Alertan a los menores de que compartir imágenes de otros puede ser delito

Compartir imágenes de contenido sexual ajenas con el móvil o el ordenador es una conducta delictiva en que pueden incurrir los menores de edad ignorando la gravedad de sus actos y por eso es preciso advertirles de ello, ha alertado la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria.
RedacciónMartes, 30 de enero de 2018
0

Un cuerpo que apuesta por "educar a los jóvenes sobre los riesgos que corren cuando hacen uso de internet, en general, y de las redes sociales en particular", propósito que lo ha llevado a promover una campaña informativa al respecto, según ha explicado al presentarla su portavoz Alejandro Díaz.

Al comienzo de una jornada de "Prevención de Ciberdelitos de Difusión No Consentida de Datos" a la que se invitó a un centenar de escolares como arranque de la iniciativa, este agente ha insistido en la conveniencia de que los chicos "estén prevenidos y sepan que hay posibilidad, incluso, de incurrir en responsabilidad penal" por comportamientos que muchas veces repiten irreflexivamente.

Puesto que la distribución de imágenes íntimas recibidas de otros se produce a menudo, según ha destacado Jorge Flores, creador y director de la fundación Pantallas Amigas, "porque es muy sencillo hacerlo, y porque nos llega y parece que porque esté en nuestro dispositivo ya es nuestro y podemos hacer lo mismo que quien nos lo envió, volverla a enviar". Algo que se lleva cabo "apenas sin sentido, sin pensarlo, y porque nos cuesta muy poquito, nos cuesta apenas un gesto del dedo", ha apostillado.

Como responsable de una ong dedicada precisamente a ayudar a niños y jóvenes a evitar y afrontar los riesgos que implica el uso de internet y ponente en la jornada, Flores ha subrayado también la necesidad de alertar a los menores de "la gravedad que tiene, sobre todo para las víctimas, pero también para el que lo realiza, la difusión no consentida de imágenes íntimas". Ya que –ha argumentado–, "a veces nos llegan a nuestro correo o a nuestras redes sociales imágenes de personas cuya identidad ha sido vulnerada y, sin pensarlo mucho, las reenviamos, porque nos parece gracioso, por buscar notoriedad o porque no le damos importancia", pero "hay que tener en cuenta que eso es volver a hacer daño a esa persona, y es también un delito grave". "Y si, además, son imágenes de una persona menor de edad, podemos incurrir en un delito de distribución de pornografía infantil", ha recalcado.

Preguntado por las dimensiones del fenómeno, ha precisado que no existen datos confirmados sobre el número de casos de difusión no consentida de imágenes íntimas que se producen entre menores, aunque ha agregado que, no obstante, "sí que llega desde los centros educativos que es un problema demasiado recurrente para lo que debiera ser". Además, ha destacado que hay chicos que distribuyen "imágenes, incluso, de compañeros de muy corta edad", y que lo hacen, muchas veces, "no tanto pretendiendo hacer daño sino como una travesura, una forma de llamar la atención, de ganar notoriedad en el grupo, porque no le dan la importancia que tiene".

Su conclusión, en consecuencia, ha sido que hay que explicarles esos asuntos a los niños y jóvenes "para que sean conscientes de lo que están haciendo y del daño que están generando, y del riesgo que, así mismo, corren al participar de ese tipo de acciones". Esa es la meta de la campaña presentada por la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, denominada "Si no eres tú, no puedes compartirlo", según ha dicho la concejala de Seguridad de la capital isleña, Encarna Galván, presente también en la sesión.

Concejala que ha detallado que la iniciativa está "orientada, fundamentalmente, a los alumnos de segundo ciclo de Secundaria y de Bachillerato, que es donde se pueden cometer, sobre todo, esos delitos" en el ámbito educativo, y que las charlas para los jóvenes se han complementado con "un taller en que puedan ver la dimensión que tiene el compartir ese tipo de imágenes".

0
Comentarios