fbpx

La Educación en el horizonte 2030

Principios como sostenibilidad, inclusión, equidad, educación de calidad para todos son el fundamento de sociedades más justas, libres y solidarias, donde se hace realidad el desarrollo personal y social.
Miguel Ángel Sancho GargalloViernes, 21 de January de 2022
0

© LOGIN

Con el cambio de década estrenamos objetivos educativos con el horizonte del año 2030. Los diversos organismos internacionales parece que se han puesto de acuerdo para plantear esa fecha como marco de referencia para avanzar en la mejora de los sistemas educativos. La educación se posiciona como palanca clave para la consecución de los objetivos que se proponen, tanto personales como sociales.

Tres son los grandes programas que reúnen las diversas líneas de trabajo de la década.

  1. La Unión Europea con la formulación del Espacio Europeo de Educación y más allá (2021-2030). Plantea para 2030 la consecución y el ulterior desarrollo del Espacio Europeo de Educación como objetivo político general del nuevo marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación.
  2. Por su parte la OCDE establece un nuevo marco de aprendizaje en el que aborda el futuro de la educación y las competencias 2030.
  3. Y, finalmente, los ya bien conocidos y difundidos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, y especialmente su objetivo 4, que propone garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Del análisis de los mencionados programas, se deduce una buena noticia: la convergencia de objetivos alrededor de la educación y la especial relevancia que adquiere para responder a los retos que tienen planteadas nuestras sociedades. La situación producida por la Covid-19 lo ha resaltado de manera significativa. Principios como sostenibilidad, inclusión, equidad, educación de calidad para todos son el fundamento de sociedades más justas, libres y solidarias, donde se hace realidad el desarrollo personal y social, lo que se ha llamado por la OCDE como well being y que, necesariamente, tiene que expresar algo más que unas básicas condiciones materiales de partida.

Vamos a comentar brevemente el contenido de dichos programas y, de manera particular, el que se refiere al espacio europeo de educación 2030.

Los Objetivos Europeos de Educación

En todas las ediciones de Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español, se ha dedicado una sección al seguimiento del logro de dichas metas. Y la razón fundamental de darle relevancia, aunque no hay competencias europeas propiamente dichas en educación, radica en que el marco europeo para la cooperación en el ámbito de la educación y formación establece objetivos comunes, apoya la mejora de los sistemas nacionales de educación y formación, favorece el aprendizaje mutuo y el intercambio de buenas prácticas, a través del método abierto de coordinación.

Haciendo brevemente un poco de historia, el Consejo Europeo de Barcelona de marzo de 2002 estableció el programa de trabajo «Educación y Formación 2010» donde resaltaba el aprendizaje permanente como principio director de la sociedad del conocimiento.

El Consejo de 12 de mayo de 2009 sobre el marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación “Educación y Formación 2020” estableció los objetivos y, llegado el 2020, España ha conseguido alcanzar las metas indicadas para la escolarización infantil y para la educación superior. Al resto de objetivos les queda todavía un largo camino para su cumplimiento, sobre todo en lo relacionado con el abandono educativo temprano.

Con la llegada del 2021 estrenamos nuevas metas para el 2030, que van a constituir los puntos de referencia europeos en educación. Pasemos brevemente a señalarlos, pues a partir de ahora formarán parte de los indicadores de nuestro sistema educativo.

En el plano de los principios generales, hasta 2030, la consecución y el ulterior desarrollo del Espacio Europeo de Educación será el objetivo político general, plasmado en:

  • la realización personal, social y profesional de todos los ciudadanos, promoviendo al mismo tiempo los valores democráticos, la igualdad, la cohesión social, la ciudadanía activa y el diálogo intercultural;
  • la prosperidad económica sostenible, las transiciones ecológica y digital y la empleabilidad.

Y estableciendo cinco prioridades para la década:

  1. Aumentar la calidad, la equidad, la inclusión y el éxito de todos en el ámbito de la educación y la formación.
  2. Hacer del aprendizaje permanente y la movilidad una realidad para todos.
  3. Mejorar las competencias y la motivación en la profesión docente.
  4. Reforzar la educación superior europea.
  5. Respaldar las transiciones ecológica y digital en la educación y la formación y a través de estas.

