Poesía entre cucharas, poemas de vida saludable como menú del día

En esta experiencia podemos comprobar cómo el momento de la comida, tan importante emocionalmente para el niño, puede convertirse en un acto mucho más significativo y placentero para ellos, educadores y familias.
Martes, 9 de abril de 2013
0

Se puede construir un modelo educativo de actuación que contemple la diversidad de hábitos culturales y familiares utilizando la poesía como recurso cautivador, novedoso, motivador y cercano a sus intereses. Este proyecto surgió en el curso 2010-11 durante la actividad de comedor con un grupo heterogéneo de ocho niños de edades comprendidas entre los 18 meses y los 3 años. La idea surgió del interés que en los niños despertaba recitar poesías en el momento de la comida, todas ellas relacionadas con hábitos de vida saludable. Cada día los niños iban aprendiendo palabras nuevas, ampliando vocabulario, inventando palabras que rimaran y, sobre todo, despertando en ellos una curiosidad cada vez mayor.

A medida que se iba avanzando en el proyecto, las familias se iban involucrando cada vez más, llevándose fotocopias de las poesías a casa para aprendérselas con sus hijos e incluso trajeron nuevas al aula.

En vista del interés suscitado se entregó a las familias una documentación fundamentando la importancia de la poesía en la Educación Infantil. A lo largo del trimestre las poesías que se iban aprendiendo se colgaban en las paredes del aula, acompañadas de dibujos significativos que ayudaban a los niños a identificarlas. También se elaboró un portafolios con todas ellas, que situamos de forma accesible en su rincón de la biblioteca para que pudieran verlas y manipularlas cuando desearan.

La iniciativa y el interés fueron creciendo hasta el punto de aportar sus propias ideas, como la de grabar las poesías en una grabadora. Todos participaban, incluso los más pequeños, a su manera, que también captaban y repetían las diferentes entonaciones, ritmos, musicalidades de cada uno de los poemas. Cada viernes añadíamos un poema nuevo y un niño se llevaba a casa las grabaciones y el portafolios del aula para compartirlos con su familia, convirtiéndose en un momento especial para todos.

La experiencia tuvo tanto éxito que se me ocurrió prepararles una sorpresa: un cuadernillo de poesías personalizado para cada uno de los niños que contenía los distintos momentos de la jornada de comedor: aseo, comida, aseo, siesta, juego y salida. En él se iban relacionando los hábitos alimentarios saludables con sus gustos e intereses.

Como broche final pudimos entregarlo y compartirlo con niños y familias en un encuentro de fin de curso de todas las Casas de Niños de Lozoya.

Los objetivos
Se ha pretendido con estas actividades crear un contexto adecuado para que los niños sean capaces de:

  • Desarrollar capacidades de atención, memoria, escucha y respeto.
  • Conocer a través de las poesías hábitos de vida saludable.
  • Respetar la diversidad cultural.
  • Desarrollar progresivamente su autoestima.
  • Expresar sus gustos, intereses e inquietudes y compartirlos con sus compañeros y familiares.
  • Favorecer la transmisión de textos populares.
  • Ampliar vocabulario.
  • Identificar por medio de dibujos y letras poesías relacionadas con los hábitos alimentarios.
  • Aprender algunas poesías.
  • Expresar sentimientos y deseos a través de diferentes lenguajes.

Los objetivos relacionados con las familias del centro son:

  • Participar en el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus hijos.
  • Implicarse en las actividades del aula.
  • Crear un clima de confianza en la educadora y en el momento educativo de la comida.

Conclusión obtenida
De esta experiencia hemos aprendido a tomar conciencia de que en el momento de la comida se puede disfrutar y aprender a la vez, y es tan enriquecedor como cualquier otro momento del aula. Cada día lo vivimos como una experiencia nueva, deseando con ilusión compartir nuestro momento de comer juntos, que se ha convertido en un verdadero placer.

Agradezco la colaboración y la confianza que han mostrado en mí las familias. Este proyecto no se hubiera llevado a cabo sin el interés y entusiasmo que mostraban los niños cada día, convirtiendo este encuentro en un momento mágico, en el que además había cabida para las letras, el amor y la dedicación a un campo como es el de la Educación Infantil.

Yolanda Embiz
Escuela de Educación Infantil “Casa de Niños” de Rascafría (Madrid)

0
Comentarios