Cuando conviertes a tus alumnos en James Bond para aprender inglés

El objetivo principal es crear una situación motivante en la que los niños estuvieran involucrados en una comunicación real y con un propósito claro.
Martes, 6 de junio de 2017
0

Utilizando la figura de 007 se introdujeron aspectos de la saga y socioculturales del Reino Unido.

Como punto de partida debemos tener en cuenta que, desde1996, en el CEIP “José Mª de Lapuerta” se enseña siguiendo el Proyecto Bilingüe Integrado Español-Inglés MEC-British Council, proyecto distinto a los CBM. Las asignaturas impartidas en inglés como lengua vehicular son: Literacy, Natural Sciences, Social Sciences y Conocimiento Aplicado o Plástica.

Esta experiencia didáctica se desarrolló en las cuatro aulas de 5º de Primaria y partió de la necesidad de conseguir una comunicación escrita más fluida. Como todos sabemos, la masterización de las destrezas receptivas se consigue más fácilmente que las productivas. Y dentro de las destrezas productivas, la escritura les supone una dificultad añadida. Esto podría ser debido, entre otras razones, a la falta de correspondencia entre cómo se escribe y cómo se pronuncia.

El objetivo principal fue crear una situación motivante en la que los niños estuvieran involucrados en una comunicación real y con un propósito claro. Partimos de la posibilidad de hacer de cada alumno un espía y cómo no, llegamos a la figura del agente secreto por antonomasia: James Bond.

Utilizando la figura de 007, se introdujeron aspectos generales de la famosa saga, así como aspectos socioculturales del Reino Unido. Esto fue posible gracias a la procedencia de los distintos actores que protagonizaron distintas películas. El escocés Sean Connery, el galés Timothy Dalton, el inglés Roger Moore o el irlandés Pierce Brosnan fueron la excusa para ver banderas, geografía, flor típica, animales, comida…A traves de Sean Connery, en las sesiones de Natural Sciences y Social Sciences, se introdujo la bandera con la cruz de San Andrés, el simbolismo del cardo de flor violeta, comidas típicas como el haggis o los shortbread, Edimburgo y principales ciudades, animales típicos como el caballo de las Shetland…

Como todos los años, en el cole se interpretan tres obras de teatro en inglés. Para meter a nuestros alumnos un poco más en la vida policiaca y de misterios sin resolver se llevó a cabo la obra de teatro School detective. La compañía que nos visitó este año fue Action English.

Una vez introducido el personaje, los niños tenían que estar identificados como agentes secretos. Para ello diseñaron un carnet en el que pegarían su foto, elegirían su número de espía (–doble cero, por supuesto: 009–, establecerían su nombre en clave –articulo+ adjetivo+ sustantivo: the ugly bear– y habría una impresión de sus cinco huellas digitales.

Los niños necesitaban inminentemente pasar a la acción. La situación era la siguiente, tenían que mandar un mensaje describiendo a un sospechoso para que otro agente doble cero lo arrestara. Pero no se podía correr el riesgo de que el sospechoso interceptara el mensaje. Por ello, se les enseñó a diseñar un codex para codificar y decodificar las descripciones. Las descripciones incluían datos personales, rasgos físicos, indumentaria y carácter.

Los agentes secretos codificaban el mensaje y lo escribían en un teléfono móvil de papel. El segundo espía lo decodificaba con su codex y arrestaba al sospechoso. Pero tenían que leer la descripción al resto del grupo en el momento de la detención y que casara con el detenido. Ganaban las parejas que antes detenían a cinco sospechosos.

En ese momento se introdujeron los famosos “gadgets” de la saga: ese reloj de marca más que conocida que ayuda al agente en sus misiones o ese coche deportivo lleno de sorpresas o ese pequeño dispositivo que le permitía bucear sin botellas…

Fue aquí donde introdujimos nuestra tarea final, los niños tendrían que diseñar su propio “gadget”. Tenían que presentar los planos de su invento y explicar, por escrito, las cualidades y utilidad. Una vez terminado, deberían hacer una presentación oral al departamento “Q” para su aprobación final.

Siendo conocedores del alboroto que se provoca en clase cuando los niños circulan “libremente” por el aula, creemos que ha merecido la pena y que el objetivo de la unidad didáctica se ha completado con éxito. Debemos apuntar que estamos muy contentos del resultado obtenido en las cuatro clases en las que se ha llevado a cabo esta experiencia.

José Juan García Caro
CEIP “José Mª de Lapuerta” de Murcia

0
Comentarios