fbpx

Educación detecta fraude en 75 matrículas en Álava, casi la mitad en un centro

RedacciónMartes, 31 de mayo de 2016
0

El Departamento de Educación del Gobierno vasco ha detectado fraude en la matriculación de 75 niños de 2 y 3 años en siete centros alaveses, casi la mitad de ellas (34) en un solo colegio concertado ubicado en Vitoria. Estos casos se extraen de la investigación que Educación ha llevado a cabo de los certificados de padrón aportados por 270 familias alavesas ante las sospechas de que hubieran cometido fraude durante el proceso de matriculación de sus hijos en el aulas de 2 y 3 años para el curso 2016-17. Todas estas familias residen en Vitoria menos dos que son de Llodio.

Por primera vez, el Departamento dirigido por Cristina Uriarte ha incluido en la orden del calendario de matriculaciones del próximo curso la vigilancia de los padrones con los que las familias deben acreditar que residen en la zona adjudicada a cada centro escolar. Así, Educación ha recogido la recomendación del Ararteko para que compruebe si el empadronamiento que declaran las familias es real y ha revisado los padrones cuando ha habido una denuncia previa por posibles irregularidades.

El Defensor del Pueblo del País Vasco elaboró esta recomendación tras conocer el malestar de familias que aseguraban que los empadronamientos ficticios era una práctica extendida para poder acceder a centros escolares. Las sospechas de posibles irregularidades se centraban en mayor medida en la capital alavesa y el análisis llevado a cabo por Educación y trasladado a las Comisiones de Garantías de la matriculación de los tres territorios ha corroborado que así es, porque las denuncias analizadas en Bizkaia y en Gipuzkoa han sido 20 y dos, respectivamente.

En Álava, según los datos a los que ha tenido acceso Efe, las denuncias han alcanzado a 270 padrones de niños matriculados en las aulas de 2 años, y a 13 admitidos en 1º de Infantil (3 años). Todos ellos pertenecen a siete centros escolares, seis de Vitoria y uno de Llodio. Educación ha llevado a cabo este procedimiento solicitando datos a los consistorios de ambas localidades, con los que ha comprobado que 75 familias, 73 de ellas con matriculas en 2 años, no han acreditado de manera suficiente que sus hijos residen en el domicilio incluido en el padrón aportado en el periodo de matriculación.

De los seis centros de Vitoria, cuatro son concertados (“Urkide”, “Veracruz”, “San Prudencio” y “Niño Jesús”) y dos son públicos (“Ikasbidea” y “Abendaño”). Se trata de colegios que se encuentran entre los más solicitados por la población de la ciudad y que se ven obligados a baremar curso tras curso porque la demanda supera su oferta de plazas. En concreto, en Urkide son 34 los padrones falsos detectados, casi dos aulas de 2 años, ya que según los ratios oficiales del Gobierno vasco, cada clase no puede exceder los 18 alumnos. En el caso de “Ikasbidea” son 12 los casos localizados, las dos terceras partes de un aula. En “Veracruz” hay tres casos, en “San Prudencio” ocho de 2 años y dos de 3, en “Niño Jesús” seis, y en “Ikasbidea” uno.

Educación contactará con los centros afectados para que comuniquen a estas familias que sus hijos quedan fuera de estos colegios y que optan a la segunda y a la tercera opción que hubiesen elegido en el periodo de prematrícula. En caso de no haber plazas vacantes en esas opciones, posibilidad que puede darse por segura porque ya estarán ocupadas por otros niños, tendrán que enviar a sus hijos a los colegios en los que queden huecos libres que les proponga la Delegación de Educación en Álava. Del mismo modo, la rebaremación a la que obliga este proceso dará la posibilidad a familias que cumpliendo los requisitos se quedaron fuera de estos siete centros por puntuación insuficiente a matricular a sus niños en ellos.

La coordinadora de la Federación de AMPA de centros públicos de Álava, Denon Eskola, Santa González, ha aplaudido, en declaraciones a Efe, que “por fin” se haya abordado este problema que provoca que “las familias que jueguen limpio pierdan”. Ha precisado que el origen se encuentra en que Educación permite que “unos centros sean más atractivos que otros” y ha instado a la Administración a actuar para que ese desequilibrio no siga produciéndose.

El portavoz de Steilas, Aitor Idigoras, ha señalado a Efe que las familias que comenten fraude son responsables de sus actos, pero también ha dejado claro que “la Administración tiene muchísima culpa en todo esto por permitir que haya centros que se consideren mejor que otros”. A su juicio, con este proceso “no se soluciona nada” porque “va a seguir habiendo centros de primera y segunda con la complicidad” de Educación.

0
Comentarios