fbpx

La suerte de que en tu IES haya 27 nacionalidades

El 13 de diciembre Imane, Yossra, Souad y Farah fueron al Instituto Cervantes, en el que el IES “Villa de Vallecas”, donde estudian 4º de ESO y 1º de Bachillerato, recibía el primer premio en el Concurso Nacional de Buenas Prácticas para la mejora de la convivencia, concedido por el Ministerio de Educación.

Martes, 5 de marzo de 2013
0

Todas son de origen marroquí y políglotas. Entre ellas hablan el bereber, el marroquí o el árabe, en clase hablan español y son bastante fluidas en francés y en inglés. Todas son musulmanas. Vinieron desde Marruecos cuando eran pequeñas y, en su mayor parte, siguiendo a un padre albañil que lleva 20 años en España.
Imane, la menor y más menuda de todas ellas, vive en la Cañada Real: un barrio formado por chabolas e infraviviendas, entre cuyos vecinos hay vendedores de droga. Hay vertederos, derribos de casas ilegales y basureros por doquier, una iglesia católica, una mezquita y una nave para el culto.
Imane es muy estudiosa. Ayuda en casa y aún saca tiempo, cinco veces al día, para realizar sus oraciones. Todos los días se levanta a las 6’30 horas para coger la ruta escolar del autobús. Tiene que caminar por la carretera a oscuras hasta llegar a la parada. El viaje al instituto dura unos 40 minutos y debe esperar más de media hora a que empiecen las clases porque el autobús les lleva demasiado pronto. A la vuelta, si quiere volver a casa en el autobús, se pierde, algunos días de la semana, la última clase.

El IES “Villa de Vallecas”
Éstas son algunas de las alumnas que acuden al “Villa de Vallecas”, un centro situado en la periferia de Madrid, con 25 años de antigüedad, bilingüe de inglés, catalogado de “especial dificultad” y con unos cerca de 800 alumnos. La característica principal del alumnado es su diversidad y heterogeneidad: 27 nacionalidades distintas, distintas razas, religiones, lenguas. Desde el punto de vista académico hay alumnos que son analfabetos funcionales, que tienen mucha necesidad de compensación educativa, y hay otros con altas capacidades. Los hay que tienen abierto un expediente de absentismo y que acuden a los campeonatos deportivos escolares por la tarde, a la escuela de Música y participan en la compañía artística del centro: VallecaTs.
En nuestro instituto la diversidad no es un problema, al contrario, es una riqueza, una suerte, una oportunidad para aprender de los otros. A los alumnos les inculcamos que no tienen que olvidarse, renegar o avergonzarse de sus raíces, sino afianzarlas. Por ello, les facilitamos actividades vespertinas de lengua y cultura árabe o rumana, contamos con una mediadora gitana y con muchas actividades. Consideramos que la acción diaria y continua para la mejora de la convivencia es la más eficaz y que invertir en convivencia merece la pena, aunque suponga mucho trabajo, esfuerzo y necesite de una visión compartida entre todos: profesores, personal de la cafetería, conserjes y personal de secretaría.
Nuestra estrategia principal es la acción tutorial: semanalmente la directora y los jefes de estudio se reúnen con los orientadores para planificar el trabajo de los tutores y las tutorías. Contamos con una guía del tutor, en la que figura el plan tutorial, con estrategias, actividades e intervenciones por cursos y trimestres. Desde hace años realizamos una serie de actividades por niveles, que se han consolidado y convertido en “buenas prácticas”.
Hace 10 años el equipo directivo y un grupo de profesores empezaron a formarse en la mediación en conflictos, en asertividad, empatía y proactividad. El procedimiento de la mediación en conflictos forma parte ya de la cultura del centro y disponemos de muchos alumnos mediadores.

Feria Convive
Todos los años celebramos la feria intercultural Convive. Consiste en exponer las distintas culturas y nacionalidades a las que pertenecen los alumnos. Ondean las banderas multicolores de los distintos países en el patio. En la mesa de Marruecos puede degustarse té a la menta y variados dulces. Las alumnas, como Yossra y Farah, acuden con sus vistosas y coloristas chilabas y kaftanes, cantan, bailan y hacen tatuajes de henna. Los alumnos rumanos visten sus trajes regionales y nos muestran su artesanía y gastronomía. Los ecuatorianos dibujan mapas de su país y ofrecen una selecta degustación de distintos platos típicos. Los brasileños se visten de verde y amarillo, como su bandera, y se ambientan con música para carnaval. Los gitanos presentan un panel con el origen e historia de su etnia y suben a un escenario para cantar y bailar. Organizamos una yincana intercultural y un bingo internacional, en el que se van nombrando ciudades y países de los alumnos.
Todos se sienten protagonistas por un día, orgullosos de ser como son y contentos.

Pilar Montero Montero
IES “Villa de Vallecas” de Madrid

0
Comentarios