Educar en igualdad, antídoto contra la violencia infantil

La formación en tolerancia dentro de las aulas es un recurso imprescindible para frenar las situaciones de violencia en todas sus formas.
María S. ChapinalMartes, 11 de diciembre de 2018
0

Aldeas Infantiles SOS educa en igualdad a más de 350.000 alumnos.

Tras la oleada de noticias sobre las víctimas de acoso escolar que protagonizan los medios de comunicación, se hace cada vez más evidente la necesidad de una formación en ética y valores destinadas a los estudiantes dentro de las aulas.

Con el fin de acabar con este tipo de situaciones de violencia y con las continuas muestras de desigualdades que se presentan en en la escuela, Aldeas Infantiles SOS regresa a la acción con una serie de programas que fomenten estos ideales positivos y altamente necesarios. 

Para llevar a cabo esta innovadora propuesta, 350.000 alumnos participarán en el presente curso escolar a través de los proyectos Abraza tus valores, para alumnos de Infantil y Primaria (de 4 a 12 años) y Párate a pensar para los jóvenes estudiantes de Secundaria (de 12 a 16 años).

La ONG, que ya lleva más de 20 años colaborando activamente con centros educativos, pretende de esta manera remover la mente de pequeños y adolescentes, para que reflexionen sobre la riqueza de la diversidad en pos de la igualdad completa de oportunidades.

Objetivos perseguidos

Algunas de las premisas que persiguen estos programas pasan desde transmitir a los más pequeños que sentirse único no es incompatible con saberse igual al otro, hacerles conscientes de que a través de la acción de compartir con nuestro entorno aprendemos a superarnos y a ampliar nuestros horizontes o que en la diversidad reside la riqueza y el crecimiento personal.

Todo ello conlleva como fin último despertar el espíritu crítico en los niños y sensibilizarlos en la tolerancia y la solidaridad con aquellos que sufren situaciones de desventaja.

Pedro Puig, presidente de Aldeas infantiles SOS "

Debemos poner el acento en la importancia de valorar a la persona por su humanidad, acciones y sentimientos

"

La igualdad de oportunidades para todos, especialmente para aquellos que parten de  un estado de injusticia y las cuestiones en equidad de género serán dos de los puntos clave que se tratarán en el programa.

Se parte desde la premisa por la cual los niños construyen el rol de género desde las edades tempranas, por lo que es primordial aprovechar ese momento preciso para ayudarles a reflexionar sobre ello, desde la igualdad, con un carácter único y complementario.

En palabras del presidente de Aldeas Infantiles, Pedro Puig, “solo así, desde una mirada más global, podremos trabajar para convertir en realidad nuestro deseo de igualdad y de convivir con un mundo sin violencia”, a lo que añadía “debemos poner el acento en la importancia de valorar a la persona por su humanidad, por su personalidad, sus sentimientos y sus acciones”.

En la práctica

Algunas de las prácticas concretas que se ejecutan en estos programan van desde tutorías, formación para docentes o actividades en las que se aborda la personalidad adolescente y se pretende potenciar su autoestima, las relaciones igualitarias con sus compañeros o promover el esfuerzo y la participación social para un mundo más justo.

Diálogo, debate e introspección serán los pilares fundamentales en estos proyectos, que favorecerán a la construcción de valores humanos entre los alumnos, los profesores y las familias, con el objetivo de forjar mejores personas y ciudadanos más responsables, así como aportar a los niños y adolescentes los recursos emocionales y relacionales necesarios (como el conocimiento de sus derechos y deberes) para descartar la violencia de sus acciones.

Como conclusión

Para finalizar se hace necesario reflexionar sobre la formación en ética y valores de manera general y en todos los ámbitos de enseñanza dentro de los centros educativos.

Si de verdad es así, es indudable la necesidad de hacer ver a los más pequeños que nadie es más que nadie, bajo ningún concepto y que todos tenemos los mismos derechos y obligaciones con absoluta independencia de nuestra condición o situación.

La responsabilidad, la confianza, el respeto, la empatía, la tolerancia, la solidaridad, el compromiso o el esfuerzo, serán tan solo algunos de los ingredientes fundamentales para cocinar con pasión una Educación completa y libre de violencia infantil en todos los sentidos.

0
Comentarios