Puppet are OK in class

Pocos recursos metodológicos resultan tan atractivos y versátiles para la clase de lengua extranjera en Educación Infantil y Primaria como las marionetas y los peluches.
Miércoles, 8 de noviembre de 2006
0

Fundamentalmente estos materiales nos sirven para asumir el papel de personajes que no están presentes en el aula, como, por ejemplo, ser un hombre si la maestra es mujer, una persona más joven o mayor, un visitante extranjero, un personaje conocido, una mascota o un amigo muy especial para todos los alumnos.
La marioneta debe reflejar el alter ego del maestro, el cual debe (sobre)actuar haciendo uso de todo tipo de recursos expresivos y gestuales, siempre con el propósito de atraer la atención y estimular la imaginación de los alumnos.
Dependiendo del propósito que nos hayamos marcado, la marioneta puede convertirse en el ejemplo a seguir a la hora de representar un modelo de interacción que los niños esperan alcanzar algún día, o bien puede convertirse en un “alumno difícil” que no hace nada correctamente o continuamente crea problemas al no obedecer la normas comunes de convivencia. De este modo la clase se sentirá orgullosa de lo bien que hacen las cosas y de su comportamiento, con lo cual la marioneta le servirá de medio para trabajar los contenidos actitudinales de forma práctica y efectiva.

Actividades

La cantidad de actividades y juegos a realizar es inagotable, el único límite es nuestra imaginación y la del alumnado:
–La variedad y colorido de las marionetas nos proporcionan el recurso ideal para trabajar todo tipo de descripciones físicas: tamaño, color, ropas, partes del cuerpo.
–La diversidad de personajes y roles nos permite trabajar temas de familia y parentesco, profesiones, aficiones, gustos, etc. Además, por medio de marionetas se puede introducir en el aula todo tipo de vocabulario relacionado con el tema de interés que estemos trabajando.
–La marioneta también puede asumir el papel del maestro, lo cual servirá de estímulo añadido, además de una novedad para romper las rutinas cotidianas. Por otro lado, es un complemento ideal para llevar a cabo pequeñas dramatizaciones que ayudan a crear un contexto significativo en el aula.
–A los alumnos, al igual que a algunos maestros, les encanta dar vida a personajes de todo tipo. Principalmente en la etapa de Educación Infantil y en el primer ciclo de Primaria, el deseo de utilizar un peluche o marioneta puede servir de motivación para aquellos alumnos más tímidos o retraídos, ayudándoles a expresar sus emociones y a sentirse más relajados.
–Prestar la atención adecuada al lenguaje no verbal y gestual como medio de relación y comunicación fundamental para el desarrollo integral de la persona, haciendo especial hincapié en la expresión de sentimientos que ayudarán al niño a ponerse en el lugar de otras personas.
–Situarse frente a un espejo y trabajar las posibilidades que te ofrece de cara a su empleo en el aula (la improvisación también es importante).
Las marionetas pueden obtenerse en las editoriales, en tiendas variadas, etc., aunque son preferibles aquellas hechas en el aula por los propios alumnos con ayuda del maestro.

Roberto FLÓREZ
CRA Laciana
Villager de Laciana (León)

0
Comentarios