Los niveles de seguridad de los coles españoles a examen

“El nivel de seguridad en nuestros centros es aceptable, si tuviéramos que ponerle nota sería 8’5 o 9, lo cual no quiere decir que no haya aspectos que sean mejorables”, sentenció Joaquín Gairín, coordinador del estudio La seguridad integral en los centros de enseñanza obligatoria en España.

Estrella MartínezMartes, 22 de mayo de 2012
0

En palabras pronunciadas por el propio Gairín durante la presentación del trabajo, es la primera vez que se realiza un estudio de estas características a nivel integral y no basándose en distintas particularidades, por lo que el informe trata la seguridad en todos sus ámbitos, desde el alimentario hasta el de barreras arquitectónicas.
La Fundación Mapfre junto con la Universidad Aútonoma de Barcelona son los responsables de este estudio que se ha presentado en el marco de la Campaña CuidadoSOS, puesta en marcha por Mapfre. Esta iniciativa pretende “sensibilizar sobre la necesidad de reducir los accidentes infantiles, contribuir a que los menores adquieran hábitos de autoprotección y proporcionar a los educadores material para tratar estos valores”, explicó Antonio Guzmán, director general del Instituto de Prevención, Salud y Medio Ambiente de la Fundación Mapfre. El estudio viene a contextualizar esta campaña, pues ofrece datos sobre lo que supone la seguridad hoy en los colegios españoles. Además, “este informe no sólo es descriptivo”, sino que es una fuente de propuetas ya que “incluye elementos para la mejora permanente de los centros”, añadió Gairín. En su opión, hay que trabajar en la “cultura de la prevención, que supone acciones, pero también una actitud concreta”.
Los profesionales de los centros que participaron en el estudio ya cuentan con formación en este tema, pues el cuestionario que se les enviaba contenía una explicación final que les decía, en función de las respuestas que hubieran dado, qué aspectos mejorar y cómo hacerlo. Su participación fue fundamental para definir las fortalezas y debilidades en materia de seguridad. Entre las primeras destaca la conservación y mantenimiento de los edificios, el cumplimiento de la normativa sobre aparatos e instalaciones, el tener un plan de autoprotección, el desempeño de las pautas necesarias en materia de transporte escolar, las condiciones de orden y limpieza, el nivel de confort y la disposición de botiquín. En el lado de las debilidades, en cambio, nos encontramos con la necesidad de mejorar la accesibilidad –barreras arquitectónicas–, que no se realizan simulacros para comprobar la efectividad del plan de autoprotección antes mencionado, los problemas con el tránsito externo e interno de personas y vehículos, la falta de existencia de armarios de seguridad para custodiar la documentación con datos personales, los accidentes graves, así como la violencia, el acoso y el consumo de sustancias prohibidas.
Así que, a pesar del buen nivel de seguridad de los centros, siguen teniendo debilidades que se deben mejorar desde “la inversión en recursos materiales y en formación de todas las personas que forman parte del centro”, apuntó Gairín.
El informe completo aquí.

0
Comentarios