Una nueva era: los contenidos digitales curriculares se abren paso

Los modelos pedagógicos tradicionales en muy poco tiempo están cediendo el paso a las metodologías más innovadoras y funcionales.
Miércoles, 17 de mayo de 2017
0

Desde hace tiempo venimos comprobando cómo las nuevas tecnologías se abren paso frente a los métodos tradicionales en nuestro día a día a pasos agigantados. Como no podía ser de otra manera, esta evolución está afectando de forma muy directa a la Educación, que no puede permanecer ajena a esta nueva era digital. Los modelos pedagógicos tradicionales en muy poco tiempo están cediendo el paso a las metodologías más innovadoras y funcionales. Estamos hablando de lo que pedagógicamente se conoce como la transposición didáctica, es decir un cambio metodológico que consiste en generar los modelos didácticos y metodológicos que permitan al alumnado pasar del “saber” al “saber hacer”.

Para alcanzar este objetivo es necesario adquirir un enfoque competencial, donde los contenidos no se circunscriban únicamente al ámbito conceptual, sino que aborden capacidades, técnicas y actitudes que permitan la contextualización de estos conceptos.

En nuestro centro lo tuvimos claro desde hace ya bastante tiempo, de hecho fuimos uno de los primeros centros en Andalucía en 2004 en formar parte del Proyecto TIC, que trajo por primera vez los ordenadores a las aulas de forma integral, dotando de ordenadores personales a cada una de las aulas de nuestra centro. Desde entonces, la progresión ha sido exponencial. Gracias a un claustro implicado y proactivo, y a una comunidad escolar participativa y comprometida, hemos avanzado mucho durante estos años, no solo en la aplicación de las TIC al aula, sino también en la gestión y comunicación entre los miembros de la comunidad escolar.

Nuevos pasos
Sin embargo, a pesar de nuestros logros, hemos decidido continuar esta andadura digital y el curso pasado decidimos implantar el Proyecto digital integral. Aprovechando que el programa de gratuidad de libros de texto marcaba que para el curso actual había que renovar los materiales curriculares de 1º y 3º de ESO, optamos por invertir el presupuesto destinado a los tradicionales libros de texto en recursos digitales que permitieran a nuestro alumnado desarrollar de forma integral su competencia digital.

Mentiríamos si afirmásemos que la puesta en marcha ha sido fácil, las incidencias técnicas han sido muchas y la paciencia de nuestro profesorado infinita. Podemos comprender que el miedo al cambio supone un obstáculo, a veces insalvable, sin embargo entendemos que una sociedad digital requiere una escuela también digital.

Por otra parte, no debemos olvidar que los proyectos de esta envergadura no son viables sin la ayuda de otros compañeros de viaje. En este sentido, nosotros hemos contado con la inestimable ayuda del grupo editorial Anaya y la empresa Hermes Interactiva, que desde un primer momento apostaron por nosotros y han estado trabajando codo con codo para lograr la puesta en marcha de este ambicioso proyecto.

Nuestro sistema de trabajo se sustenta en la plataforma Espacio Digital Greta, que opera tanto en la nube como en una aplicación para tabletas. En la Red se van subiendo todos los contenidos organizados por materias, donde cada docente puede aprovechar los recursos que el grupo Anaya nos facilita para cada materia o bien diseñar unidades personalizadas para cada grupo. La herramienta es muy flexible y se va actualizando a medida que detectamos nuevas necesidades. A continuación, implementamos estos recursos en el aula, bien a través de las PDI o proyectores, o bien a través de las tabletas que ya tienen esos contenidos descargados en la aplicación, de esta forma la interactividad del proceso enseñanza-aprendizaje es absoluta, ya que las familias, el alumnado y el profesorado comparten un entorno seguro que permite relacionarse de forma dinámica y funcional.

A medida que se va avanzando, se comprueba que la herramienta verdaderamente útil es el planificador de unidades, puesto que es la que da una verdadera libertad de cátedra al docente, permitiéndole generar sus propias unidades con los recursos de diferentes formatos multimedia que considere oportunos. En este sentido, los departamentos didácticos están configurando su propia programación y personalizando su práctica docente. Aquí radica la originalidad del proyecto, ya que la herramienta se convierte en un catalizador pedagógico que genera tareas integradas, entendidas como actividades de aprendizaje que permitan al alumnado avanzar hacia los resultados de aprendizaje de más de una competencia al mismo tiempo.

Las nuevas tecnologías y la atención a la diversidad
•Asimismo, quisiéramos destacar que esta herramienta es idónea para la atención a la diversidad, debido a que permite generar cuantos grupos deseemos dentro de una misma clase e incluso seleccionar recursos o actividades diferentes para el alumnado según sus necesidades y capacidades en un mismo grupo. En este sentido, el proyecto cubre una de las necesidades más importantes a la que nos enfrentamos los centros hoy en día, que es la de atender de forma inclusiva a todo el alumnado independientemente de sus capacidades. Por otra parte, el tratamiento a este alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo o al alumnado de altas capacidades es muy aséptico y evita la discriminación, dado que cada docente diseña los contenidos y actividades de forma individual, si así lo desea, y en un mismo espacio y tiempo podemos encontrar a dos alumnos de una misma clase realizando diferentes tareas sobre un mismo contenido sin que uno sepa lo que está haciendo el otro. Obviamente, las posibilidades de este entorno son infinitas y garantizan una Educación igualitaria, ya que la opción “fuera de línea” permite al alumnado que no disponga de conexión a internet en su domicilio trabajar los contenidos y actividades en la aplicación de la tableta y, posteriormente, sincronizarlos al llegar al centro.

•Por último, quisiéramos animar a que otros centros vayan iniciando su periplo digital, pues, a pesar de las dificultades –damos fe de que las tendrán–, los beneficios superan con creces esos obstáculos iniciales, sobre todo si atendemos a la formación y autonomía tecnológica que puede alcanzar nuestro alumnado gracias a esta inmersión digital.

Eloy Caballero
IES “Fernando Quiñones” de Chiclana de la Frontera (Cádiz)

0
Comentarios