Alegría Mercé

Maestra de Educación Primaria y especialista de Inglés en Valencia. Además, es articulista y congresista tanto en España como en Latinoamérica. Se considera una apasionada de la educación y de la infancia.

Para Alegría, está claro lo que importa nuestra Educación en nuestro país, y por ende, su alumnado, NADA. “Los maestros (término referido a los docentes de Educación Infantil y Educación Primaria), nos hemos formado 3 o 4 años pedagógicamente durante la carrera, además de las materias de contenido curricular educativo para poder impartirlo. Nos formamos año tras año para estar al día en nuevas formas de enseñanza, de acercamiento a nuestro alumnado, de nuevas metodologías, de nuevas aplicaciones para hacer más atractivo el proceso de enseñanza-aprendizaje… Los profesores (término referido a los docentes que imparten materias en Educación Secundaria y Bachillerato), se han formado en una materia específica (Matemáticas, Historia, Lengua Castellana y Literatura…) sin recibir ninguna perteneciente a la parte pedagógica, de ahí la necesidad de cursar el Máster de Capacitación de Aptitud Pedagógica, la última palabra lo dice. Miremos con ojos educativos, no todo el mundo puede ser docente, lo primero es tener VOCACIÓN y después qué mínimo que recibir una formación pedagógica para saber cómo enfrentarse a una clase y cómo poder atender a todos y cada uno del alumnado que está en las aulas, puesto que cada uno necesita una atención diferente, he ahí la riqueza de la EDUCACIÓN”.

Quique Subirás

Maestro de Primaria y coordinador de Innovación Pedagógica y TIC en el Colegio “Escuelas Pías” de Jaca de Huesca. Miembro del equipo de “Frikazos en el aula” Amante de la innovación educativa y del juego como elemento indispensable en el aula.

La opinión de este profesor es que es necesaria una formación previa en esta y en otras profesiones: “No me imagino a un cirujano en su primera operación a corazón abierto sin haber entrado nunca en un quirófano y sólo teniendo todos los conocimientos necesarios para hacerla. En Educación ocurre lo mismo, para ser profesor, no es suficiente con dominar todos los conocimientos de la materia que impartes. La parte pedagógica, la didáctica, saber cómo transmitir todos esos conocimientos a adolescentes, saber llegar a todos y cada uno de tus alumnos con las dificultades que puedan presentar… eso, es fundamental”.

Eusebio Córdoba Medina

Maestro y director del CEIP “San Sebastián” de Archidona (Málaga). Cuenta con más de 25 años en la docencia y es un convencido de la importancia de la escuela y su poder para transformar el mundo.

Para Córdoba, “la medida que han anunciado desde el Ministerio de Educación pone de manifiesto el escaso valor que se da desde las instancias educativas a la profesión docente. Entendiendo a las escuelas y centros educativos como lugares donde “aparcar al alumnado” y poniendo en un segundo plano la labor educativa. Sin duda el desconocimiento de la labor docente de muchas de las personas que ocupan estamentos educativos, están haciendo devaluar la figura del docente y al eliminar de un plumazo la capacitación en aspectos metodológicos, y educativos. Haciendo ver que casi cualquier persona con ciertos conocimientos sobre una materia, puede dedicarse a la enseñanza de la misma, algo que sin duda redundará en la formación del alumnado y en su capacitación”.

Vicent Gadea

Profesor de STEAM y Ciclos Formativos en “La Devesa School Carlet” en Valencia es uno de esos docentes comprometidos con el uso de las TIC. Formador del profesorado, tiene una página web donde sube artículos divulgativos y propone el uso de apps, programas… Además es profesor en la Universidad Alfonso X el Sabio online.

Para Gadea la cosa es sencilla: “Ha faltado planificación y ello ha desembocado en una toma de decisiones de manera improvisada. La Educación hay que tomarla como algo mucho más serio, ya que de ello depende el futuro de nuestro país. Si no queremos que los centros educativos se conviertan en centros guardería, los docentes deben acreditar su capacidad pedagógica, ya que un docente no es un mero transmisor de conocimientos; si lo fuese, estaríamos volviendo a un modelo de enseñanza tradicional, en el que solo se valoran los conocimientos del profesional sobre la materia y se dejan de lado los factores mediadores de cognición de los alumnos; es decir, el alumno dejaría de ser el protagonista del proceso de enseñanza-aprendizaje. Se está desprestigiando la función docente, tiempo atrás se hablaba de un MIR educativo para dignificar la profesión y en pocos meses pasamos a no exigir ninguna capacitación pedagógica. Cabe remarcar, que el máster en formación del profesorado es la única formación pedagógica de la mayoría de los titulados universitarios que desean ser docentes en Secundaria. Aun así, como media extraordinaria podría ser aceptable, siempre y cuando, se agoten todas las listas de profesorado con su formación completa”.

0
Comentarios