fbpx

¿Existe un manual para padres con hijos adolescentes?

En lugar de un adolescente, lo que tienes ante ti es un proyecto de adulto que está pasando por un punto de inflexión en su vida.
Irene Losa AguadoViernes, 21 de January de 2022
0

© VALERY

Es frecuente encontrarnos en consulta a padres y madres completamente perdidos con respecto a cómo tratar con sus hijos o hijas adolescentes: todo son discusiones, mal ambiente, opiniones enfrentadas, desobediencia y mala convivencia.

Todos los padres y las madres del mundo estarían encantados ante la idea de que existiera un manual donde consultar todas las dudas que les surgen con respecto a la educación y al trato con sus hijos e hijas en plena adolescencia. Pero nada más lejos de la realidad: la adolescencia es una etapa que tus hijos e hijas viven con mucha incertidumbre, caos y constantes cambios, tantos, que llegan a sentirse completamente perdidos, ni siquiera ellos entienden qué les ocurre… cada chico o chica es un mundo, totalmente distintos unos de otros, y cada uno vive su adolescencia de una forma muy concreta. 

Aun así, no debes perder la esperanza. Existen soluciones, respuestas y alternativas que te pueden ayudar a mejorar tu relación con tu hijo o hija y a acercarte un poco más a él o a ella. Como padre o madre, eres tú quien debe recurrir a la fuente más fiable para encontrarlas: ELLOS.

Los adolescentes, aunque se puedan sentir perdidos, no dejan de intentar comprenderse a sí mismos, ahí es donde tienes una oportunidad para ayudarles a entender mejor qué les ocurre. Y puedes intentarlo acercándote a ellos con frases como estas:

“Estoy preocupada, no sé cómo hablar contigo sin que acabemos discutiendo, ¿cómo puedo hacerlo?”.

“No me cuentas nada de ti, y me gustaría conocerte mejor, ¿cómo puedo llegar a ti?”.

“No me gusta verte triste, quiero saber qué te ocurre, ¿te gustaría hablar de ello?”.

"

Quizá podáis estar sentados en el sofá los dos juntos, aunque sin hablar, solo enviándoos mensajes y pueda ser una vía que facilite su conversación contigo

"

También, es importante que utilices la creatividad y la empatía en tu búsqueda de soluciones: quizá recuerdes cuando tenías su edad, cómo te trataban los adultos de tu alrededor, cómo te hubiese gustado que lo hicieran y de ahí coger ideas para mejorar tu trato con tu hijo o hija. Puedes fijarte en lo que hacen en su tiempo libre, altamente probable que sean actividades muy distintas a las que solías hacer tu con su edad, ¿que sean diferentes significa que sean malas? ¿por qué no las conviertes en tus aliadas?

Si a tu hijo le cuesta hablar contigo, ¿has probado a escribiros a través de mensajes de móvil? Quizá podáis estar sentados en el sofá los dos juntos, aunque sin hablar, solo enviándoos mensajes y pueda ser una vía que facilite su conversación contigo.

"

No debes olvidar que se están haciendo mayores, tienen voz, voto, opinión, gustos más o menos definidos y como tal deben empezar a ser escuchados

"

Si a tu hija le gustan las series, películas, vídeos de YouTube… en lugar de criticarlas, ¿por qué no organizas un plan para ver con ella las que más le gustan? Puede que sea el primer paso de conocer mejor sus gustos y compartir una afición.

Puede que en ocasiones sigas tratando a tus hijos e hijas adolescentes como si fueran pequeños, quitando valor a lo que dicen, no dándole importancia a cómo se sienten o a lo que quieren hacer… pero no debes olvidar que se están haciendo mayores, tienen voz, voto, opinión, gustos más o menos definidos y como tal deben empezar a ser escuchados.

Como padre o madre, es difícil ver crecer a un hijo porque significa que dejan de necesitarte constantemente, que desechan tus consejos y siguen los suyos propios, que toman decisiones con las que no estás de acuerdo…

"

Aunque tu experiencia te indique que no están tomando las decisiones correctas, son ellos quienes deben descubrirlo y tomarse esos errores para aprender de cara a futuras ocasiones

"

Acercarte a ellos empieza por hacerles un pequeño hueco en el mundo de los adultos, aceptar que son ellos quienes deben elegir su camino y quienes deben aprender a ser consecuentes con las decisiones que toman. Aunque tu experiencia te indique que no están tomando las decisiones correctas, son ellos quienes deben descubrirlo y tomarse esos errores para aprender de cara a futuras ocasiones. Si no les dejamos equivocarse, les estamos quitando la oportunidad de aprender.

Seguro que, si te fijas, acabas dándote cuenta de que os parecéis más de lo que te imaginas y que tu en su momento también pasaste por esa época de aciertos y errores y que estos últimos enseñan mucho más que los primeros.

Si comienzas a escuchar, a respetar, haciéndoles sentir escuchados y respetados, encontrarán en ti como padre o madre una figura aliada, de referencia y seguridad a quien preguntar en caso de dudas. Cuanto más sepas de tu hijo o hija, más y mejor podrás ayudarle.

"

Quizás al terminar de leer este artículo, conviertas en tu propósito de 2022 mejorar tu relación con tu hijo o hija adolescente, y seguro que sería el mejor propósito del año

"

En definitiva, en lugar de un adolescente, lo que tienes ante ti es un proyecto de adulto que está pasando por un punto de inflexión en su vida. De cara al exterior, es como una tormenta… que terminará y dará paso a la calma. Está claro que, hasta llegar a ese momento de sol y tranquilidad, vas a pasar por momentos de fuertes lluvias, granizo y vientos huracanados, pero es que no todo va a ser fácil, será complejo, pero merecerá la pena.

Acompañar a tu hijo o hija en su búsqueda de respuestas, no solo le ayudará a encontrarlas, sino que también te ayudará a encontrar las que tú necesitas.

Quién sabe, quizás al terminar de leer este artículo, conviertas en tu propósito de 2022 mejorar tu relación con tu hijo o hija adolescente, y seguro que sería el mejor propósito del año.

Irene Losa Aguado. Psicóloga.

0