De cualquier tipo de pizarra al ordenador

Mimio ofrece herramientas para conseguir mayor eficacia educativa en las aulas españolas

Alicia AdroverMartes, 4 de mayo de 2010
0

El jueves pasado el proveedor de tecnología para el aula Mimio ofreció una demostración de sus nuevos productos para mejorar la enseñanza educativa de manera interactiva. En la presentación, se mostró el funcionamiento de dos  de las herramientas que ya están en el mercado, pero que debido a su utilidad es necesario que sigan dándose a conocer entre el profesorado.

Se trata de dos tipos de soporte: Mimio Interactive Mimio Pad. La primera herramienta es una barra portátil de un metro de longitud aproximadamente y muy poco peso, que puede pegarse fácilmente a la pared del aula. El objetivo es, que gracias a su sistema de infrarrojos, se puede transformar cualquier pizarra convencional en interactiva.
¿De qué manera? Pues a través de una lámina sobre la pizarra del aula, o bien sobre ésta misma –da igual si es de las verdes de toda la vida para tizas o de las blancas para rotuladores–, se proyectarán los contenidos que el profesor prepare para su clase. Mimio Interactive viene acompañado de Mimio Capture, cuatro lápices digitales de colores para dibujar y anotar todo aquello que se grabará y guardará como archivo digital.

Con la ayuda de estos lapiceros, los alumnos podrán salir a la pizarra a escribir, señalar o  apuntar todo aquello que se les mande y automáticamente quedará grabado en el ordenador. En el caso de que haya más aparatos en el aula, no habrá problema para que también se almacene la información. Además, permite el acceso a cualquier contenido de Internet por si resulta necesario para la lección.

De una clase a otra
Dentro de las ventajas de la barra Mimio, las más valoradas son:
Portabilidad. Ofrece la oportunidad al profesor de trasladarse de una clase a otra sin problema para explicar los contenidos que están almacenados dentro del dispositivo.
Distancia. Sin tener que levantarse de la mesa, el docente puede manejar la información mientras está sentado a la vez que se proyecta en la pizarra para los chicos. Lo máximo son diez metros.
Memoria. Hasta 250 páginas pueden almacenarse dentro del sistema para usar en cualquier momento.
Adaptabilidad. Es compatible con cualquier programa de ordenador y superficie, como una mesa o pared. También se amolda a cualquier tamaño de pizarra. Si hay dos o varias, se pegan cuantas  barras sean necesarias hasta cuatro.

El otro instrumento presentado es Mimio Pad. Este tablet interactivo simula una especie de pizarra individual para profesores y alumnos que va conectado a la pantalla del ordenador. Lleva un lápiz incorporado y en función de lo que se quiera hacer sobre la imagen proyectada, se moverá el lápiz en el tablet. La idea es trabajar desde la silla.

Más información sobre las posibilidades en www.atlanticdevices.com.

0
Comentarios