Solana y Catalán protagonizan una trifulca sobre la OPE en un pleno en Navarra

El detonante fue la anulación de más de 100 plazas de maestro en euskera. El regionalista denunció tanto falta de transparencia como ocultación de datos y pidió la dimisión de la consejera María Solana.
Cristina ArenasMartes, 13 de marzo de 2018
0

La consejera de Educación, María Solana y el portavoz de UPN en la comisión, Alberto Catalán se enzarzaron en una pelea verbal el pasado 8 de marzo después de que Catalán preguntase sobre las consecuencias y decisiones que el Departamento de Educación va a adoptar sobre la anulación de las plazas de maestros en euskera de la OPE del pasado año 2016.

El regionalista denunció tanto falta de transparencia como ocultación de datos y pidió la dimisión de la consejera María Solana.

Alberto Catalán también solicitó conocer los pasos que va a seguir el Gobierno, tanto si va a recurrir a otros organismos como si va a prevaricar. Catalán insistió en que el Gobierno “quiere imponer el euskera por encima de todo”.

Catalán además preguntó a la consejera “si es cierto” que Educación recibió un comunicado (auto) procedente del Tribunal Supremo donde le dan diez días de plazo para que cumpla todos los requerimientos solicitados.

En dicho auto no se admite el recurso del Gobierno foral contra la sentencia que ha anulado hasta 117 plazas de maestro en euskera.

Por su parte, María Solana contestó que no sabe a lo qué se refiere y pidió que “no genere una alarma innecesaria” en los opositores que se van a presentar a las oposiciones del próximo 23 de junio en Navarra, ya que son cosas independientes, que nada tienen que ver.

La consejera también quiso aclarar que los diez días a los que hace referencia el auto, que ya ha sido recurrido por el Gobierno, están fijados.

Solana quiso dejar clara la transparencia del Gobierno y que, probablemente, “para la tranquilidad de todos los funcionarios” se interpondrá un recurso de amparo.

La consejera fue clara y manifestó a UPN que todo eso puede ser considerado como “euskarafobia”.

Ante toda esta polémica suscitada entre el Gobierno y UPN, Alberto Catalán comentó que “Educación ha pasado de ser la casa de los líos a la casa del caos con la consejera navarra María Solana”.

Auto de inadmisión
La asesoría jurídica presentó, además, una solicitud de complemento del auto de inadmisión ya que se pronuncia sobre uno de los cuatro motivos de casación que alega el Gobierno regional.

Por otro lado, se presentó también un recurso de reposición frente a la diligencia de reordenación del pasado 27 de febrero que declara la firmeza del propio auto, solicitando así su anulación.

0
Comentarios