A su vez, en la tabla A se actualizan o completan algunas de las metas señaladas para 2020.

"

Como novedad, se incluye que el porcentaje de alumnos de octavo curso con un bajo rendimiento en alfabetización informática debe ser inferior al 15%

"

Como novedad, se incluye que el porcentaje de alumnos de octavo curso con un bajo rendimiento en alfabetización informática debe ser inferior al 15%. Este objetivo responde al Plan de Acción de Educación Digital (2021-2027), donde se plantea la visión que tiene la Comisión Europea de una educación digital de alta calidad, inclusiva y accesible en Europa. Los resultados de la consulta pública que se hizo en 2020 arrojaron los siguientes datos:

  1. Casi el 60% de los encuestados no había recurrido al aprendizaje a distancia y online antes de la crisis.
  2. El 95% considera que la crisis de la Covid-19 supone un punto de inflexión en el uso de la tecnología en la educación y formación.
  3. Según los encuestados, los recursos y contenidos de aprendizaje online deben ser más adecuados, interactivos y fáciles de usar.
  4. Más del 60% considera que ha mejorado sus capacidades digitales durante la crisis, y más del 50% quiere mejorar aún más.

De ahí que la Comisión Europea decidiera por medio de dicho plan de acción, reforzar la cooperación y los intercambios en educación digital a nivel de la UE.

También como novedad, se focaliza el objetivo de empleo juvenil en el acceso al aprendizaje en el trabajo en sus diversas formas y variantes: todo un reto en nuestro país por lo que se refiere a la FP Dual que apenas pasa de un 3%.

El marco de aprendizaje 2030 de la OCDE

Para finalizar este comentario no quiero dejar de mencionar El Marco de Aprendizaje 2030 de la OCDE, donde se ofrece una visión y un conjunto de principios de apoyo para el futuro de los sistemas educativos.

Se centra en el bienestar para 2030 a nivel individual y social, y proporciona una visión holística del aprendizaje. Está diseñado para mostrar qué conocimientos, habilidades, actitudes y valores necesitan los estudiantes para configurar el futuro. Permite a los responsables políticos hacer un análisis de cómo estas competencias podrían integrarse en los planes de estudio existentes en lugar de crear nuevas áreas temáticas.

El Marco de aprendizaje 2030, desde una perspectiva más amplia, recoge también la competencia global contemplada en PISA 2018. Esta se define como una capacidad multidimensional que abarca la capacidad de examinar cuestiones globales e interculturales; comprender y apreciar diferentes perspectivas y puntos de vista; interactuar con éxito y de forma respetuosa con los demás; y tomar medidas hacia la sostenibilidad y el bienestar colectivo.

Ante la diversidad de metas y objetivos que se plantean, incluidos los establecidos por los ODS con relación a la educación, que ya se examinaron en la edición de Indicadores 2020, se hace necesario distinguir los medios de los fines, es decir, lo que tiene un contenido instrumental o lo que afecta sustancialmente al desarrollo personal y social. Analizando los diversos documentos, esa necesidad se vislumbra en el principio del Core Foundations, formulado por la OCDE:

“Para que todos los alumnos ejerzan su capacidad de acción y naveguen por sí mismos hacia la realización de su potencial, la investigación sugiere que los estudiantes necesitan fundamentos básicos. Los conocimientos, capacidades, actitudes y valores básicos para 2030 abarcarán no sólo la alfabetización y la aritmética, sino también la alfabetización digital, la salud física y mental, y las habilidades sociales y emocionales”.

En la medida en que esa aspiración de educación integral se plasme en la articulación armónica de las diversas dimensiones que constituyen la persona humana, se hará posible en ella y en la sociedad un well being con fundamento.

Miguel Ángel Sancho Gargallo. Presidente de la Fundación Europea Sociedad y Educación.

Este artículo forma parte del informe anual, el séptimo de la serie titulada Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español, la Fundación Ramón Areces y la Fundación Europea Sociedad y Educación reúnen, desde 2015, una selección de datos descriptivos sobre la situación y evolución del sistema educativo español, utilizando fuentes estadísticas y estudios nacionales e internacionales, y los abordan desde una perspectiva comparada y actualizada a 2021.

0