El Ministerio de Educación y la Fundación BBVA premian el esfuerzo por aprender

La XXXII Edición de los Premios Francisco Giner de los Ríos a la Mejora de la Calidad Educativa ha galardonado en sus ocho categorías a diferentes proyectos de centros educativos que comparten el objetivo de educar ampliando la visión del mundo.
RedacciónMartes, 13 de marzo de 2018
0

En esta nueva Edición de los Premios Giner de los Ríos se destacó la labor de los docentes de recurrir a métodos innovadores para fomentar aptitudes fundamentales para el desarrollo de las personas, con la premisa de que el esfuerzo por aprender y el placer de descubrir van unidos.

La ceremonia de entrega de premios se celebró en la sede de la Fundación BBVA en Madrid la pasada semana. Estos galardones otorgados por el Ministerio de Educación y la Fundación BBVA buscan visibilizar la labor de profesores que han llevado a cabo con sus alumnos proyectos de alto valor pedagógico y recordar la importancia de la Educación de calidad para mejorar la sociedad.

El presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, destacó que “en la sociedad compleja y rápidamente cambiante del siglo XXI, sigue siendo el profesor quien enseña a exponer ideas, a preseverar y a pensar. Quien contribuye a asociar el esfuerzo por aprender, a la satisfacción de sentir que el propio mundo se amplía. Aprender es descubrir, y descubrir en nuestra especie es premiar con placer”.

Los galardonados
En categoría de Premio Especial al Mejor Trabajo se ha otorgado a la creación y puesta en escena de una obra de teatro llamada En busca de nuestras raíces, que explora la cultura actual en torno al mar Mediterráneo, escenario hoy de la tragedia de decenas de miles de refugiados, como resaltan los alumnos protagonistas y autores de la obra del IES “Vega de Guadalete” de La Barca de la Florida (Cádiz).

En las siete categorías siguientes varios de los proyecyos incidieron en la lectoescritura, apoyándose, por ejemplo, en el clásico Don Quijote con el desarrollo del proyecto Don Quijote entre cifras y letras, realizado por el Colegio “Amor de Dios” de Cádiz. La autora de este trabajo ha sido Inmaculada Espinosa, cuyo deseo fue que los alumnos salieran de clase con “más curiosidad que deberes”, y por ello recurrió al conocido personaje “que deja huella” para enseñar Matemáticas y Lengua a través de las aventuras y desventuras de este hidalgo de La Mancha.

También el Proyecto leescribo del CEIP “Margarita Salar” de Arroyo de la Encomienda, Valladolid, tuvo una temática basada en potenciar y mejorar la expresión escrita de los alumnos. “Enseñamos a pensar, a hablar, a buscar y a ordenar antes de redactar”, dijo su coordinador Pedro Jesús Serrano.

Siguiendo la temática de escritura y lectura fue galardonado el trabajo del IES “Santamarca” de Madrid por Letras vivas, que “integra humanidades, tecnología, artes escénicas, plástica y aplicadas. Y naturalmente, la música”, como explicaba su autora María Luisa Orea. Para mostrar la diversidad humana del centro y su riqueza lingüística y cultural, alumnos y profesores leyeron el primer párrafo de la obra Don Quijote en 26 lenguas y modalidades lingüísticas. Fomentando así el trabajo en equipo y la participación.

Otros proyectos como el realizado por el CEIP “San Agustín” de Casas Ibáñez, Albacete, estuvieron dedicados a la preocupación por el cambio climático. “Los niños de 5 años han sido capaces de trasmitir a sus familias mensajes sobre el cuidado del medio ambiente que de otra manera pasarían inadvertidos”, dijo Catalina Navarro, profesora responsable del trabajo.

Por su parte el IES “Salvador Sandoval” de Las Torres de Cotillas, Murcia, con su proyecto Plantando números consistió en trasladar las clases a un huerto, donde los alumnos de Diversificación Curricular, además de cultivar hortalizas, tomaron datos matemáticos para posteriormente operar con ellos y entender la relación entre las Matemáticas y la vida cotidiana.

Por último el proyecto Convivencia-encuentros coros escolares del CPEE “La Alegría” de Monzón, Huesca, creó un coro con los alumnos de necesidades especiales por la imposibilidad de participar en el programa de Coros Escolares de Aragón. Y el IES “Vegas Bajas” de Montijo, Badajoz, desarrolló en su trabajo EduMakers un club de robótica al que los alumnos podían asistir de forma voluntaria y terminaron por crear una visita virtual al Museo Extremeño de Arte Contemporáneo.

0