fbpx

Europa forjará a los habitantes más lenguaraces del planeta

La diversidad lingüística es un elemento clave del patrimonio europeo. Esta riqueza de lenguas ofrece a los habitantes del continente la oportunidad de aprender idiomas y sacar el máximo provecho cultural y económico. Asimismo, contribuye a fomentar la tolerancia y la comprensión entre personas de distintos orígenes.
Miércoles, 7 de March de 2001
0

Diversidad (de lenguas) y oportunidad (para conocerlas) son los dos elementos que han inspirado al Consejo de Europa y a la UE para organizar el Año Europeo de las Lenguas 2001. Porque nunca es demasiado tarde, o demasiado pronto, para aprender a hablar o comprender un idioma nuevo, y mucho menos si se trata del de nuestros vecinos. La primera y mejor forma de participar en el Año Europeo de las Lenguas consiste en comenzar a aprender un nuevo idioma extranjero o a mejorar los conocimientos actuales. Además, todos los ciudadanos pueden concurrir a las manifestaciones y actividades que se desarrollen en su país o región o reunirse con otras personas, en su entorno o en otros países, para organizar sus propios proyectos.

Entre las múltiples actividades previstas para estos doce meses se incluyen la manifestación de apertura (Suecia) y de clausura (Bélgica); la celebración del Día Europeo de las Lenguas (26 de septiembre); la publicación de una breve guía con consejos para los estudiantes de idiomas; exposiciones a nivel local, regional o nacional, etc. En su caso, los profesores de idiomas y los formadores pueden servirse de las actividades organizadas para hablar de su trabajo y motivar a los alumnos. Pero lo mejor para informarse de todo lo que acontecerá este año es consultar la página www.eurolang2001.org donde se incluye un calendario detallado y se proponen actividades atractivas.

Innovación lingüística

Con el fin de promover el conocimiento de idiomas, el Consejo de Europa ayuda a los Estados miembros a aplicar nuevos programas de enseñanza y promueve técnicas innovadoras de aprendizaje y formación de profesores. Además, esta institución ha diseñado recientemente el Carné europeo de lenguas, un documento reconocido en el que los estudiantes de idiomas de cualquier edad y entorno pueden dejar constancia de sus competencias lingüísticas y de sus experiencias culturales más significativas. Este aval podrá utilizarse en la presentación de solicitudes de empleo, para acceder a instituciones educativas, etc.

La Comisión Europea, por su parte, pretende aumentar el porcentaje (44 por ciento) de los ciudadanos de la Unión que pueden conversar en un idioma distinto de su lengua materna. Los programas Sócrates (Comenius, Erasmus y Grundtvig) y Leonardo da Vinci colaboran en el cumplimiento de estos objetivos, junto a otras ideas como la concesión del sello europeo a las iniciativas más innovadoras de aprendizaje de idiomas y la financiación de proyectos para promover y mejorar la enseñanza de las lenguas regionales y minoritarias.

0
Comentarios