fbpx

El realismo gana terreno al fantasy en la literatura infantil y juvenil del último año

El secreto del huevo azul, de Catalina González Vilar, y El festín de la muerte, de Jesús Díaz de Palma, son las obras seleccionadas por el jurado de la XXXIV Edición de los Premios de la Fundación SM.

Miércoles, 21 de March de 2012
0

Una historia de valor, mentiras y amistad es el tema de la obra presentada por Catalina González, a quien ha correspondido el Premio de Literatura Infantil El Barco de Vapor de este año, mientras que el Premio de Literatura Juvenil Gran Angular correspondió a Jesús Díez por una novela sobre el horror de la guerra.
La Fundación SM dedica cada año más de 250.000 euros al fomento de la literatura infantil y juvenil con la convocatoria de estos galardones en los nueve países en los que está presente. Los Premios El Barco de Vapor y Gran Angular convocados en España cuentan con una dotación de 50.000 euros cada uno, siendo los más importantes del mundo en su categoría.
Este año se recibieron un total de 152 ejemplares candidatos al Premio El Barco de Vapor y 94 obras al Gran Angular. La princesa de Asturias presidió la entrega de estos Premios, en la que también estuvieron presentes el ministro de Educación José Ignacio Wert y la presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.
En la misma ocasión fue presentado el Anuario iberoamericano sobre el libro infantil y Juvenil 2012, publicado por la Fundación SM, una obra que ofrece una panorámica sobre el sector del libro infantil y juvenil en Iberoamérica. Dos notas destaca el nuevo anuario: por un lado, en 2011 la producción en Iberoamérica de libros infantiles y para jóvenes ha sido “estimulante” y ha dejado “numerosas creaciones con suficiente potencial como para cautivar a los lectores de hoy y de mañana”. Por otra parte, en España, pese a los malos augurios de 2010, se aprecia una ralentización en la caída de las cifras y el regreso del realismo frente al fantasy que, sin embargo, gana en calidad.
En relación a la producción editorial desarrollada en el año 2010, ha habido una continuidad de la tendencia a la bajada del número de ejemplares editados en todo el sector editorial. Sin embargo, la literatura infantil y juvenil iguala prácticamente los ejemplares producidos en 2009, mostrando mayor estabilidad y madurez en el ajuste entre la oferta y la demanda.
Respecto a los canales de distribución, las librerías y las cadenas de establecimientos siguen aglutinando, cada vez en mayor medida, las ventas del sector. Resalta la pérdida de facturación de los quioscos frente a la estabilidad del resto de canales de venta. Además, aunque las compras institucionales –básicamente destinadas a dotar los fondos de las bibliotecas públicas– se han reducido drásticamente –un 45%–, parece que el porcentaje de lectores españoles ha aumentado notablemente durante el año pasado, especialmente los que utilizan esas bibliotecas públicas –un tercio de la población– castigadas con restricciones, precisamente cuando se estaban consolidando como un servicio para lectores en época de crisis.
Un estudio sobre hábitos de lectura y compra de libros en España muestra que, durante el primer semestre del año 2011, un 90,6% de la población mayor de 14 años se considera lectora. Es decir, leen algún tipo de contenido escrito al menos una vez por trimestre, similar al dato obtenido en el mismo estudio en el año 2010. Pero si atendemos a la edad de los lectores, en términos generales los adolescentes y los adultos jóvenes –25 a 34 años– son la población más lectora. De hecho, el tramo de los niños de 10 a 13 años es el segmento de edad donde se encuentra más lectura por ocio –el 77% de los niños declara leer un libro por semana–. En este sentido, las jóvenes generaciones de lectores se consolidan y además crecen porcentualmente frente a años anteriores, ya que leen con más frecuencia y con mayor grado de intensidad que el resto. Sin embargo, es muy destacable el descenso en la lectura tanto de periódicos (-9,8%) como de cómics (-13,7%), en niños y en niñas.
La compra de libros sigue manteniendo el pequeño crecimiento que se viene observando desde el año 2009. De hecho, durante el primer semestre del 2011, se recoge la cifra más alta de estos últimos años con un porcentaje del 57,3% de los entrevistados que han afirmado que adquirieron un libro durante los pasados 12 meses.
Durante 2011 se ha producido un aumento realmente significativo de las personas que, al menos con una frecuencia trimestral, realizan algún tipo de lectura digital, llegando al 52% de la población española. El grupo más numeroso corresponde a las edades entre los 14 y los 24 años –el 83,7%– que lee principalmente webs, blogs y foros.
Un 6,8% de la población de 14 o más años afirma leer libros en soporte digital y un 7,8% manifiesta leer revistas. En cuanto al soporte, ha habido un incremento de la lectura en otros diferentes al ordenador como los móviles, agendas electrónicas y los e-readers.
En el terreno de la edición, 2011 se ha caracterizado por la continuidad, con un par de novedades a resaltar: en lo formal, la experimentación con los formatos digitales y la generalización de ediciones, paralelas a las de papel, de e-books y de aplicaciones para iPad e iPhone, y en lo literario, un cierto cambio de tendencias, que parecen propiciar el regreso del realismo frente al fantasy de la última década.
La fantasía parece estar cediendo espacio al realismo, como bien indica la coincidencia, entre las publicaciones de este año, de títulos para todas las edades que abordan temas que forman parte de la vida cotidiana y del debate social. La inmigración, la guerra, la muerte y la enfermedad, la desestructuración familiar o la revolución digital son algunos de los temas por los que apuestan los editores.
La guerra ha sido, sin duda, el tema más recurrente con media docena de títulos. También la inmigración ha estado muy presente en estas novelas. No obstante perder terreno frente al realismo, gana en calidad la novela juvenil del género fantástico, de ciencia-ficción y de fantasía de anticipación. El libro ilustrado ha ganado también este año en presencia en las librerías y em los medios de comunicación.

“Una apuesta por la imaginación”
“Cuando me dieron la noticia tuve que sentarme, no me lo podía creer, tengo que agradecérselo a mis hermanas que me animaron a presentarme al concurso”, dice Catalina González Vilar, ganadora este año del Premio El Barco de Vapor, por El secreto del huevo azul, que ella define como “una apuesta por la imaginación para reencontrar la novela de aventuras”. Es un cuento clásico: un pequeño príncipe, al que sus padres le encomiendan cuidar el huevo azul. El huevo se abre cuando no está él y de su interior se escapa un animal fantástico. Para eludir su responsabilidad cuenta una mentira.
Jesús Díaz de Palma, educador medioambiental en El Retiro, es el ganador de el Premio Gran Angular 2012, por su novela El festín de la muerte, un libro que habla de la Segunda Guerra Mundial. “Mi intención era revelar cómo la guerra transforma a las personas. Tenía dudas sobre si sería un relato específico para jóvenes y a qué guerra referirme. Pensé en un primer momento en una más próxima en el espacio y en el tiempo, pero supuse que eso tendría unas connotaciones ideológicas, y opté por la Segunda Guerra Mundial, que se ha venido considerando por los historiadores como inevitable.”

0
Comentarios