fbpx

Page anuncia un nuevo Plan de Infraestructuras

El Plan de Infraestructuras de Castilla-La Mancha contempla más de 500 actuaciones entre 2019 y 2023 y llevará aparejado un plan de inversión tecnológica y de consolidación de plantilla.
Teresa ÁlvarezMartes, 19 de junio de 2018
0

El próximo mes de septiembre comenzará a abordarse con todos los interlocutores sociales el nuevo Plan de Infraestructuras de Castilla-La Mancha. Esta iniciativa contempla más de 500 actuaciones, entre las que destacan la puesta en marcha de 20 centros nuevos y un centenar de ampliaciones, con intervenciones de reformas en la mitad de los 1.200 centros educativos que existen en la región.

Así lo ha avanzado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page en en Seseña (Toledo), durante el acto de colocación de la primera piedra del CEIP Nº 4 de El Quiñón, cuya primera fase del nuevo colegio tendrá un plazo de ejecución de seis meses y contará con seis aulas de Infantil, sala de sicomotricidad, más espacios comunes, tutoría y aseos. Durante el acto, García-Page ha estado acompañado por el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, y por el alcalde de la localidad, Carlos Velázquez.

El Plan de Infraestructuras Educativas 2019-2023 llevará aparejado un plan de inversión tecnológica y de consolidación de plantilla. El proyecto ha sido calificado por García-Page como el “más ambicioso” de los que ha tenido la región, pues supone la continuación del actual plan de Infraestructuras Educativas, que se va a cumplir al 135%. Estas medidas tienen, a su juicio, la intención de seguir apostando por el “valor añadido” que supone “la materia gris”. De esa forma, García Page se ha referido al “bloqueo” que durante años han sufrido las ofertas públicas de empleo en materia educativa. Una situación, ha considerado, que “afortunadamente” se ha visto revertida en Castilla-La Mancha, donde existe “la mayor oferta de empleo público de toda España”.

Acuerdo de Estado
El jefe del Ejecutivo autonómico ha insistido también en la necesidad de no perder de vista la voluntad de trabajar en un acuerdo de Estado por la Educación, consensuado ahora que el país tiene un nuevo Gobierno. “Hasta ahora ha sido imposible poder aparcar las diferencias sobre lo que pensamos de la Educación, pero debería haber una línea de constancia y un Plan que establezca cuotas definitivas de inversión sostenida en el tiempo”, ha considerado.

La bonanza o no de un sistema educativo “no puede evaluarse por un curso”, ha añadido, y por ello “debemos intentar entre todos buscar una línea de constancia para analizar los resultados”. Un sistema que, en su conjunto, García-Page considera acertado porque garantiza la universalización y la obligatoriedad, todo ello “a un coste menor que la media de los países que nos rodean”.

En otro orden de cosas, García-Page ha avanzado que ya ha tenido ocasión de hablar con el nuevo presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, Ángel Garrido, para plantear un escenario de “planificación conjunta”. Así, y tras asegurar que en Madrid “ya no caben”, ha señalado que esta región es la “caja torácica” que permite la expansión de la comunidad vecina.

Una región, ha recordado, que es la segunda de España en creación empresarial, porque existe una política de “subvenciones, ayudas y puertas abiertas en los despachos”de la Junta.

0
Comentarios