fbpx

Un amigo con mucho Don Aire

El CEIP “Gonzalo Fernández de Córdoba” presentó en la Feria de la Ciencia en Madrid un proyecto para demostrar que el aire existe aunque no se pueda ver, partiendo de distintas experiencias cercanas a la realidad cotidiana del alumnado con juegos de percepción sensorial.
Miércoles, 15 de June de 2005
0

Un amigo con mucho Don Aire es el título de esta experiencia de Física dirigida a alumnos de Educación Infantil. Soltando el aire de un globo se ha escuchado el sonido que produce y sus variaciones. Asimismo, se ha experimentado con el instrumento artesano: se siente en la piel la brisa producida por un abanico, las pajitas y el fuelle. También se ha jugado a taparle los ojos al estudiante de forma que tenía que descubrir el aire a través del oído y el tacto.

Las actividades propuestas han sido: Me sientes luego existo, Rascamontañas, El aire ocupa lugar y Cachivaches voladores.

Me sientes luego existo

Con una balanza artesana se ha comprobado que el aire pesa cuando en un extremo hay un globo inflado y en el otro uno sin inflar. Además, se puede atrapar el aire llenando una bolsa de plástico, también con el instrumento artesano, y con un globo. El visitante ha descubierto diversas propiedades del aire manipulando los materiales del aula y utilizando los diversos sentidos.

La actividad Rascamontañas ha consistido en la construcción de una maqueta con arena, la cual fue sometida a la fuerza del aire. A través de esta acción se ha observado cómo se erosionaba y así se ha demostrado que el aire es uno de los principales agentes de erosión.

Para ello se han empleado diversos materiales, como arena de mica y pajitas. Con la maqueta, al soplar sobre la cima de la montaña con una pajita, ésta se transformaba en un cerro. Además, se ha comprobado que soplando con la pajita en la falda el aire dibuja cárcavas. Por último, arrastrando arena de un lado a otro de la duna, se ha observado cómo la duna va desplazándose, por lo que se ha concluído que el aire mueve las dunas.

El aire ocupa un lugar

En este experimento se ha hecho hincapié en el hecho de que el alumnado planteara hipótesis científicas, y después se ha comprobado si las hipótesis eran correctas. Para esta actividad se ha empleado una pecera con agua, un vaso, pelotitas de ping-pong y papel. En la pecera con agua hay una pelota flotando, con ello se pretende demostrar que el aire ocupa un lugar y que donde hay aire no puede entrar agua.

Por eso, se llena un vaso con aire y se pone encima de la pelota hundiéndolo hasta el fondo de la pecera. Se comprueba que no entra agua en el vaso, por lo que la pelota queda en el fondo. Posteriormente se deja salir el aire en forma de burbujas, éste sale, el agua entra en el vaso y la pelota sube.

Este experimento se puede confirmar también introduciendo una bola de papel en el vaso y hundiendo el vaso hasta el fondo de la pecera porque se verifica que el papel no se moja. Se plantearon diversas hipótesis, algunos visitantes pensaron que el papel no se mojaba porque había magia, pero los alumnos contestaron “es ciencia, no magia”.

Con estas actividades los alumnos han aprendido de forma divertida y casi sin darse cuenta los principios de acción del aire en la vida cotidiana y en el entorno del medio ambiente.

Cachivaches Voladores

Ésta es la última prueba propuesta en la experiencia. Se han elaborado distintos cachivaches voladores contando con diversos materiales plásticos. A la vez, se ha decorado el stand de la feria con múltiples cachivaches e ingenios voladores elaborados por los alumnos y sus familias, incluido un molino de viento de grandes dimensiones. Para esta actividad se han empleado: cartulinas, tijeras, gomets, rotuladores, clips, pegamento, fichas con siluetas de diferentes cachivaches voladores: cometas, helicópteros, boomerangs. Con todo ello, el visitante pudo desarrollar cachivaches voladores como aviones de papel, cometas… Se propuso a los estudiantes que hicieran hipótesis sobre el comportamiento que iba a tener el cachivache en el aire y se les preguntó el comportamiento de éste en suspensión. En esta prueba es donde más participación se experimentó, ya que en ella se agudizó el ingenio para crear aparatos voladores.

Mª José de la TORRE
Begoña FDEZ. SÁNCHEZ
Eva Mª PAN BOHÓRQUE Pedro Enrique POLO SOLTERO
CEIP “Gonzalo Fernández de Córdoba”, Madrid. 

0
Comentarios