fbpx

Perdiendo la infancia (y la vida) en primera línea de batalla

Aprovechando que el 12 de febrero se celebraba el Día Mundial en contra de la utilización de Niños Soldado, China Keitetsi ha visitado nuestro país para contarnos sus propias experiencias como niña soldado ugandesa. Sus estremecedoras memorias han quedado plasmadas en el libro Mi vida de niña soldado.
Miércoles, 16 de February de 2005
0

Autor: Zaida PÉREZ DE ARANDA

Mi vida de niña soldado (Maeva Ediciones) es el primer libro que aborda este tema en primera persona. Desde su propia experiencia en Uganda, China Keitkesi refleja la historia de una infancia arruinada, al mismo tiempo que lanza un mensaje de esperanza para los menores que se encuentren en esta situación.

“Los abusos y las humillaciones son para el alma como las cicatrices que llevo en el cuerpo y que no desaparecerán mientras viva”, ha declarado China, que cayó en manos del indisciplinado y vengativo Ejército Nacional de Resistencia de Y. K. Museveni a los ocho años de edad, tras escaparse de casa por los maltratos de su abuela y su madrastra.

Al principio pensaba que todo era un juego, pero pronto se convirtió en una guerrillera temible, tomó parte en matanzas atroces y vio caer en combate a muchos de sus pequeños camaradas –los niños eran enviados a primera fila como carne de cañón–. Para colmo, ella, al igual que las demás niñas soldado, cuando ni siquiera le había venido su primera menstruación, tenía que mantenerse a disposición de cualquier oficial al que se le ocurriese exigir sus favores. Mientras tanto, su vida de guerrillera prosperaba y con tan sólo 16 años se convertía en jefe de la escolta del ministro Ahmad Kashilingi.

Tras 10 años de sufrimientos, China conseguía asilo político en Dinamarca, donde estuvo trabajando en una guardería. Actualmente, se ha convertido en una de las embajadoras por la causa de los niños soldado y colabora con Unicef y Amnistía Internacional viajando por todo el mundo dedicada a su campaña contra el reclutamiento de los niños soldado.

No en vano, según la Coalición internacional para acabar con la utilización de los niños soldado, hoy en día existen 500.000 niños soldado y 300.000 de ellos combaten en primera fila. Además, estos menores son objeto de abusos sistemáticos y están expuestos a morir constantemente en combate.

Entre los años 2001 y 2004, el fin de conflictos como los de Afganistán, Angola o Sierra Leona permitió la desmovilización de unos 40.000 niños; sin embargo, al mismo tiempo, sólo en Costa de Marfil y Sudán fueron utilizados 25.000 menores. 

0
Comentarios