fbpx

Docentes sensibles al Covid-19 denuncian el "caos" de tramitar la baja laboral

La Agrupación de Docentes y Personal de Apoyo Educativo en Riesgo (Adipse) ha denunciado el "caos", la "incertidumbre" y el "via crucis administrativo" por el que están pasando los docentes catalanes que alegan ser sensibles a la enfermedad de la Covid-19 a la hora de la tramitar su incapacidad laboral.
EfeLunes, 26 de octubre de 2020
0

Debido a la demora de las bajas de incapacidad ante la Covid-19", hay profesores que "por miedo al contagio han recurrido a sus médicos de cabecera.

Así lo ha manifestado a Efe Mari Paz García, una profesora afectada por esclerosis múltiple tratada con inmunosupresores, con bajada de linfocitos desde hace meses, que además es asmática, y que ha tardado un mes y medio en tener la incapacidad laboral como personal especialmente sensible a la Covid-19. Al igual que otros 12.800 docentes y personal de apoyo educativo, García alegó el pasado mes de junio que era vulnerable a la Covid-19 para no asistir a la escuela a finales de curso y Educación les eximió de la presencia en el centro educativo alegando el carácter limitado de la apertura.

En septiembre, con el inicio del nuevo curso, tras pasar reconocimiento médico, la cifra inicial de 12.800 profesionales sensibles a la Covid-19 se redujo a 1.700, de los que 800 empezaron el curso con baja médica y sustituto desde el primer día, mientras que al resto se les debía adaptar el puesto de trabajo.

Al respecto, los sindicatos docentes han afirmado repetidamente que las adaptaciones no existen y han citado como único caso de adaptación el de la profesora del instituto “Torreforta” de Tarragona María Isabel Corregidor, afectada por asma bronquial con frecuentes agudizaciones, y que consiguió la adaptación telemática al sentenciar una juez la aplicación de medidas cautelarísimas.

En septiembre, con el inicio del nuevo curso, tras pasar reconocimiento médico, la cifra inicial de 12.800 profesionales sensibles a la Covid-19 se redujo a 1.700, de los que 800 empezaron el curso con baja médica y sustituto desde el primer día

Entre los 900 docentes sensibles a la Covid pendientes de adaptación, más de 300 se han unido en las redes sociales para visibilizar la situación y en un grupo de Telegram ponen en común sus experiencias y quejas particulares, ya que a muchos se les está denegando la baja laboral como personal sensible al coronavirus.

Mari Paz García ha explicado que para poder tramitar la baja laboral, los docentes precisan una valoración previa por parte del Institut Català d’Avaluacions Mèdiques (ICAM) que avale su condición de “personal especialmente sensible a la Covid-19”. Según la profesora, “muchos docentes están a la espera de recibir este informe necesario” y se encuentran “en una especie de limbo, en sus domicilios, haciendo tareas de apoyo al centro educativo de manera telemática, mientras otros profesores les han sustituido en colegios e institutos”.

Ante esta situación, la profesora ha denunciado que algunos de estos docentes sensibles a la Covid-19 que están a la espera “han recibido presiones por parte de las direcciones de sus centros educativos para que se incorporen al puesto de trabajo, si aún no poseen la incapacidad temporal, cuando los sustitutos acaban el contrato”. Asimismo, ha denunciado que “debido a la demora de las bajas de incapacidad ante la Covid-19”, hay profesores que “por miedo al contagio han recurrido a sus médicos de cabecera, que en la mayoría de casos les han concedido la incapacidad temporal con un diagnóstico de baja por depresión”.

Con ello, “sólo evitan la exposición al contagio durante un tiempo limitado”, ha expuesto antes de denunciar también que los médicos de cabecera “están recibiendo presiones del ICAM para que no se renueven estas bajas laborales”.

Algunos de estos docentes sensibles a la Covid-19 que están a la espera "han recibido presiones por parte de las direcciones de sus centros educativos para que se incorporen al puesto de trabajo

Se da la circunstancia de que para elaborar el informe con la valoración médica, el ICAM debe poseer previamente otro informe de los servicios de prevención de riesgos laborales de la conselleria, que dependen de cada servicio territorial o del Consorcio de Educación en el caso de la ciudad de Barcelona.

Para este curso, según una comunicación de la propia Conselleria enviada a los profesores, Educación ha subcontratado cinco empresas privadas para evaluar “el gran volumen de personas a atender”. Estas empresas son las que redactan los informes en los que proponen al ICAM si los docentes son o no personal sensible a la Covid-19.

0
Comentarios