Entendemos el antes, el ahora y el paso del tiempo en nuestra historia

Los niños deben experimentar con el tiempo para entender su concepto, ya que el propósito general de la actividad era llevar a lo simple algo abstracto.

Martes, 4 de octubre de 2016
0

El paso del tiempo es difícil de explicar pues, ¿cómo podemos transmitir una noción tan abstracta en Educación Infantil? ¿De qué forma podemos llevar a cabo una actividad en la que el niño se acerque a los conceptos de antes-después de manera divertida y significativa? Durante las siguientes líneas, vamos a compartir una actividad en la que trabajamos esta idea mediante el arte en el Centro Educativo “Novaschool” de Benalmádena (Málaga).

El tiempo como concepto
Este colegio abrió sus puertas durante el curso escolar 2010-11 y se encuentra ubicado en la localidad costera de Benalmádena, en la provincia de Málaga. Forma parte de una red de centros diseminados por España que abarcan desde el primer ciclo de Educación Infantil hasta el Bachillerato. En su modelo de enseñanza se subraya la atención al bilingüismo, las nuevas tecnolo-gías, el deporte y el arte. Asimismo, sigue una metodología de enseñanza impregnada por la innovación.

En nuestro caso vamos a presentar una experiencia dirigida al alumnado de 4 y 5 años: un grupo de unos 20 niños con los que queremos trabajar los siguientes objetivos:
• Procurar un acercamiento a los conceptos espaciales: “antes-después” o “en el pasado-hoy en día-en la actualidad” de manera lúdica mediante producciones artísticas.
• Explorar con distintas técnicas pictóricas y materiales diferentes, como los pigmentos de origen vegetal y el spray de grafiti.
• Manejar un vocabulario nuevo referido a tiempos pasados, como la prehistoria, y al actual, fomentando la narración de historias.
• Valorar el arte como un medio de comunicación, una seña de nuestra identidad y gustos y una manifestación de nuestras intenciones.

El propósito general de la actividad estaba claro: llevar a lo simple algo abstracto como es el paso del tiempo; llevar el concepto a algo que el alumnado pudiese vivenciar de manera sensorial a la vez que lo interiorizaba. Para ello recurrimos a la pintura sobre paredes.

El arte como expresión
Desde la más remota antigüedad, el ser humano ha venido explicándose a sí mismo mediante el arte de la pintura y, en numerosas ocasiones, el destino de estas pinturas, en lugar de ser un lienzo, ha sido un muro o un trozo de pared:
• Desde las pinturas rupestres en la Cueva de Altamira a las reivindicaciones en forma de grafiti en el muro de Berlín.
• De las paredes de la Capilla Sixtina a los canallas aerosoles del artista callejero Banksy.

Todos estos ejemplos no son más que personas explicando lo que veían y lo que vivían, usando como único lienzo el ladrillo, el yeso o la piedra.

De esta manera, comenzamos explicando a los niños que la Historia del Arte no solo está presente en los cuadros y en los museos. Después, pasamos a enseñarles fotos, les pasamos imágenes y así les hacemos ver que lo que se escribe o se dibuja en esas paredes y muros puede tener un significado similar a lo que nosotros podemos hacer sobre el papel. Es decir, un sentido comunicativo.

Tras esto pasamos a la parte más más práctica y constructiva, para la que vamos a asignar dos días separados, uno de los cuales lo dedicaremos a ver cómo se pintaba en el pasado, mientras que el otro estará encaminado a ver cómo se hace hoy en día.

Diario de clase
• El primer día de las prácticas, empezamos hablando sobre la prehistoria, nuestro “antes”.
• Lanzamos una lluvia de ideas, en la que cada uno nos cuenta lo que ha escuchado o visto sobre este periodo de tiempo. Van saliendo: mono, cuevas, dinosaurio, lanzas, Ice-age… Y entre todos construimos el escenario en el que van a aparecer la pintura rupestre como invitada estrella.
• Colocamos papel continuo cubriendo la pared y
creamos nuestras propias pinturas (llamadas pigmentos por los antiguos) de manera casera: carbón, arcilla, colorantes en polvo…
• Ellos hacen las mezclas, exploran, manipulan, huelen. Además, si les dais el dato de que los Cro-Magnon también usaban sus heces para pintar, os lo van a recordar mucho tiempo, creedme.
• Tras esto, vemos cuáles son sus temáticas: cazadores, mamuts, ciervos, bisontes, renos…
• Les recordamos que nuestra herramienta de pintura será el dedo y a ¡dibujar!
• Al empezar el segundo día, primero recordamos lo visto en la prehistoria brevemente y lanzamos nuestra mirada a la actualidad para plantear una pregunta: ¿habéis visto algo semejante en las paredes de las calles hoy en día?
• Explicamos qué es el
grafiti y cómo se dibuja. nnCada uno va contando los que ha visto o dónde los ha visto.
• Colocamos de nuevo papel continuo en la pared, junto a las pinturas rupestres, para poder sentir mejor el contraste.
• Y creamos nuestros “sprays” caseros, empleando una botella de vaporizador de agua (como las de las peluquerías) y una mezcla de pintura y poca agua dentro.
• Indicamos que aquí las temáticas son más libres, pues cada grafitero tiene un motivo diferente para pintar.
• ¡Comenzamos a crear!

Valoración del proyecto
Mediante estas características diferenciales vamos a ahondar en los términos “antes-después” y “pasado-presente”y no solo eso, sino que también vamos a experimentar con ellos.

Como conclusión de la actividad hemos de decir que fue un momento mágico. La aceptación por parte de los niños con respecto a la actividad fue total. Y les resultó muy estimulante cambiar los lápices, ceras, rotuladores o pinceles por otros elementos, como sus dedos, los colorantes naturales, o los vaporizadores.

Para finalizar, me gustaría señalar que los niños relacionaron e interiorizaron los conceptos temporales, y que el hecho de pintar en la pared no fue lo único que se puso en marcha (la parte artística).
Comenzaron a recrear, a su vez, el juego simbólico. El ponerse en la piel de ese grafitero que agita el spray o de ese hombre del paleolítico que se unta carbón en los dedos y nos regala una caza de búfalos para la eternidad.

Este proyecto fue seleccionado como finalista en el I Premio Escuela Infantil, convocado por la revista homónima.

Andrés Medina Palomo
Centro “Novaschool” (Benalmádena, Málaga)

0
Comentarios