“No sería ningún drama que el Ministerio de Educación recuperase competencias”

El próximo 22 de mayo los madrileños están llamados a las urnas para elegir Gobierno. MAGISTERIO ha querido conocer las diferentes propuestas que hacen en materia educativa.

Laura del PozoMartes, 26 de abril de 2011
0

Luis de Velasco, candidato por UPyD a la Comunidad de Madrid (Foto: UPyD)

Luis de Velasco Rami, economista y ensayista valenciano, comenzó su andadura política en el año 1967. Ha militado en el PSOE y en el Partido de la Ciudadanía, ha sido miembro de la  junta directiva de la Asociación ProDerechos Humanos (Apdhe) y ha colaborado con diferentes medios impresos como Diario 16 o Estrella digital. Actualmente forma parte del  Consejo de Dirección del partido Unión Progreso y Democracia (UPyD) y es su candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Con motivo de las próximas elecciones del 22 de mayo, MAGISTERIO le ha entrevistado para conocer sus propuestas en materia educativa para esta comunidad.

¿Qué lugar ocupa la Educación en la lista de prioridades de UPyD en la Comunidad de Madrid?
Nuestro partido sitúa la Educación prácticamente en el primer lugar y es que es un aspecto muy importante, con múltiples matices desde el punto de vista social, de la convivencia, económico, etc. Por eso no nos podemos olvidar de ella.

Con esta consideración, ¿qué valoración hace de la situación de la enseñanza en la Comunidad de Madrid?
Pues no es mala del todo, porque yo siempre digo que cuando se hacen las cosas bien hay que reconocerlo. En la Comunidad de Madrid ha habido avances, no es de las peores, pero si tuviese algo que reprochar es la limitada atención a uno de los elementos que desde UPyD consideramos clave, la enseñanza pública no universitaria. Y es que nuestra región es una de las autonomías que menos fondos destina a este fin.

Y luego, en otro orden de cosas, creo que hay que recuperar los valores del mérito y el esfuerzo en las aulas, fomentando la convivencia y el respeto al profesorado, que es un elemento clave en el sistema educativo. Hay que volver a valores tradicionales –yo siempre digo que soy un niño de la posguerra– que se han perdido en nuestra escuela, como son el respeto, la disciplina, el estudiar, el aprobar… es decir, que a los chicos les quede claro que al colegio se va a aprender, que es casi su única obligación.

En este sentido, UPyD reclama como propia la iniciativa de conferir al docente el estatus de autoridad pública.
No, bueno, nosotros presentamos en su momento una proposición de ley que fue rechazada y que posteriormente asumió el Partido Popular y después la Comunidad de Madrid. En este sentido, nos parece bien que se haya promulgado una norma que confiera al profesor el estatus de autoridad, ya que UPyD considera que el docente es la pieza clave en la escuela.

¿Cuáles son sus propuestas en materia educativa?
Para empezar, dedicar más fondos a la enseñanza, y me estoy refiriendo fundamentalmente a la escuela pública que es el eje principal: aportar más dinero por estudiante, más recursos para mejorar la atención al alumnado con más dificultades, incrementar el salario del profesorado, revalorizando su labor de cara a la opinión pública y fomentando el respeto en las aulas.

También nos parece un tema importante avanzar en lo que se ha venido a denominar enseñanza bilingüe –un término muy inexacto sobre el que habría  que matizar y que a mí me parece una denominación exagerada– queremos fomentar el aprendizaje del inglés y en inglés, porque prácticamente es la lengua franca en el mundo. Y por último, en nuestro programa hacemos hincapié en un tema que está muy abandonado en España, el de la cultura de la evaluación. Es muy importante que se creen instrumentos a través de los cuales podamos conocer el estado del sistema educativo y corregir aquello que sea necesario. Siempre hay cosas que mejorar.

En cuanto a la Educación concertada, nosotros valoramos y respetamos este segmento, aunque consideramos necesario que exista un mayor control sobre el mismo, en tanto en cuanto se está financiando con dinero público de los contribuyentes. Asimismo, creemos que es prioritario que se incida en la importancia de una escolarización más equilibrada de alumnado extranjero o con necesidades educativas.

Bilingüismo y defensa de la pública son temas que UPyD tiene en común con PP y PSOE, pero en su programa hay dos aspectos novedosos: la devolución de las competencias y el Bachillerato de cuatro años.
Para nuestro partido la devolución de las competencias educativas al Gobierno central es un paso clave, porque entendemos que la existencia de 17 sistemas educativos diferentes no contribuye a la mejora de la calidad de la enseñanza. No creemos que un sistema fraccionado, con regiones donde se da la circunstancia de que hay dos lenguas, como es el caso de Cataluña, sea bueno. No es admisible, por ejemplo, que la Historia que se estudia varíe de unas autonomías a otras. En este sentido, la Alta Inspección del Ministerio no funciona, por lo que pensamos que la solución es que el Estado central vaya recuperando paulatinamente estas atribuciones. No es ningún drama.

¿Y el Bachillerato de cuatro años?
Consideramos, y así se recoge en nuestras propuestas, que el actual Bachillerato de dos años es insuficiente, por lo que apostamos por una etapa más larga, que se inicie a los 14 años y que ofrezca la posibilidad a aquellos alumnos que así lo deseen, de iniciar la Formación Profesional a esta edad. Es, por lo tanto, una propuesta doble, ya que también perseguiría la revalorización social de la FP.

¿En qué sentido?
Social y culturalmente. Todos sabemos que históricamente la Formación Profesional ha estado poco valorada –no sé si por razones sociales, económicas, etc.–, pero la realidad es que en los últimos años el mercado laboral ha ido demandando cada vez más profesionales especializados procedentes de este tipo de formación. Hay que incidir en la importancia de estos estudios, mejorando la dotación y la oferta. Y hay que potenciar iniciativas, como las recientes Olimpiadas de FP, que sirven de escaparate de estos estudios, al tiempo que son un incentivo para lo jóvenes.

La presidenta regional sorprendió a todos con el anuncio de la creación de un Bachillerato de Excelencia, ¿qué valoración le merece?
Personalmente, creo que es una idea que no me convence. La excelencia debe ser una  para todos, para lo cual es necesario dedicar recursos y una serie de políticas, como he indicado anteriormente y, además,  considero que hacer una selección de aquellos alumnos que en principio parecen estar llamados a ser los líderes, etcétera, a una edad tan temprana me parece enormemente arriesgado. Pienso un poco en mi experiencia particular, en aquellos estudiantes que parecían tan capaces en los años escolares y que después no han tenido tan buenos resultados.

Me parece que esa segregación no es buena, todos los alumnos deberían aspirar a la excelencia y si un estudiante necesita apoyo o refuerzo, se deben arbitrar las medidas necesarias para ello.

0
Comentarios