El diccionario de lenguas de signos europeas on line

El fondo de signos que recoge el diccionario alcanza los 240.000.
Martes, 20 de enero de 2015
0

En España la historia educativa del colectivo sordo no ha sido muy diferente a la de otros muchos países de nuestro entorno cultural, y aún con un desfase en el tiempo por razones sociales y políticas, se han dado parecidos o similares procesos evolutivos en la Educación de las personas sordas. Y en esta idea, en estos últimos 25 o 30 años, el colectivo sordo; heterogéneo y diverso, y de intereses variados, ha dado el mayor salto cualitativo en cuanto a su Educación.

El primer hito de este cambio se materializa en la aplicación del Programa de Integración de los alumnos de Educación Especial con discapacidades no severas, en aulas de centros. El segundo hito se produce con la legalización y presencia de la lengua de signos en los currículum de Educación Infantil, Primaria y Secundaria. La situación de partida es mínima, tanto en el número de alumnos sordos que se escolarizan para seguir los programas en lengua de signos, como por el número de escuelas e institutos que en el país pueden llevar a cabo esta oferta educativa con el profesorado preparado para ello.

Las dificultades que tienen que abordar tanto las administraciones educativas como los centros son considerables. Es un contexto de necesidad, pero también de búsqueda de soluciones, en el que las administraciones educativas y equipos de maestros y profesores se involucraran para encontrar respuestas.

Llegados a este punto, procede centrarse en un aspecto que no es estrictamente estructural, pero que formó parte de los asuntos que tuvieron que crearse o resolverse para echar a andar en la nueva línea de la Educación de las personas sordas; nos referimos a los recursos didácticos y especialmente los circunscritos a un sector: los alumnos sordos de Formación Profesional, y dentro de estos recursos, uno muy concreto que tiene al menos cuatro características: es singular, fomenta la equidad, no es novedoso y llegó de fuera.

Spread the Sign
Este recurso toma forma de proyecto y se presenta ante la Comisión Europea por una escuela de FP sueca y se materializa en un Programa Leonardo da Vinci (2006) denominado Proyecto Spread The Sign, en castellano extiende o divulga el signo. Su objetivo y virtualidad es facilitar el aprendizaje de los alumnos sordos de Formación Profesional del vocabulario fundamental o básico en las lenguas de signos de la Unión Europea de una determinada profesión y que permita promover la movilidad de esos estudiantes sordos en el ámbito de la Unión Europea. Movilidad que cada país de la Unión articula de forma diversa y en nuestro caso se plantea a través de la Formación en Centros de Trabajo de los ciclos de Formación Profesional. A este proyecto nos adherimos distintas organizaciones de otros países de la Unión.

El instrumento concreto, definido y determinado del Proyecto Spread The Sign, es un diccionario on line de las respectivas lenguas de signos de la Unión Europea, que son tantas como miembros o partner tiene el proyecto y cuyos ámbitos pertenecen a distintos campos profesionales, generales y de comunicación. La idea de un diccionario también tiene importantes connotaciones para las lenguas de signos en tanto que es un modo de normalizar el uso de estas lenguas y un medio de prestigio y consideración para estos códigos.

El fondo de signos recogidos en el diccionario actualmente alcanza los 240.000 entre todas las lenguas de signos y a 14 los ámbitos. En la lengua de signos española el fondo alcanza los 11.000 signos y lo importante es que los fondos se ven incrementados por la actividad de los miembros del proyecto.

El acceso al diccionario es gratuito y libre (www.spread
thesign.es) en virtud de que está financiado por la Unión Europea por Community Action Programme on Vocational Training, lo que le hace especialmente atractivo si se compara con otros diccionarios de lenguas de signos, así como por otros valores fácilmente apreciables.

Desde las primeras etapas del proyecto, que se inicia en 2006, se detecta un fuerte interés por el diccionario en contextos y grupos distintos al inicialmente previsto. El diccionario es apreciado y utilizado entre los equipos de maestros y profesores que atienden a alumnado sordo signante y por los profesionales de la interpretación en los centros de ESO, Bachillerato y Formación Profesional, que empiezan a utilizarlo como una herramienta didáctica.

Situación similar, si bien más desarrollada y estructurada, tienen algunos centros que imparten programas bilingües –lengua de signos y lengua oral– en centros de Educación Infantil y Primaria o programas específicos de Educación Básica Obligatoria y Formación Profesional Especial, haciendo especial mención, entre otros, el caso del CEIP “El Sol” de la Comunidad de Madrid, que lo ha integrado en su actividad educativa y ha tomado el diccionario como un recurso didáctico por su fácil manejo y prontitud en dar respuestas inmediatas a la necesidad de conocimiento del vocabulario de las actividades curriculares.

Su fondo de signos o lexical es ya lo suficientemente amplio como para apoyar el uso de la lengua de signos como lengua vehicular educativa.

Luisa Navarro Juárez
Coordinadora del Programa Spread the Sign España

0
Comentarios