El PP exige que se deje “sin efecto” el calendario aprobado para el nuevo curso en Cantabria

La portavoz popular, Mercedes Toribio, aseguró su partido está "totalmente en contra del nuevo calendario tanto por el fondo como por las formas”, ya que se ha dejado de lado a las familias.
Jesús García-BermejoMartes, 20 de junio de 2017
0

La diputada popular, Mercedes Toribio.

La portavoz de Educación del grupo parlamentario Popular, Mercedes Toribio, ha presentado en rueda de prensa una moción sobre la retirada del nuevo calendario escolar porque desde su partido “estamos totalmente en contra del nuevo calendario tanto por el fondo como por las formas” ya que se ha dejado de lado a las familias. Por ello, y tal como había anunciado la formación política, se ha presentado esta moción en el Parlamento, pero al mismo tiempo se están presentando en los Ayuntamientos, “con la esperanza de que se acepte por los distintos partidos políticos y podamos corregir los problemas que el calendario está causando a estudiantes, centros y familias”.

Mejor para el profesorado
Según señala la diputada regional, el calendario escolar “es mejor para el profesorado desde el punto de vista laboral, y por eso lo defienden los sindicatos, pero se olvidan de que la Educación y sus tiempos influyen y mucho fuera de los centros escolares. Ese es el principio que va a defender el Partido Popular”. Junto a ello, recuerdan al consejero de Educación que su prioridad tiene que ser buscar la calidad pedagógica pensando en el bienestar y en el futuro de los alumnos, “pero el señor Ruiz no lo ve así. Para él la educación de Cantabria se centra únicamente en conseguir la paz sindical a costa de lo que sea”.

Toribio acusa al consejero de Educación que además de olvidarse de los 93.000 estudiantes cántabros a los que deja de lado, y sus familias con las que incumple su palabra, “tampoco respeta los acuerdos del Consejo Escolar que en el Acuerdo por la Educación en Cantabria recientemente aprobado por unanimidad recoge que el calendario Escolar debe ser aprobado por toda la Comunidad Educativa”.

A todo ello se añade el acuerdo del Parlamento de Cantabria de junio del año pasado, “en el que todos los grupos de la cámara aprobaron de forma unánime, que el Gobierno mantuviese un diálogo permanente y buscase el mayor consenso posible en este tema, y ni siquiera lo ha intentado”, recordó.

La moción cuenta con cuatro puntos, en los que se insta al gobierno a diferentes cuestiones.

Por un lado, dejar sin efecto el calendario aprobado para este año que, “además de dividir el curso en bimestres elimina las vacaciones de Semana Santa”.

Además, quieren que “en tanto se negocia debidamente se apruebe para este curso el que tradicionalmente se venía desarrollando, respetando las tradicionales vacaciones de Semana Santa, dando así estabilidad a las familias”.

El grupo popular también quiere que “se inicie un proceso real de diálogo con todos los sectores de la Comunidad Educativa , padres, centros y administración, y con todos los partidos políticos con representación parlamentaria en la búsqueda de consenso sobre un calendario escolar estable.

Por último, piden que en “este proceso se recaben estudios científicos sobre la influencia del calendario escolar en el rendimiento de los alumnos y su impacto en la gestión del tiempo y la economía de las familias, que como pilar esencial de la sociedad que son, no pueden dejarse de lado por unos intereses meramente sindicales como está haciendo el consejero de educación”, concluyó Mercedes Toribio.

La FAPA
Por su parte, la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA), mayoritaria en la enseñanza pública Cantabria, ha denunciado el incumplimiento de los compromisos adquiridos por la Consejería de Educación respecto a la negociación del calendario escolar, entre ellos que “no se ha permitido a la FAPA participar en las negociaciones pese a estar este aspecto recogido tanto en el acuerdo llegado el año pasado como en el recientemente presentado Acuerdo por la Educación de Cantabria, que contó con el apoyo de todas las organizaciones que forman parte del Consejo Escolar de Cantabria, Consejería y sindicatos de la junta de personal entre ellas”.

De boca de su presidenta, Leticia Cardenal, la FAPA lamentó el mantenimiento de la jornada reducida en septiembre y junio en Educación Infantil y Primaria que aprobaron la Administración educativa y los sindicatos docentes cuando el consejero Ramón Ruiz había mostrado predisposición para su eliminación, “con el inciso de que la primera semana de curso sí mantuviese este horario reducido, a lo que manifestamos nuestra conformidad”. “El consejero no ha cumplido su palabra”, sentenció Cardenal.

0
Comentarios