fbpx

Estudiantes de Primaria asumen el rol de políticos e instauran las monedas escolares

Gemma Planell y Mireia Portero, maestras del Colegio "Santa Teresa de Jesús" de Carmelitas Misioneras en Terrassa (Barcelona), nos presentan una simulación innovadora del proceso electoral diseñada para el alumnado de Ciclo Superior. Las dos opinan que es conveniente abordar la temática en las aulas, pero siempre desde el respeto, la neutralidad y adaptando la información a su etapa evolutiva.
RedacciónLunes, 12 de abril de 2021
0
Ciudadanía
1 de 4

El objetivo principal es concienciar al alumnado sobre su deber ciudadano.

Partido político
2 de 4

Una de las actividades que se les propone es crear su propio partido político intentando seguir una estructura de campaña.

Fomentar el debate
3 de 4

El objetivo era inculcar el respeto a otras formas de pensar y fomentar el debate.

Innovar en el aula
4 de 4

Nos gustaría destacar que hoy en día, los profesores estamos obligados a innovar constantemente en nuestras aulas.

La política parece que es un tema exclusivo de mayores y es lógico que los docentes puedan plantearse la pregunta de cómo hablar de ello con niños y niñas sin influenciarlos. Igualmente, no son ajenos a este tema porque es entorno a los 9 o 10 años cuando empiezan a hacer preguntas sobre lo que ven en la televisión, leen en Internet o de lo que escuchan hablar a los adultos. Además, son ciudadanos y en consecuencia también tienen derechos políticos que hay que ejercer de manera progresiva. “Por estos motivos, decidimos hace años poner en marcha una iniciativa donde se simulaban unas elecciones. El objetivo principal es concienciar al alumnado sobre su deber ciudadano, que conozcan el sistema electoral, la democracia, los diferentes partidos, la constitución, el parlamento, etc.”, explican ambas docentes.

Una de las actividades que se les propone es crear su propio partido político intentando seguir una estructura de campaña. Cada grupo cooperativo escoge un líder de grupo parlamentario, hace su propuesta electoral, diseña un logotipo y la propaganda del partido y expone la presentación de la candidatura delante de los otras clases para contrarrestar ideas y defender las propias. Después del mitin electoral se hacen unas votaciones donde se proclama al partido vencedor. Descubren que, en las campañas electorales, algunas veces se gana y otras, se aprende.

Con este aprendizaje se introduce a los estudiantes en el funcionamiento del sistema, fomentando el trabajo en equipo, trabajando el discurso, la oratoria y la postura gestual correcta. Se han potenciado las capacidades de todos los alumnos ya que todos han tenido un rol importante, han utilizado las TIC para hacer el diseño y el marketing y han aplicado los conocimientos a la vida real. El objetivo en este sentido es inculcar el respeto a otras formas de pensar y fomentar el debate tolerante entre las diferentes fuerzas políticas.

“Es tradición en la escuela conceder una de las propuestas del partido ganador de las elecciones. Algunas de las propuestas llevadas a cabo en anteriores cursos han sido colocar espejos en los baños o instalar un ascensor para conseguir espacios sin barreras arquitectónicas. En este caso el alumnado también realizó un proyecto interdisciplinar para mejorar la movilidad en el centro escolar porque existían escaleras y cambios de nivel. Los resultados fueron todo un éxito tanto en el diseño como en la aplicación. Este año la propuesta ganadora ha sido muy innovadora. Ha consistido en crear unas cartas de recompensa, los estudiantes las llamaron “Santa Pavos”. Hemos preparado diez tarjetas secuenciadas por niveles. Están siendo, sin duda, la estrella actual en el Ciclo Superior. Los alumnos van ganando puntos mediante su día a día en el colegio a través de tareas académicas, de hábitos de estudio, de comportamiento, etc. En el aula tenemos un registro donde podemos ver la progresión de todo el alumnado en su duro entrenamiento. Cuando llegan a un cierto número de puntos pueden optar por una de las cartas de ese nivel. Para nuestro alumnado ha sido un éxito total, pues muchos se han animado a esforzarse aún más para poder hacerse con las tan ansiadas recompensas. Creemos que las habilidades a desarrollar son prácticamente infinitas dependiendo del uso y rol que quiera cumplir el maestro dentro del aula”, explica Portero.

Con este aprendizaje se introduce a los estudiantes en el funcionamiento del sistema, fomentando el trabajo en equipo, trabajando el discurso, la oratoria y la postura gestual correcta

En el Colegio “Santa Teresa de Jesús” de Terrassa quieren que sus alumnos se emocionen, jueguen y hagan un aprendizaje significativo. Por eso, entre muchas otras estrategias han apostado por la gamificación en el aula. La gamificación quiere que el alumnado se implique en su proceso de aprendizaje y sea el protagonista del mismo. Es clave que los estudiantes entiendan las dinámicas de juego que se llevarán a cabo y sigan adelante en la consecución de sus objetivos mientras realizan la actividad. Gamificar no es una tarea fácil, requiere gran esfuerzo y trabajo previo.

Como dijo Silva, Espinos e Hinojosa en 2010, “la motivación es un factor que involucra elementos cognitivos y afectivos. Nos ayuda a dirigir nuestras conductas para llegar a alcanzar nuestras metas. Es una variable que se infiere a través de la manifestación de ciertas conductas y que conjugan con otros factores para potenciar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Por lo tanto, las dos maestras pueden afirmar que el cerebro aprende y recuerda un aprendizaje cuando se emociona, cuando se le motiva”.

“Nos gustaría destacar que hoy en día, los profesores estamos obligados a innovar constantemente en nuestras aulas. Por ello, debemos estar siempre a la última en metodologías, nuevas tecnologías, materiales, etc. Con esta simulación hemos aumentado la motivación de nuestro alumnado. Cuando un estudiante está motivado aprende de forma más fácil y su actitud hacia el aprendizaje es más positiva. Gracias a los alumnos nos hemos lanzado a utilizar cartas de recompensa y sin duda las recomendamos ya que nuestra experiencia ha sido muy positiva. No creemos que haya ningún contenido en Primaria que pueda escaparse a la utilización de las mismas y en la mano del maestro está el poder de integrarlas. No debemos convertirlo en un juego competitivo donde algunos ganan muchas tarjetas y otros no tienen la oportunidad de conseguir todas las cartas que desearían. Estas deben ser un elemento motivador que les haga disfrutar y divertirse con su propio trabajo y aprendizaje”, concluye Planell.

0
Comentarios