fbpx

Alumnado gitano y no gitano: la brecha sigue ahí

El alumnado gitano quiere y puede estudiar. Para la Fundación Secretariado Gitano es la principal conclusión que se desprende del estudio El alumnado gitano en Secundaria: un estudio comparado, que han llevado a cabo en colaboración con Unicef y los Ministerios de Sanidad y Educación.

María HernándezMiércoles, 4 de December de 2013
0

El nivel educativo de la población gitana ha mejorado progresivamente durante las últimas décadas. Pese a este avance, el horizonte educativo de la juventud gitana se encuentra por debajo del conjunto de la población, con una brecha que comienza a abrirse antes incluso de la finalización de la Enseñanza Secundaria Obligatoria –con un 64% de jóvenes gitanos que ni siquiera logra el título de graduado en ESO– y que se agranda progresivamente con el comienzo de la Educación Secundaria Obligatoria.
Los datos del informe, primer estudio que permite comparar la situación educativa de población gitana y el conjunto del alumnado, se han conseguido tras realizar 1.600 entrevistas a personas de etnia gitana de toda España.

Algunos datos
El índice de escolarización de los gitanos y no gitanos hasta los 14 años es prácticamente igual, y es a partir de los 16 cuando se abre la brecha. Así, sólo el 20% de la juventud gitana mayor de 18 años continúa con sus estudios, mientras que más de un 70% del conjunto de jóvenes realiza estudios postobligatorios a partir de esa edad.
Pero es que si ya se entra tarde a la ESO –a los 14 años solo el 26,5% del alumnado gitano está matriculado en el curso que le corresponde a su edad–, también se sale demasiado pronto. Las tasas de repetición para ellos son alarmantes y el estudio fija en un 63% el índice de abandono escolar temprano de la juventud gitana –chavales de entre 18 y 24 años que han dejado de estudiar o formarse antes de haber completado la Educación Secundaria no obligatoria–.
“Los gitanos llevan ‘dos días’ integrados en el sistema educativo español”, afirma Isidro Rodríguez, director de la Fundación Secretariado Gitano. Si tenemos en cuenta esto, el hecho de que también se estén dando consecuencias positivas en los últimos años para la juventud gitana, hace que vean una pequeña luz al final del túnel: existe una escolarización plena para todos los chavales gitanos hasta los 14 años de edad; por otro lado, casi una cuarta parte de los alumnos que abandonan los estudios en algún momento antes o después de la ESO, los retoman años después.
La principal razón que apuntan las personas encuestadas en su decisión de dejar los estudios es “por estar cansado” y “no gustar” estos (30%), seguido de los motivos familiares con un 29%.

Soluciones
De los datos obtenidos gracias al estudio la fundación extrae una serie de recomendaciones dirigidas a mejorar la situación educativa que hoy en día presenta la comunidad gitana. Inversión es lo que piden a la administración educativa, interés a los centros e implicación y aceptación a las familias gitanas y la sociedad.
“Los recortes afectan a la igualdad de oportunidades y nos preocupan los que desde la Lomce van a afectar a las medidas y programas de compensación educativa. Es dramático”, según afirma Isidro Rodríguez. La Fundación Secretariado Gitano recuerda su programa Promociona, financiado por el Fondo Social Europeo y el Ministerio, para demostrar que inversión e interés es todo lo que necesitan los alumnos gitanos.

El éxito del programa Promociona
En 2009 arrancaba este proyecto de la Fundación Secretariado Gitano para reducir el abandono escolar prematuro y promover el éxito educativo de escolares gitanos.
Su objetivo es favorecer la normalización educativa del alumnado gitano para conseguir tasas más elevadas de éxito escolar en ESO y promover la continuidad en estudios postobligatorios.
En estos casi cinco años, gracias a un programa de apoyo y orientación educativa que involucra al alumnado, las familias y centros, y al refuerzo y atención individualizada que se lleva a cabo en las Aulas Promociona, han conseguido que el 77% de los chavales con los que trabajan tengan su graduado en ESO.
Además, el 96% de los alumnos de Promociona han continuado estudios postobligatorios.
En estos años, el programa ha trabajado con más de 1.500 chavales, 1.300 familias y hasta 417 centros.

0
Comentarios