Concurso Junio


Soy profesora de 1º ciclo de Primaria y uno de los objetivos de este nivel es conseguir la mecánica lectora de forma comprensiva, con una entonación adecuada y suficiente velocidad.

A veces, los alumnos de Infantil se incorporan a la Educación Primaria habiendo conseguido la mecánica de la lectura. Éste es mi caso, me encontré con un grupo de alumnos que todos leían razonablemente bien. Todos menos B., que aunque pertenecía al mismo grupo de Infantil, no conocía ni siquiera las vocales. Seguir leyendo

Martes, 8 de mayo de 2012
0

El comienzo de curso fue duro para B. El grupo-clase hacía lecturas por turnos todos los días, lecturas individuales, juegos, actividades…pero B. no podía participar, estaba perdido, desmotivado, molestaba a sus compañeros….

Lo intenté con todos los métodos, técnicas, juegos didácticos… pero B. no “arrancaba”. Pedí ayuda a los Equipos de Orientación, a los profesores de apoyo, a sus padres, al Equipo de Educación Compensatoria, pero ninguno conseguíamos nuestro objetivo “que leyera”. Y así fueron pasando las primeras semanas del curso, hasta que un día en el tiempo de la lectura colectiva, cuando le iba a tocar a él (normalmente o no estaba atento o no tenía el libro abierto), me di cuenta que estaba muy atento al libro y que lo tenía al revés. Cuando me iba a acercar para colocarle bien el libro, comenzó a leer ¡a leer al revés!

Todos los niños y yo misma nos quedamos sorprendidos. Todos pusieron sus libros al revés, pero no eran capaces de leer y B. seguía y seguía leyendo. Desde aquel hecho, B. se convirtió en un “medio-héroe”, se entusiasmó tanto por la lectura y hoy día tiene tanta afición que a veces le tengo que reñir porque se salta de página para saber que ocurrirá en el capítulo del día siguiente.

También han inventado una actividad nueva en la clase, “la lectura al revés”.Por supuesto ya hay niños que lo hacen muy bien, pero B es de los mejores. La lectura le ha servido también para integrarse en el grupo y participar en las tareas de clase.
Muchas veces queremos forzar hechos, situaciones… para los que no estamos preparados.

B. no estaba maduro para comenzar a leer (es el más pequeño de la clase), pero cuando su cerebro lo estuvo, funcionaron sus conexiones y lo hizo de la manera más difícil. Sé que todo lo que trabajamos con él sirvió, estaba en algún lugar, sólo que tenía que utilizarlo.

0
Comentarios