fbpx

Ni racismo ni guetos

A través de representaciones teatrales, canciones en diferentes idiomas y otras sorpresas, el festival de fin de curso en el Colegio “San Antonio” de Madrid ha servido para que los niños de las 19 nacionalidades que estudian en este centro muestren el excelente ambiente que les rodea.
Miércoles, 8 de June de 2005
0

Autor: Belén BRITO

Una moderna adaptación del texto de Don Quijote y una representación con pequeños actores de diversos países es el punto de arranque del festival de fin de curso del Colegio “San Antonio”. Alumnos de 3º a 6º curso de Primaria han realizado un gran esfuerzo para llevar a escena esta obra de teatro que vienen preparando desde hace más de un mes y cuya decoración han elaborado ellos mismos.

Pero el espectáculo apenas empezaba. Diferentes actividades artísticas se sucedieron a lo largo de toda la tarde: un brindis típico del País Vasco realizado por los alumnos de 3º inauguró la función. Luego, la nota musical y alegre la pusieron los alumnos de 4º con Sancho, Quijote, y otras canciones en inglés como Happy Days y In the Morning, por alumnos de 3º y 4º, o Tidy Up y It´s time to say goodbye, entonada por los de 5º.

Además, se presentaron melodías de otros países como Ben Ha Min, una canción oriental presentada por los alumnos de 5º, u otra húngara por los de 6º. Finalmente, una poesía en homenaje a uno de los profesores del centro.

Integración y convivencia

Una de las pequeñas artistas, Michelle López, tiene diez años y hace seis que vive en Madrid. Ha participado en el festival interpretando una canción a la flauta junto a sus compañeros de clase. Según ha comentado su padre, “la integración fue dura al principio porque le costaba entender las diferentes expresiones y palabras, pero al cabo de pocos meses Michelle estaba totalmente integrada con sus amigos de diferentes países”.

Y es éste el punto más positivo que apuntan los profesores del centro. Los niños se adaptan muy bien y se crea un excelente clima de convivencia entre los pequeños de las diferentes nacionalidades. Uno de los profesores nos comentó que en su clase de 5º de Primaria hay 25 alumnos, de los cuales 24 son extranjeros: “Existe un grupo uniforme que son la mayoría, y hay también otros alumnos que necesitan clase de Compensatoria y apoyo, como los que desconocen el idioma o los que tienen que nivelar sus conocimientos”. De hecho, en el centro existen 58 alumnos de Compensatoria de los 210 alumnos.

Debido a esta diversidad se improvisan muchas actividades, por ejemplo, bailes regionales de los diferentes países o dulces típicos en Navidad. Todo ello resulta muy enriquecedor. Además, como afirman los docentes, “es muy gratificante cuando los niños y los padres nos agradecen nuestra labor que, muchas veces, es individual y también observar los progresos que consiguen los niños”.

Luis Peña, director del colegio, insiste en que “el ambiente de convivencia es extraordinario entre los alumnos. Es imposible que haya problemas de racismo, guetos o cualquier tipo de discriminación porque existen diversas nacionalidades”.

Un colegio multicultural

El Colegio “San Antonio” está ubicado en uno de los distritos con mayor diversidad de la capital, Tetuán. De ahí que un 86% de su alumnado pertenezca a otras latitudes y hasta 19 nacionalidades diferentes se integren en este centro. Un gran contingente de niños de países sudamericanos y caribeños ocupan las aulas, pero también otros chicos de Bangladesh o Filipinas.

Sin embargo, esto no es motivo para que exista una mala convivencia entre los estudiantes del colegio. Todo lo contrario. Niños de Infantil y Primaria, españoles y extranjeros, estudian en un centro donde prima la multiculturalidad y donde día a día se enriquece el ambiente estudiantil. Los profesores no dejan de mencionar el aprendizaje mutuo y el reto que significa para ellos como enseñantes, ya que desde hace más de seis años que empezaron a llegar estos niños al centro no se han parado de hacer actividades de los diversos países para integrarlos. 

0
Comentarios