fbpx

Los Colegios Saludables de este año reciben su certificación de calidad

Colegios Saludables es un programa organizado por el periódico Padres y Colegios con la colaboración de Kellogg’s y asesorado por la Asociación de Educación para la Salud (Adeps).

Tamara FariñasJueves, 3 de November de 2011
0

Se basa en la introducción de hábitos saludables en la escuela. Desde su nacimiento en 2008 ha desarrollado un sello de calidad para evaluar a los centros escolares españoles en su trabajo por la promoción de estas buenas prácticas.

El programa de apoyo para Educación para la Salud en las escuelas se basa en cinco fases: información, formación, asesoría personal, evaluación y reconocimiento. Este reconocimiento tiene gran importancia para las familias, que no exigen solamente un centro con un determinado nivel de transmisión de conocimientos, sino que valoran mucho “otros aspectos que forman parte de la Educación integral de la persona y uno de ellos es la Educación para la Salud”, según explicó José María de Moya, director de Padres y Colegios y MAGISTERIO.

A lo largo de este año, Colegios Saludables ha aumentado su número de integrantes hasta llegar a ser 160 los centros escolares que han participado en esta primera edición, aunque sólo la mitad han recibido el certificado. En el acto estuvieron presentes José María de Moya, María Sáinz, presidenta de Adeps, y Amparo Lobato, directora de Nutrición y Relaciones Públicas de Kellogg’s España. De las 160 escuelas que han luchado por recibir su certificado de Colegio Saludable “no todas han conseguido el sello de calidad”, explicó José María de Moya.

María Sáinz, presidenta de Adeps, remarcó la importancia de este programa de Colegios Saludables, con el que la asociación que preside comparte muchos valores, y agradeció la oportunidad de avalar científicamente este proyecto. La Adeps ha formado a muchos docentes en materia de promoción de Educación para la Salud en el ámbito escolar y, por ello, María Sáinz instó a fomentarla, ya que muchos de los fines del programa Colegios Saludables “coinciden con los objetivos fundacionales de la asociación”.

La directora de Nutrición y Relaciones Públicas de Kellogg’s España, Amparo Lobato, explicó en base a los estudios sobre exceso de peso que han realizado desde la empresa en la que trabaja –enKid en el año 2000 y Aladino en 2011– el problema que conlleva el ritmo de vida de los alumnos actuales. La disminución de actividad física regular, en la escuela y en el tiempo libre, y su mala alimentación han llevado a que, en este último año, haya un preocupante 31,4% de jóvenes con exceso de peso.

Amparo Lobato recalcó la relevancia del almuerzo como la comida más importante del día, y explicó que “sólo un 7% de los niños toman un desayuno completo” –lácteos, fruta y cereales–, lo que permite mejorar su ritmo a lo largo del día. La principal causa de esto viene de su hogar, explicó Lobato: “Los adultos somos los que peor desayunamos”, sólo un 9% almuerza adecuadamente, por eso es difícil que los hijos aprendan a hacerlo sin un referente en su hogar. La importancia de adoptar estas rutinas saludables reside en que a medida que los niños crecen, los hábitos empeoran. Por lo tanto, es necesaria una Educación que enseñe a tomar esas prácticas antes de que los niños tengan libertad de decisión y así puedan seguir con la costumbre, en este caso, de desayunar correctamente.

Las causas básicas de esta tendencia al exceso de peso en los jóvenes como son el sedentarismo y la mala alimentación –no realizar las cinco comidas diarias recomendadas, ni tomar fruta y verdura, etc.– son exactamente las mismas causas que Óscar Ricardo Oro reconoce en la mala salud de las personas de la tercera edad. Este psicólogo, presidente de la fundación argentina Viktor Frankl, encuentra en estos dos puntos fundamentales –el sedentarismo y la mala alimentación– las causas por las que los ancianos no pueden envejecer con salud. Son “dos constantes que nos llevan desde el inicio al final de nuestras vidas”, expresó Óscar Ricardo.

Antes de la entrega de los diplomas, José María de Moya recordó las dificultades que existen en los centros escolares a la hora de llevar a cabo programas de Educación para la Salud. La ausencia de formación de los docentes y la falta de material didáctico y de herramientas de comunicación –páginas web– han sido los grandes obstáculos que han encontrado las escuelas en su camino de promoción de la Educación para la Salud. A pesar de ello, el esfuerzo que han realizado por abordar este tema ha conseguido que más del 90% de las escuelas impartan alguna materia de Educación para la Salud –alimentación, higiene, prevención de drogas, prevención de accidentes, actividad física y Educación sexual–. Precisamente por sus programas exitosos fueron entregados los sellos de calidad de Colegios Saludables a 80 centros escolares de toda España que han logrado salvar las dificultades y educar a sus alumnos en la vida sana.

Los colegios sanos de hoy y mañana
Celia Ruiz Alarma es la jefa de estudios del Colegio “Villamadrid” de Villaverde (Madrid). En sus dos años de vida, este centro ha alcanzado los 1.100 alumnos.

No ha participado en la primera edición de Colegios Saludables. “He venido para ver si lo estamos haciendo bien. Participaremos el año que viene pero no nos importa tanto el certificado como saber que nuestro trabajo va por buen camino” , explicó Celia. En el inicio del curso, “Villamadrid” organizó charlas con los padres para introducirles en el tema y ha creado Vida sana, un programa autónomo dividido en tres temáticas: alimentación, higiene y reciclaje:

    • Tienen un menú para los recreos, desde Infantil hasta Secundaria, que comen junto al profesor para evitar que tiren lo que no quieren, y está totalmente prohibido llevar productos industriales. El colegio tiene un menú especial para una clase con alto número de alérgicos, que se aplica a todos los compañeros, tengan o no ese tipo de reacciones.

    • Es obligatorio lavarse los dientes después de comer y tienen un tiempo estipulado para ello. Tras la clase de Educación Física, les enseñan a lavarse, a echarse desodorante y a cambiarse la camiseta. Además, por todo el colegio hay dispensadores de gel antibacterias para lavarse las manos.

    • Reciclan los envases del desayuno y el papel, y llevan a los alumnos a los contenedores para saber dónde tirar cada material.

0
Comentarios