El “Liceo Sorolla” investiga el cerebro de sus estudiantes

El Colegio “Liceo Sorolla” de Pozuelo de Alarcón (Madrid) es líder en innovación educativa.

Miércoles, 18 de junio de 2014
0

Se han experimentado mejoras en el estudio. (Foto: Liceo Sorolla)

Desde hace varios años llevamos a cabo nuestros propios estudios científicos en colaboración con el doctor Tomás Ortiz Alonso, catedrático y director del Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. El objetivo de estos estudios es mejorar los niveles atencionales de los alumnos para que así se potencie su capacidad de aprendizaje. En palabras del director del colegio, César Llorente, “buscamos conseguir que los alumnos aprendan más rápido y con menos esfuerzo”.

El artículo científico resultante de este estudio fue publicado en 2012 en la revista del Consejo Escolar del Estado Participación educativa. En él queda demostrado que se puede preparar el cerebro de nuestros alumnos para mejorar sus niveles de atención, concentración y funciones ejecutivas a través del programa HERA –Hidratación, Equilibrio, Respiración, Atención–. Este programa supone una gran innovación educativa ya que solo se necesitan invertir tres minutos al principio de cada clase para que los alumnos realicen los ejercicios. Eso quiere decir que el profesor no tiene que alterar el ritmo diario de su clase.

El estudio demostró las enormes mejoras que se han producido tras un curso académico. Los resultados se resumen en los siguientes aspectos: un incremento del 22% en funciones ejecutivas, un aumento del 33% en concentración, y una mejora en la atención del 35%.

Las funciones ejecutivas permiten que los niños sean capaces tanto de evaluar sus acciones al momento de llevarlas a cabo, como de hacer los ajustes necesarios para la consecución del objetivo final –la mejora de las funciones ejecutivas permite una mayor capacidad para poner en marcha, organizar, integrar y manejar distintas funciones cognitivas con el fin de medir las consecuencias a corto y largo plazo de sus acciones y de planear los resultados–. Por su parte, los procesos atencionales permiten una mayor capacidad para focalizar, mantener y atender a varias cosas a la vez. Por último, la atención es el pilar más importante en el proceso de aprendizaje y de memoria. Es básica para la creación de nuevas conexiones neuronales y para la formación de circuitos cerebrales estables.

Esta importante mejora de la actividad cerebral hace que se consiga una mayor eficacia con menos recursos. Ello va en perfecta consonancia con la mejora de los procesos atencionales, del control cognitivo de la conducta, así como una mejora en la velocidad del procesamiento de la información y de la toma de decisiones. Las notables diferencias se visualizan en áreas posteriores temporo-parietales. Estas áreas están asociadas con los procesos de asociación de estímulos, de reconocimiento de éstos y de atención sensorial a los diferentes impulsos. Esto quiere decir que al final del curso ha habido una mejora de los procesos cognitivos neurofuncionales básicos necesarios para el posterior procesamiento y elaboración de la información.

Este año en el Colegio “Liceo Sorolla” hemos retomado el estudio añadiendo variaciones. En lugar de hacer el experimento con alumnos de 10 años, lo haremos con adolescentes. Durante esta etapa, nuestro cerebro tiene un crecimiento acelerado en cuanto al número de conexiones neuronales, pero no existe “poda neuronal”, lo cual dificulta la concentración. En segundo lugar se incluirá un ejercicio táctil al programa anterior para mejorar todavía más el nivel de concentración de los alumnos. De este modo, el nuevo programa se conocerá como Herat. Los resultados se publicarán después del verano y si, como esperamos, este programa consigue mejorar los rendimientos académicos de los adolescentes, constituirá una primicia y un referente a nivel internacional.

 

Equipo educativo
Colegio "Liceo Sorolla" de Pozuelo de Alarcón (Madrid)

0
Comentarios