“Si la zona única no se hace con criterio, acabará con sorteos o asignando por orden de llegada”

Serrat se mostró a favor de “tratar por igual a todos los centros sostenidos con fondos públicos”, de forma que “la gratuidad de libros o las becas de comedor puedan también ser disfrutadas por los alumnos de la Concertada”.
Adrián ArcosMiércoles, 29 de febrero de 2012
0

Dolores Serrat. (Foto: Jorge Zorrilla)

“Libertad, calidad e igualdad de oportunidades”. Son los tres pilares en los que la consejera de Educación aragonesa, Dolores Serrat, va a sustentar su proyecto educativo. Así lo manifestó en la nueva edición de los Desayunos Magisterio, que celebró nuestro periódico el pasado miércoles en el Centro de Innovación BBVA. Serrat reconoció las fortalezas del sistema educativo aragonés, que se sitúa por encima de la media en tasa de escolarización en Educación Infantil de 0 a 3 años, y por debajo en abandono escolar temprano (concretamente el 23,5% frente a la media nacional del 28,4%). Pero también mostró su preocupación por algunas debilidades, como el fracaso escolar, que ha aumentado un 10% en los 10 últimos años (del 16% al 26%), y el índice de repetición en la Secundaria, que se sitúa en torno al 40%.

Otra debilidad que apuntó es “la falta de libertad a la hora de elegir centro por parte de los padres”. Por eso, explicó que “en los baremos de admisión de alumnos de este año se tendrá en cuenta no sólo el domicilio familiar, sino también el laboral” y, además, “los centros tendrán que publicar la disponibilidad real de plazas e informar diariamente de su nivel de oferta y demanda”. También apostó porque “se mantengan las zonas de escolarización en las capitales sumándolas a criterios de proximidad, sobre todo en el caso de Zaragoza. Con todo, aseguró “no descartar la zona única”, aunque prefiere “observar primero cómo se desarrolla la experiencia en Madrid”, ya que, a su juicio, “si no se hace con criterio, se acabará con sorteos o asignando centro por orden de llegada”.

En referencia a la Concertada, se mostró a favor de “tratar por igual a todos los centros sostenidos con fondos públicos”, de forma que “los recursos dedicados a la gratuidad de libros o las becas de comedor puedan también ser disfrutados por los alumnos de los centros concertados”.

Sobre la reforma de la Secundaria anunciada por el Ministerio, la consejera manifestó que “va a permitir más flexibilidad para que cada alumno pueda dirigir su formación mucho antes”. Para ella “el hecho de que el primer año de FP sea obligatorio es ya una introducción a la empleabilidad”. Sobre la concertación del Bachillerato, se mostró de acuerdo “en aras de dar la máxima libertad a los padres”, pero señaló que “depende de dos factores: la demanda y las disponibilidades económicas”.

También se refirió a la formación de los alumnos y se mostró partidaria de “aumentar el nivel de exigencia, de forma que cada alumno pueda desarrollar al máximo sus talentos”. Además, anunció que “para el próximo curso se trasladarán de junio a septiembre los exámenes de recuperación en Secundaria”. De esta forma, “el alumno va a tener que dedicar el verano a recuperar lo que no ha hecho durante el curso escolar”, explicó.

Temarios y oposiciones
Serrat se mostró sorprendida por las protestas contra la derogación de los temarios, ya que “los opositores llevaban muchos años preparando los temarios antiguos”. Sobre la oferta de empleo público, lamentó que “este año sólo pudiéramos ofertar 100 plazas y resultaba poco eficiente convocarlas, por lo que decidimos acumularlas a la oferta de 2013”. Eso sí, la consejera aseguró “haber pactado un aumento del cupo en 80 profesores para el próximo año”.

No se olvidó tampoco de los centros, y se comprometió a “fortalecer su liderazgo y autonomía, de forma que cada uno pueda elegir los programas en los que pueda participar, como los de bilingüismo o Escuela 2.0”. Además, consideró que “hay que instaurar de verdad la cultura de evaluación, para saber si los recursos que invertimos son eficientes”. “Ha acabado la hora de las ocurrencias para pasar a las evidencias, y hay que evaluar, hay que tener indicadores”, apostilló.

Serrat también respondió a las preguntas de los seguidores de Magisterio en Twitter, que mostraban su preocupación por la masificación del CEIP “Agustina de Aragón” y la propuesta de la Consejería de trasladar a los alumnos a un instituto cercano. La consejera apuntó, en primer lugar, falta de presupuesto para poder llevar a cabo las reformas en el colegio, y por otro lado criticó la deficiente planificación a la hora de construir los colegios, aunque se comprometió a reunirse con los padres y con el equipo directivo para buscar salidas al problema.

UN NUEVO MODELO DE FORMACIÓN DEL PROFESORADO

  • “Somos fuertes en profesorado”, aseguró la consejera aragonesa, Dolores Serrat, “Tenemos profesores preparados y comprometidos, cuya actividad está reconocida a nivel nacional”. Prueba de ello, como señaló la consejera, es que “muchos premios de los que se convocan periódicamente han ido al profesorado de Aragón, como los de buenas prácticas en bibliotecas, proyectos de convivencia, de fomento de la creatividad o de materiales educativos con soporte electrónico”.
  • “Y porque sin profesores bien preparados, ilusionados y motivados es muy difícil que el sistema educativo vaya adelante, una de nuestras propuestas pasa por un nuevo modelo de formación del profesorado”, explicó Serrat. Por eso la Consejería está trabajando en el nuevo decreto de formación que implicará un cambio de modelo a través del cual los centros de recursos del profesorado se trasladarán a los propios centros educativos a través de la figura de los coordinadores de formación. Además, se potenciará la formación on line.
  • La consejera reconoció también dos carencias en la formación docente: los idiomas y las nuevas tecnologías. Por eso apuesta por “programas de bilingüismo real y por el manejo de herramientas informáticas a nivel pedagógico”. Además, pretende ligar este nuevo modelo de formación al cambio del sistema de acceso a la función docente, “adaptándola a criterios más objetivos que los actuales”.
  • También hizo referencia al anteproyecto de Ley de Autoridad, que reconoce a los profesores su derecho a ser respetados y su presunción de veracidad, y contempla también el deber de colaboración de todas las instancias a las demandas que realicen los docentes.
0