fbpx

La inteligencia emocional mejora las posibilidades de tener éxito

Los alumnos que llegan a nuestros Centros de Educación de Personas Adultas (CEPA) son cada vez adultos más jóvenes que presentan contradicciones educativas, con un pensamiento “mágico” e impreciso de un Centro de Educación de Personas Adultas
Miércoles, 4 de mayo de 2016
0

Los alumnos que llegan a nuestros Centros de Educación de Personas Adultas (CEPA) son cada vez adultos más jóvenes que presentan contradicciones educativas, con un pensamiento “mágico” e impreciso de un Centro de Educación de Personas Adultas; creen que por tener 18 años tienen “derecho” a una enseñanza “laisser faire”, hacer lo que quieran; se aprobará por “calentar la silla”; se votará todo, hasta lo que debe entrar en el examen, relegando al profesorado a una posición de igual. “Por qué tengo que llegar a la hora, con todas las cosas que tengo yo que hacer”; “por qué tengo que apagar el móvil y si me llaman de un trabajo”; “a mí no me manda ni mi padre”; “ya vengo todos los días a clase qué más quieres”…
El psicólogo José Mª Avilés Martínez señala que las causas se deben a la tiranía filial y la incapacidad para el autocontrol.

Por otro lado, nos encontramos con el problema del desempleo, que afecta a su integración social y a su escala de valores con tendencia individualista, lo que origina una mentalidad centrada en el yo, que impide la vinculación con algún sistema, es decir, no se esfuerzan ni en terminar unos estudios, ni en buscar trabajo.

El objetivo se centra en diseñar un programa formativo que capacite, según la base teórica de Salovey y Mayer, en el manejo de los sentimientos y emociones, en la discriminación entre ellos y la utilización de estos conocimientos para dirigir las propias acciones, que les posibiliten conseguir éxitos académicos o laborales.

Materiales y métodos
Los materiales utilizados van dirigidos a la adquisición del compromiso a través de:
–La firma de un contrato tran­saccional, para encaminarse hacia la formación prelaboral.

–La negociación de las normas de convivencia y reglas de actuación dentro del aula.

–La potenciación de la Junta de Delegados para todas las actividades.

–El periódico del centro o la activación del Facebook donde se recogen las actividades.

–Utilizar el Whatsapp para organizar actividades e informar sobre tareas académicas.

–El blog Espabila-t.

–Cambio pedagógico que favorezca el proceso de aprendizaje.

–La evaluación a través de rúbricas.

–La utilización de herramientas colaborativas de internet «padlet» [mesa world café].

–La creación de vídeos.

–Concursos de logo, literario. Mejorar la expresión escrita en textos cortos.

–Exposición de trabajos al gran grupo, debates.

–Detección de los puntos fuertes para defender la marca personal.

–Simulacros de entrevistas de trabajo por competencias.

–La devolución de los resultados en un breve periodo de tiempo –48 horas máximo–.

Los métodos a seguir para la consecución de resultados son:
–Favorecer el descubrimiento de las potencialidades del alumnado teniendo en cuenta las inteligencias múltiples.

–Formar al profesorado en el significado de la inteligencia emocional incluyendo actividades en el proceso de enseñanza que favorezcan esta habilidad.

Se aborda la inteligencia emocional desde la teoría de Mayer y Salovey:
–Percibir, apreciar y expresar las emociones: entrenando los aspectos de la comunicación no verbal aprovechando las imágenes impresas y vídeos.

–Asimilar las emociones: abordando la aceptación de sí mismo mediante su autoconocimiento, sus puntos fuertes, sus motivaciones, encaminándolas hacia la recopilación de información para redactar su currículum vitae.

–Entender y analizar las emociones: abordando las actividades colaborativas con terceros, favoreciendo la escucha activa y la empatía, definiendo la marca personal y la evaluación a través de rúbricas.

–Reflexionar y regular las emociones: retardando los momentos de ira, controlando el estrés y relajación.

Conclusiones
El proyecto Espabila-t, del Centro de Educación de Personas Adultas ”Villaverde”, ha desarrollado la idea de que la gestión inteligente de nuestras emociones va unida a muchos aspectos de la vida cotidiana dentro de los ambientes familiares, de amistades o laborales. Además, las relaciones e interacciones de los alumnos se entremezclan de manera que al entrenar un ámbito se generaliza al resto.

También se han detectado los siguientes aspectos como beneficios concretos de las personas emocionalmente inteligentes: una mejora de la convivencia de los alumnos con sus familiares o amigos, un mayor compromiso por actividades colectivas, una mayor solidaridad, una mejora en el establecimiento de metas académicas o laborales.

Mº Luisa Sánchez Almagro
CEPA “Villaverde” de Madrid

0
Comentarios