Los expertos piden que la Religión tenga el mismo peso académico que las otras materias

Martes, 25 de mayo de 2010
0

La editorial PPC, del Grupo SM, celebró la semana pasada en Madrid el Foro Religión y Escuela, con motivo de la celebración del 25 aniversario de la revista del mismo nombre, y como marco de debate tras la presentación de Informe de la Fundación SM Protagonistas de la clase de Religión.

Durante la jornada se desarrolló una mesa redonda que abrió Luis Otero, vicario de Enseñanza de Santiago de Compostela, quien se preguntó si estos datos responden a la realidad de la asignatura o al deseo de una realidad expresada por sus protagonistas.

En su opinión, ante “la propaganda” que dice que la clase de Religión “no sirve para nada”, calificó como muy positivos los datos que avalan que la clase de esta materia forma en valores, mejora la cultura y fortalece la fe, según señalan en el informe familias y alumnos. Otero cree que la asignatura debe tener el mismo peso académico que el resto para que sea correctamente valorada y que haya una opción del mismo nivel, para que esta elección no vaya en detrimento de los que la cursan.

Por su parte Juan Antonio Ojeda, secretario general de FERE-CECA, coincidió en que la asignatura tiene pendiente “un estatus de normalización”. Y señaló que “la Religión” se está utilizando como arma arrojadiza desde algunas posturas e intereses.

En su opinión, “la asignatura necesita mayor calidad, rigor y dimensión”, “debe ser abierta, que tienda la mano y propicie el diálogo con la sociedad y con las otras religiones, porque debe fomentar una cultura de paz, de diálogo, de comprensión, de no violencia, que contribuya a una práctica más solidaria, a la equidad y a la justicia, o a romper los límites de esta sociedad individualista, para construir una sociedad más crítica y más plural”. Para Ojeda, la asignatura “debe formar a la persona en su integridad y dar respuesta en los valores. Debe generar identidad y convicciones”.

Por su parte Alejandro Tiana, director general del Centro de Altos Estudios de la OEI, señaló la importancia del informe tras diez años sin un análisis objetivo y en profundidad de esta materia. En este sentido, destacó la imagen que desprende el informe “es positiva, de normalidad”. Aunque subrayó que esto no aleja el debate de un tema que “genera controversia”.

Para Tiana, existen tres focos destacados de debate. Por un lado, definir “cuál es el papel de la clase de Religión, qué significa enseñar religión”, si es una tarea educativa o evangelizadora. Tiana dijo que la confesionalidad de la materia genera un debate entre los propios profesores. Están igualados los que están a favor de este carácter confesional y los que están en contra.

Por su parte, Carlos Esteban, autor del informe, señaló que “la iglesia ha creado una enseñanza de la religión totalmente legal, pero no ha sabido explicar esto a la sociedad”.

0